Mosca soldado negra, de interés mundial por su alto potencial nutritivo

0
233

Investigadores de la UNAL Sede Palmira exploran el potencial de la mosca soldado negra como alimento para animales. Fotos: ingeniero Agroindustrial Álvaro Esteban Quilismal Tapie, estudiante de la Maestría en Ciencias Agrarias en la línea de investigación en nutrición animal tropical de la UNAL Sede Palmira.

En el Caribe colombiano los peces se mueren por falta de oxígeno: un  algoritmo lo predice – Revista Agrollanos

En su forma de larva, la mosca negra tiene un contenido de proteínas entre el 38 y el 46 %, lo que la convierte en una fuente valiosa de nutrientes no solo para animales sino también para los humanos, ya que incluye una cantidad significativa de grasas saludables, vitaminas y minerales esenciales que destacan su versatilidad. China e India han establecido unidades productivas para explorar también su potencial alimenticio en la elaboración de galletas y suplementos nutricionales. En Colombia exploran su diversidad genética, y en la acuicultura la mosca es protagonista.

Originaria de las zonas tropicales de América, la mosca soldado negra es objeto de diversos estudios debido a su capacidad única para degradar materia orgánica y convertirla en nutrientes valiosos. A pesar de su apariencia oscura y alargada, este insecto es inofensivo y juega un papel fundamental en la descomposición de residuos, contribuyendo así a mantener el equilibrio en los ecosistemas.

“Esta mosca perteneciente a la familia Stratiomyidae fue descubierta en diferentes partes del mundo, incluyendo Inglaterra, donde recibió su denominación por un evento particular: en la década de 1960, los soldados ingleses vestían uniformes negros con cinturones blancos, semejantes al insecto de cuerpo completamente negro y una parte abdominal blanca; por eso su descubridor decidió llamarla ‘mosca soldado negra’”, comenta la profesora Karol Barragán, médica veterinaria de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), quien hace cerca de 10 años trabaja con este tipo de insectos en el grupo de investigación Conservación y Manejo de Vida Silvestre, del Centro de Investigación de Artrópodos Terrestres (Cinat).

En su forma de larva, el insecto tiene un contenido de proteínas que oscila entre 38 y 46 %, lo que la convierte en una fuente valiosa de nutrientes, no solo para animales sino también para los humanos, ya que incluye una cantidad significativa de grasas saludables, vitaminas y minerales esenciales que destacan su versatilidad; por eso hoy países como China e India han establecido unidades productivas e industriales para explorar también su potencial alimenticio en la elaboración de galletas, panes, barras energéticas y suplementos nutricionales.

En el mundo, China es la primera potencia en investigación y desarrollo tecnológico de cultivos de la mosca soldado negra, seguida por India.

En Colombia varios proyectos están aprovechando la notable capacidad de estos insectos para descomponer una amplia variedad de materia orgánica, desde residuos de comida hasta estiércol. Sin embargo en el país hasta ahora solo se han explorado especialmente sus beneficios en la industria agropecuaria, donde gracias a su alto contenido de proteínas y grasas se equipara con el aporte proteínico de fuentes convencionales como la soya y la harina de pescado, que son los alimentos más utilizados en la piscicultura y en la cría de animales de granja.

Más larvas, menos inversión en alimento para peces

Ante los altos costos de la harina de pescado predominante en el mercado, y con el interés de contribuir a disminuir la sobreexplotación de los recursos marinos, el ingeniero agroindustrial Álvaro Esteban Quilismal Tapie, estudiante de la Maestría en Ciencias Agrarias – línea de investigación en nutrición animal tropical de la UNAL Sede Palmira, ha dirigido su atención hacia el potencial de la mosca soldado negra con el ánimo de encontrar alternativas sostenibles y económicas para la alimentación animal, en especial de la trucha, trabajo adelantado con el profesor Jaime Eduardo Muñoz Flórez, vicerrector de la Sede, y el especialista Roberto Díaz, quien desde el grupo de investigación Diversidad Biológica orientará el estudio genético.

Para determinar la composición nutricional óptima durante su etapa de larva y maximizar su eficiencia en la conversión de desechos orgánicos en alimento, en los últimos años el ingeniero Quilismal se ha dedicado a examinar la literatura científica y a realizar estudios preliminares con este insecto a fin de comprender mejor su ciclo de vida. Así, ha experimentado con diferentes fuentes de alimentación, incluidos residuos de restaurantes y subproductos de la industria alimentaria.

Este proceso de obtención le ha implicado varias etapas, desde la cosecha de las pupas (estado por el que pasan algunos insectos en el curso de la metamorfosis) en los laboratorios de la UNAL Sede Palmira, hasta la deshidratación y molienda para convertirla en harina y conseguir el producto final. Además, próximamente hará pruebas de análisis y controles de calidad para garantizar su seguridad y valor nutricional.

