El imperio del arroz

0
144

Foto/elquindiano.com

Logo el Quindiano

Hace tres años se había anunciado que los precios de los alimentos se habían incrementado por los efectos de la pandemia del Covid-19, ya que la producción había caído. La humanidad fue superando lentamente el estado de crisis de salud mundial. Sin embargo, los precios de los alimentos seguían al alza. En Colombia la situación para el consumidor no mejoraba, es decir, los productos básicos de la canasta familiar no bajaban de precio.

La micropercepción ciudadana arrojaba que las “cosas están muy caras”. Los medios de comunicación a cada instante decían lo mismo: “la comida está por las nubes”. Poco a poco se construía un ambiente en el que se aceptada que los alimentos (panela, frijol, lentejas, arroz, entre otros) eran inalcanzables para la población más pobre del país. En 2022 se confirmaba tal situación: “la inflación de los alimentos alcanzó el 27% al cierre de este año…” “las principales causas para la dinámica de esta división estuvieron asociadas a los altos precios que enfrentaron los agricultores en materia de insumos importados, no solo por los cuellos de botella causados tras la pandemia, sino también a razón de la guerra en Ucrania.”

Otros sostienen la tesis que el “incremento de los precios de los alimentos se debe al cambio climático”. Ahora puede que haya múltiples causas que originaron el fenómeno, sin embargo, lo que quedó sembrado en la mente de la gente (hasta nuestros días) es la idea ´que todo esta caro´. Tengo la sospecha que solo se trató de una “realidad falsa” que permitió abrirle un espacio a nuevas formas de comercializar productos alimenticios básicos que supuestamente podrían ser adquiridos por una población con altos niveles de privación económica.

En el caso del arroz, tiendas de D1 no es que venda barato, sino que les compra la producción a los agricultores de arroz a través de la Federación Nacional de Arroceros (Fedearroz). Y es una buena elección porque sería peor que comprara arroz importado proveniente de diferentes países. En una respuesta de derecho de petición (el Ministerios de Agricultura y Desarrollo Rural) me informa que, a fecha del 23 de agosto de 2023, ingresó al país (proveniente Estados Unidos) 126.624 toneladas de arroz. Del país vecino de Ecuador, ingresó 3.055 toneladas, y de Perú, 6.952 toneladas de arroz. No es conveniente para la producción colombiana que se siga importando arroz de otros países.

Sigue siendo preocupante que ingrese tanto arroz cuando el país tiene la suficiente capacidad para abastecer la demanda interna. La producción anual en el país está por encima de la que nos llega del exterior: “…la producción de arroz panddy verde para el año 2023 fue de 3.188.267 toneladas.” (fuente: encuesta de Nacional de Arroz Mecanizado-ENAM- y DANE).

Es prioritario que el gobierno nacional proteja al máximo la agroindustria del arroz, de ello dependen 12.779 agricultores con sus familias: 10.898 son hombres y 1.876 mujeres. Dichas personas se encuentran en 198 municipios del país, es decir, en zonas territoriales donde impera el arroz.

El gerente de Fedearroz, Rafael Hernández Lozano, en un articulo publicado en el TIEMPO, dijo: “…El arroz es muy importante en la canasta básica de los colombianos y sus productores son esenciales para la garantizar la soberanía alimentaria del país. En un mundo donde los desafíos globales pueden afectar la disponibilidad de alimentos, es fundamental que Colombia los siga produciendo de manera eficiente y sostenible para satisfacer las necesidades internas y con la capacidad para llegar a contribuir al suministro mundial” (ver: https://www.fedearroz.com.co/es/noticias/2024/01/29/tras-10-a%C3%B1os-de-%C3%A9xitos-en-competitividad-amtec-es-determinante-para-contribuir-a-garantizar-la-soberan%C3%ADa-alimentaria-amenazada-por-la-crisis-clim%C3%A1tica/) .

*Tomado de: https://www.elquindiano.com/noticia/51046/el-imperio-del-arroz