Menos eructos, más carne y leche: cómo los ganaderos pueden ayudar a afrontar la crisis climática

0
195

Sabrina Bracher/Getty Images

The Conversation

Los ganaderos de África están a la vanguardia del cambio climático. Las imágenes de paisajes secos plagados de cadáveres de ganado hambridos se están viendo demasiado familiares a medida que aumentan la frecuencia y la severidad. Pero la ganadería a nivel mundial también es una de las causas del cambio climático. Los tres mil millones de rumiantes del mundo, ganado vacuno, ovino y caprino, producen metano, uno de los gases de efecto invernadero más potentes, como subproducto de la digestión.

Con demasiada frecuencia, los debates sobre el cambio climático se centran en los aspectos negativos de la producción ganadera. Otra parte de la historia se escuchó en las negociaciones climáticas de la COP27 en Egipto. Este es el primer año que la alimentación y la agricultura han aparecido tan prominentemente. Y hay un mensaje claro: la ganadería sostenible puede desempeñar un papel clave en la reducción de las emisiones, especialmente el metano, y en la entrega de diversos beneficios ambientales y sociales.

El sistema digestivo rumante es responsable del 27% de las emisiones de metano de la actividad humana. Y el metano a su vez aporta más del 15% de los gases de efecto invernadero liberados a la atmósfera.

A diferencia del principal gas de efecto invernadero, el dióxido de carbono, que persiste en la atmósfera durante miles de años, el metano se descompe se descompe en unos 12 años. Eso significa que los beneficios de reducir las emisiones de metano hoy se sentirían rápidamente.

Los ganaderos tendrán un papel crucial que desempeñar y pueden.

Estrategias eficaces de mitigación

Formamos parte de una red global de expertos ganaderos que han identificado estrategias que podrían ayudar a los agricultores a reducir sus emisiones de metano entérico (un subproducto del proceso digestivo natural que ocurre en animales) y, en algunos casos, mejorar su productividad.

Lo hicimos analizando 430 artículos revisados por pares sobre la reducción de las emisiones de metano entérico del ganado. La mayoría de los proyectos que figuran en el metaanálisis respondieron a la necesidad de abordar el cambio climático. De las 98 estrategias descritas en los documentos, identificamos ocho que eran particularmente prometedoras.

Tres de estas estrategias – la obtención de la ingesta de piensos, el uso de forraje más joven y menos fibroso, y la alimentación de más concentrados – redujo significativamente las emisiones por unidad de leche y carne ganada. Llamamos a estas estrategias basadas en productos. No necesariamente redujeron las emisiones de metano entérico por animal, por la sencilla razón de que más piensos significan en general más emisiones.

En contraste, las otras cinco estrategias redujeron las emisiones de metano entérico por unidad de leche y carne, y redujeron las emisiones por animal, sin comprometer el rendimiento animal. Estos el equipo llamó estrategias de emisión absolutas. Poner aditivos en los piensos para el ganado para inhibir la producción de metano es uno de ellos, pero estos aditivos también se suman a los costes de los agricultores.

Las tres estrategias basadas en productos conducirían a una disminución media del 12% del metano en el entera por unidad de leche o carne y a un aumento de la productividad animal en una mediana del 17%.

Las cinco estrategias de emisiones absolutas reducirían las emisiones diarias de metano en una media del 21%. El equipo calculó que a nivel mundial, la adopción del 100% de las dos estrategias más eficaces, una de cada categoría, permitiría al sector ganadero cumplir el objetivo de mantener el calentamiento global por debajo de 1,5oC para 2030.

Lamentablemente, para 2050, los esfuerzos de mitigación se compensarían en los países de ingresos bajos y medianos con un crecimiento relativamente rápido de la población y el consiguiente aumento de la demanda de carne roja y productos lácteos.

Diferentes desafíos mundiales

Claramente hay dos historias muy diferentes aquí, una para los países de altos ingresos y otra para los países de ingresos bajos y medios. En la mayoría de los países de ingresos altos, el crecimiento de la población es bajo, y la demanda per cápita de productos ganaderos ya es elevada y es poco probable que aumente. Bajo un escenario de negocios como de costumbre, tomar a Europa como ejemplo, las emisiones de metano en el ateo del ganado aumentarían sólo alrededor del 11% para 2050.

Por otro lado, en el caso de siempre, con África como ejemplo, las emisiones de metano en el atánico aumentarían un 87% en 2030 y un 220% en 2050. Ello se debe a que en los países de ingresos bajos y medianos, el crecimiento de la población sigue siendo elevado y la demanda per cápita de productos ganaderos es baja y es probable que aumente. En resumen, sería más fácil para los países de altos ingresos cumplir el objetivo de 1,5oC que los países de bajos ingresos. Y sus estrategias serían diferentes.

En los principales países productores de lácteos, como Holanda, el uso de las dos estrategias más eficaces podría reducir las emisiones de metano en un 33% tanto para 2030 como para 2050. Pero los agricultores podrían exigir incentivos para incluir aditivos a la alimentación animal, ya que las estrategias aumentarían los costos de producción, pero no la productividad.

Nuestra investigación sugirió que emplear las dos estrategias de mitigación más efectivas reduciría el aumento de las emisiones de metano en el entérico del 87% al 26% para 2030 en África. Esa es una mejora significativa en no hacer nada.

En la mayoría de los países africanos, la atención tendría que centrarse en el aumento de los niveles de alimentación, disminuyendo la madurez de la forraje y añadiendo algo de concentración. Esto no sólo ayudaría a reducir las emisiones de metano entérico por unidad de producto, sino que también aumentaría la productividad animal. Claramente, se necesitarán estrategias adicionales para que los ganaderos se aten a la meta de 1,5oC.

Los enfoques de arriba abajo rara vez funcionan, por lo que será esencial involucrar a los agricultores, las organizaciones agrícolas, el sector privado, los gobiernos y los organismos internacionales. Aunque rara vez hay una tasa de adopción del 100% para cualquier estrategia, tenemos soluciones tangibles para reducir las emisiones de metano entérico del ganado, al tiempo que mejoramos la productividad y los medios de vida en los lugares que más lo necesitan.

*Tomado de: https://theconversation.com/less-burping-more-meat-and-milk-how-livestock-farmers-can-help-tackle-the-climate-crisis-194822