Además de su papel en la gestión de residuos, la mosca soldado negra también desempeña un papel crucial en la polinización de plantas y en la cadena alimentaria, contribuyendo al equilibrio ecológico en los ecosistemas donde habita.

Algunos de los estudios incluirán análisis tanto de la composición nutricional como de calidad microbiológica, de contaminantes y de aminoácidos; digestibilidad, evaluación de sabor y palatabilidad. “La producción de harina de mosca soldado negra comienza cuando las larvas están listas para ser cosechadas. Una vez dentro de las bandejas de producción, mediante un tamizaje se separan del sustrato orgánico en el cual se alimentan y desarrollan durante su fase larval, mientras que el abono resultante se recoge por separado”, indicó el ingeniero Quilismal.

Después se someten a un sacrificio en agua caliente –entre 70 y 80°C– por cerca de 1minuto, en una técnica conocida como blanqueamiento. Posteriormente se retiran y llevan al horno para la deshidratación, luego se muelen y se completa su transformación en harina.

Es de destacar que este proyecto de investigación tiene importantes implicaciones socioeconómicas y ambientales, ya que su implementación contribuiría significativamente a la seguridad alimentaria, especialmente en comunidades rurales en donde la cría de peces es una actividad económica importante, pues al reducir la dependencia de la harina de pescado se puede mitigar la presión sobre los recursos marinos y promover prácticas más sustentables en la acuicultura.

Entre tanto, aunque el concepto de consumir insectos puede ser nuevo para algunas culturas occidentales, cada vez más personas en el mundo están reconociendo los beneficios nutricionales y ambientales de la mosca soldado negra. A medida que continúan las investigaciones y se desarrollan nuevas tecnologías para su producción y procesamiento, es probable observar un mayor interés y aceptación de este recurso alimenticio en el futuro.

Las larvas de la mosca soldado negra son ricas en ácidos grasos omega-3 y omega-6.
Las larvas de la mosca soldado negra son ricas en ácidos grasos omega-3 y omega-6.

En la Sede Palmira estudiarán la genética de la mosca soldado negra

Para comprender el potencial de la larva de esta mosca en el territorio nacional, el proyecto de investigación también se enfocará en la exploración de su diversidad genética, no solo para proporcionar una visión del futuro adaptativo de la especie, sino también para revelar las poblaciones del país más eficientes en la transformación de residuos orgánicos en proteínas de alta calidad y así incentivar su producción.

“La larva de la mosca soldado negra tiene la capacidad de transformar problemas en soluciones concretas”, así lo manifiesta el vicerrector de la UNAL Sede Palmira e investigador del Grupo Diversidad Biológica. Por su parte el biólogo Roberto Díaz, profesor jubilado de la universidad explica que en el Laboratorio de Biología Molecular realizarán “los estudios de metagenómica en el intestino de las larvas para conocer los microorganismos asociados, porque algunos de estos pueden tener propiedades interesantes, como por ejemplo ser potencialmente antibióticos, lo cual es de gran interés para la investigación”.

El proceso implicará extraer el ADN del intestino de la larva para luego hacer amplificaciones y secuenciación en laboratorios especializados en el exterior, para comparar las secuencias con bases de datos mundiales e identificar o aproximarse a los microorganismos que tiene la larva de la mosca en su intestino.

Álvaro Esteban Quilismal, estudiante de la Maestría en Ciencias Agrarias, hace seguimiento al desarrollo de las larvas para el estudio.
Álvaro Esteban Quilismal, estudiante de la Maestría en Ciencias Agrarias, hace seguimiento al desarrollo de las larvas para el estudio

¿Dónde habita la mosca soldado negra?

Estos insectos suelen encontrarse principalmente en ambientes húmedos, con una preferencia particular por ambientes con temperaturas que oscilan entre los 27 y 35oC. Es de anotar que la especie prospera en entornos donde la humedad relativa se sitúa entre 50 y 75%.

En su entorno natural, las moscas se pueden encontrar en varios materiales en descomposición, como frutas, vegetales y residuos de animales, incluyendo bovinos y otras especies; además han demostrado su capacidad para aprovechar residuos orgánicos humanos, como heces, lo que amplía aún más su rango de alimentación.

Por último, el investigador Quilismal considera que este propuesta, por ser tan relevante para las comunidades locales por su componente social y económico, inicialmente la llevará a su comunidad en el Resguardo Indígena de Cumbal, perteneciente a la etnia Pastos, en Nariño, ya que en esta región se cultiva ampliamente la trucha.

*Tomado de: https://periodico.unal.edu.co/articulos/mosca-soldado-negra-de-interes-mundial-por-su-alto-potencial-nutritivo