Malasia añade 207 variedades de arroz a la bóveda mundial de semillas de Svalbard para proteger la biodiversidad agrícola

0
232

Foto/divulgación

Home - Mundo Agropecuario BET

Teniendo en cuenta el cambio climático, el repositorio de Svalbard comenzó a recolectar no solo semillas agrícolas, sino también aquellas plantas que históricamente fueron consideradas malezas, pero que pueden portar importantes genes de resistencia.

Anis Zalani, autor del artículo publicado en malaymail.com, escribe: “Malasia ha logrado avances significativos en la protección de la biodiversidad agrícola al participar en el proyecto de diez años Biodiversidad para la Oportunidad, los Medios de Vida y el Desarrollo (Bold) con Crop Trust. Este proyecto está dedicado a la protección y el uso de la diversidad de cultivos para la agricultura sostenible y la seguridad alimentaria.

En declaraciones a Malay Mail, el gerente de relaciones públicas de Crop Trust, Luis Salazar, dijo que el Instituto de Investigación y Desarrollo Agrícola de Malasia (Mardi) ha donado 207 semillas de arroz a Svalbard Global Seed Vault, que proporciona seguro y almacenamiento a largo plazo para uno de los recursos naturales más importantes. en la tierra .

Estos esfuerzos son parte de una iniciativa global para proteger la biodiversidad agrícola a través de la colaboración entre bancos de genes de todo el mundo.

“Trabajamos con bancos de genes nacionales e internacionales, así como con los llamados bancos de genes no tradicionales, como universidades u organizaciones públicas, para lograr nuestra misión a escala global. Cada operación enfrenta desafíos únicos y atiende a usuarios específicos que requieren una variedad de variedades de cultivos. Nuestro objetivo es fortalecer y apoyar este sistema global en beneficio de las generaciones actuales y futuras, como lo ejemplifican nuestras asociaciones con organizaciones como Mardi. Este audaz proyecto incluye un paquete de trabajo específico destinado a restaurar y duplicar de forma segura la diversidad de cultivos, que es fundamental para que los bancos de genes garanticen la seguridad y accesibilidad de sus semillas, tubérculos o colecciones de campo”, dijo a Malay Mail.

Salazar agregó que muchos bancos de genes carecen de fondos para proyectos adicionales más allá de las operaciones básicas, por lo que Crop Trust ofrece no sólo el mantenimiento de las colecciones, sino también el intercambio de materiales en todo el mundo y el mantenimiento de estándares de seguridad de duplicación.

“A través del Proyecto Bold, estamos facilitando la donación de materiales a la Bóveda Global de Semillas de Svalbard, cuyo objetivo es garantizar la seguridad alimentaria futura mediante la preservación de la diversidad crítica de cultivos. Esta diversidad, que abarca miles de variedades como maíz, papa y arroz, es vital porque puede tener las características necesarias para una agricultura sustentable ante los desafíos futuros”, afirmó Salazar.

Explicó que dicho proyecto tiene como objetivo mejorar la resiliencia de la agricultura a los desafíos inducidos por el clima, como sequías, inundaciones, salinidad, heladas y plagas, apoyando la diversidad de variedades de cultivos, incluidos parientes silvestres que históricamente han sido considerados plagas de malezas. Salazar dijo que a medida que las zonas agrícolas cambian debido al cambio climático y la disminución de la fertilidad, se necesitan cultivos que puedan prosperar con recursos mínimos, y los cultivos silvestres tienen esa capacidad.

“Las semillas deben mantenerse en cámaras frigoríficas y comprobarse periódicamente su viabilidad para garantizar que conserven su capacidad de germinar: si la viabilidad cae por debajo del 85 por ciento, las semillas deben volver a crecer para mantener su viabilidad”, añadió.

Salazar dijo que el proceso de depósito de semillas del Instituto Malasio de Investigación y Desarrollo Agrícola es exhaustivo y acorde a acuerdos y protocolos internacionales, en el que el primer paso implica la coordinación con el Centro Nórdico de Recursos Genéticos (NordGen), que es el responsable de gestionar los aspectos técnicos y Estar en contacto con el coordinador del repositorio de semillas.

