Costa de Marfil, principal productor, teme por la producción de cacao tras las lluvias

0
274

Foto/mundoagropecuario.com

Mundo Agropecuario (@Munagropecuario) / X

“Llevo treinta años trabajando en el cacao y esta es la peor temporada hasta ahora”, dijo Siaka Sylla mientras contemplaba un almacén casi vacío en su cooperativa en Costa de Marfil, el principal productor mundial de este grano.

por Pierre DONADIEU


Tras unas lluvias excepcionalmente intensas, la cosecha global de cacao de este año , utilizado para fabricar chocolate, será muy baja. La cosecha se recolecta dos veces al año: de octubre a marzo para la cosecha principal y de mayo a agosto para la cosecha intermedia.

En una calurosa mañana de noviembre, un escuadrón de camiones llegó desde las plantaciones para dejar unas pocas docenas de bolsas de frijoles en la cooperativa Scappen en el pueblo de Hermankono, cerca de la ciudad de Divo, en el centro sur, a unos 200 kilómetros (125 millas) de la ciudad. capital económica Abiyán.

“Este año ha llovido demasiado. Normalmente a esta hora los camiones hacen cola para descargar. Aquí tenemos apenas 200 sacos, cuando podríamos almacenar 10 veces más”, se queja Sylla, presidente de la cooperativa que agrupa a unos 1.500 plantadores.

Espera que el volumen de cosecha caiga entre tres y cuatro veces respecto al año pasado.

Una mirada a los campos cercanos sugiere que el miedo está bien fundado. Y los analistas lo confirman.

“Los comerciantes están preocupados por otro año de producción corta y estos sentimientos se han visto reforzados por El Niño, que podría amenazar los cultivos de África occidental con un clima cálido y seco a finales de este año”, dijo Jack Scoville de Price Futures Group.

El analista advirtió sobre una “escasez de suministros” en medio de “más informes de llegadas reducidas a Costa de Marfil y Ghana”, el segundo productor mundial.

Se espera que las lluvias hagan que el volumen de cosecha sea tres o cuatro veces menor que el año pasado.
Se espera que las lluvias hagan que el volumen de cosecha sea tres o cuatro veces menor que el año pasado.

Por un camino de tierra por el que sólo podían circular motocicletas, Bamoussa Coulibaly recogió algunas raras vainas de color amarillo y rojo de los numerosos árboles de cacao.

Julio fue un mes particularmente lluvioso en el sur de Costa de Marfil, justo cuando las plantas de cacao florecían. Como resultado, “las flores se cayeron”, dijo el campesino mientras explicaba su escasa cosecha.

De las mazorcas de cacao que resistieron, algunas se pudrieron de todos modos por la excesiva humedad.

Las precipitaciones se disparan

Algunas zonas han registrado este año precipitaciones entre un 20 e incluso un 40 por ciento superiores a la norma del período 1991-2020, según datos del servicio meteorológico nacional Sodexam.

Para florecer plenamente, el cacao necesita una sutil alternancia entre sol y lluvia.

A pocos kilómetros de Hermankono, en el monte cerca de N’Douci, Monique Koffi Amenan atravesaba un campo pantanoso provocado por semanas de lluvias que provocaron el desbordamiento del río vecino.

“Este año, lo que hemos cosechado no alcanza ni para llenar un saco, en lugar de los dos habituales. La lluvia ha podrido el cacao”, explica la plantadora de unos 40 años que lleva una década trabajando la zona junto a su marido.

“Habíamos previsto una caída del 20 por ciento respecto al año pasado y nuestras previsiones se han confirmado. Con las fuertes lluvias, muchas mazorcas se han podrido”, dijo a la AFP Yves Brahima Kone, director del regulador marfileño del Consejo del Café y el Cacao (CCC).

Los trabajadores apilan sacos de granos de cacao en el almacén de la cooperativa Hermankono
Los trabajadores apilan sacos de granos de cacao en el almacén de la cooperativa Hermankono.

Los precios también se disparan

Con una participación del 40 por ciento del suministro mundial, Costa de Marfil es el principal productor mundial, por delante de la vecina Ghana, cuya producción ha sufrido recientemente la enfermedad del virus de la inflamación del cacao, así como la minería ilegal en algunas plantaciones de cacao.

Anticipando una mala cosecha, Costa de Marfil suspendió los contratos de exportación (alrededor de dos tercios de la producción suele ir al bloque de la UE) en julio.

Como resultado de esa medida, los precios del cacao se han disparado en los mercados de productos básicos a más de 4.000 dólares la tonelada en Nueva York, un nivel no visto en más de cuatro décadas, desde 1978.

La historia fue similar en Londres: una tonelada se vendió por 3.478 libras el 10 de noviembre, un récord posterior a 1989 y un aumento del 70 por ciento respecto de enero.

La situación amenaza con seguir siendo crítica con el resurgimiento del fenómeno climático de El Niño que amenaza a África occidental.

“Esto es una prueba de que el cambio climático está afectando más duramente a los países en desarrollo”, afirmó el economista marfileño Seraphin Prao.

Incluso antes de que se produzcan más problemas con El Niño el próximo año, los productores ya están preocupados por su salud financiera a corto plazo.

El Banco Mundial dice que este producto proporciona ingresos a aproximadamente uno de cada cinco marfileños.
El Banco Mundial dice que este producto proporciona ingresos a aproximadamente uno de cada cinco marfileños.

En Costa de Marfil, el gobierno fija los precios del cacao. A 1.000 francos CFA por kilogramo (1,50 euros, 1,70 dólares), es más alto este año que en temporadas recientes, pero los bajos volúmenes afectarán los ingresos de muchas familias productoras.

Según el Banco Mundial, el cacao proporciona un salario a aproximadamente uno de cada cinco marfileños (unos seis millones de personas).

“Mis hijos están en edad escolar, pero si el cacao no da resultados, ¿cómo nos las arreglaremos?” Amenán preocupado.

“En un sistema liberalizado, los agricultores saldrían ganando en el contexto actual, ya que (los precios) del cacao alcanzan niveles récord. En Camerún, por ejemplo, donde el precio no lo fija el Estado, un kilo de cacao se vende al doble, ” dijo el economista Prao.

De vuelta en la cooperativa Hermankono, Siaka Sylla pone sus esperanzas en una mejor cosecha intermedia el próximo mes de abril.

“Pero eso no compensará nuestras pérdidas”, afirmó.

*Tomado de: https://mundoagropecuario.com/costa-de-marfil-principal-productor-teme-por-la-produccion-de-cacao-tras-las-lluvias/