También explicó que existe un acuerdo bajo el Tratado de Plantas de la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) que permite el intercambio transfronterizo de semillas, destacando los esfuerzos de colaboración global para la conservación de semillas.

Dijo que Mardi está comprometido a poner su diversidad de semillas a disposición del mundo garantizando la transparencia y accesibilidad de los bancos de genes en todo el mundo.

“El proceso de regeneración es fundamental: comienza con la plantación de semillas almacenadas en frío, nutrirlas durante todas las etapas de crecimiento y cosecharlas y secarlas cuidadosamente de acuerdo con los estándares establecidos, incluido el control de la humedad. Una vez alcanzadas las condiciones óptimas, las semillas se sellan al vacío en bolsas especializadas con etiquetas que identifican su contenido. Una vez preparadas, las semillas se empaquetan y envían acompañadas por personal del banco de genes por razones de seguridad. A su llegada a Svalbard, la carga se somete a una inspección por rayos X para comprobar el contenido sin abrir las cajas. El coordinador del almacén de semillas recibe una lista detallada de las semillas depositadas, que luego se almacenan en áreas designadas dentro del almacén”, dijo.

El orador señaló que la Bóveda Mundial de Semillas de Svalbard es un servicio gratuito proporcionado por Noruega a la comunidad mundial y gestionado conjuntamente por Crop Trust, NordGen y el Ministerio noruego.

“Dado que muchos bancos de genes carecen de recursos, como financieros, humanos y de infraestructura, para garantizar una seguridad suficiente de los duplicados, las normas internacionales, como las establecidas por la FAO, recomiendan que los bancos de genes almacenen al menos dos duplicados seguros, idealmente en países diferentes. Por lo tanto, un banco de genes en Malasia podría enviar un duplicado al Banco Internacional de Genes de Arroz en Filipinas y otro a la Bóveda Global de Semillas de Svalbard en Noruega para garantizar que si ocurre un desastre en un lugar, las semillas aún puedan recuperarse de otro lugar. Hay dos enfoques que rigen cómo se manejan estos duplicados: el enfoque de “caja negra”, donde sólo el contribuyente tiene acceso a las semillas, similar a una caja de seguridad, y el enfoque de responsabilidad compartida, donde los bancos de genes receptores deben mantener y compartir las semillas que recibir. En el contexto de los bancos de genes globales, cada institución normalmente elige qué semillas regenerar y, si es necesario, se les proporciona asistencia externa. El éxito de un banco de genes depende de su capacidad para intercambiar material genético. Esto requiere no sólo mantener un suministro diverso de semillas, sino también mantener estrictos estándares de seguridad al duplicar. A través de iniciativas como el proyecto Bold, los bancos de genes han estado enviando gradualmente materiales a la Bóveda Mundial de Semillas de Svalbard desde el año pasado, lo que marca un paso significativo hacia la finalización de este esfuerzo de colaboración”, dijo Salazar.

La Bóveda Global de Semillas de Svalbard está ubicada sobre el Círculo Polar Ártico y fue cuidadosamente seleccionada luego de un estudio integral de gestión de riesgos que tuvo en cuenta factores como el aumento del nivel del mar, el derretimiento de la nieve y la infraestructura circundante. Según Salazar, las semillas se almacenan a una profundidad de 120 metros dentro de un túnel que mantiene una temperatura de -18 grados centígrados, lo cual es fundamental para la seguridad de las semillas.

“En caso de un corte de energía, la instalación de almacenamiento puede mantener temperaturas de alrededor de -5 grados Celsius, lo que proporciona un período de amortiguamiento para tomar medidas correctivas. Esta ubicación ártica proporciona condiciones estables para el almacenamiento de semillas, a diferencia de los problemas encontrados en climas más cálidos como México o Malasia, donde mantener temperaturas tan bajas requerirá significativamente más energía”, concluyó Salazar, enfatizando que la probabilidad de que un incidente afecte el repositorio es extremadamente bajo en comparación con los bancos nacionales de genes en otros países del mundo”.

Fuente: www.malaymail.com Autor: Anis Zalani.

*Tomado de: https://mundoagropecuario.com/malasia-anade-207-variedades-de-arroz-a-la-boveda-mundial-de-semillas-de-svalbard-para-proteger-la-biodiversidad-agricola/