Debido a una caída de la rentabilidad, el productor debería reducir la superficie de soja en MT

0
99

Foto/divulgación

Jornal Diário de Cuiabá

La caída de la rentabilidad esperada para la cosecha 2023/24, debido al escenario de precios más bajos y menor productividad, debería llevar a los productores a reducir la superficie de soja sembrada en el ciclo 2024/25 en Mato Grosso.

La evaluación es del superintendente del Instituto Mato Grosso de Economía Agronada (Imea), Cleiton Gauer, quien participó en un colectivo en poder de Aprosoja Brasil y Abramilho, con transmisión virtual.

Difícilmente, el productor dejará de plantar soja, porque es su actividad principal, pero dejará de hacer expansiones e inversiones en áreas que demandan más recursos, dijo Gauer.

El dirigente agregó que los precios indicados hoy para el próximo ciclo no cubren los costos, lo que debería llevar a los productores a reducir las inversiones o buscar otro producto para crecer.

Por supuesto, la perspectiva es tener una reducción en la próxima temporada porque si mantiene el mismo paquete de inversión no será capaz de monetizar la cosecha, dijo Gauer.

Según cálculos de Imea, el costo total de la producción de soja para la cosecha 2024/25 se estima en 7.367 reales por hectárea, en comparación con R$ 7.276 por hectárea en la cosecha 2023/24, un aumento de 1,2%.

El ingreso bruto estimado por hectárea es de R$ 5,517 para el ciclo 2024/25, en comparación con R$ 5.876 para la cosecha actual, lo que representa una disminución de 6,1%.

En la cosecha 2023/24, los productores ya sufren una disminución en los ingresos brutos por hectárea del 30,1%. Los costes de producción por hectárea, sin embargo, tuvieron una reducción mucho más leve de 4,5%. Las estimaciones de costos de Imea no incluyen gastos de alquiler.

También según Gauer, con el precio medio de la bolsa de soja en Mato Grosso en marzo en R$ 94,80 y los costos para la próxima cosecha similar a los del ciclo actual, la estimación de beneficios antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización (Lajida) para el productor en Mato Grosso se encuentra en R$ 91,08 por hectárea.

El margen del productor para la cosecha actual se estima en R$ 405 por hectárea, considerando la productividad promedio de las tres últimas cosechas de 58 sacos por hectárea.

Pero no es lo que se ha visto en la cosecha 2023/24.

Con casi el 100% de la cosecha, la productividad de la soja en Mato Grosso ha mostrado una media de 52,81 sacos por hectárea, frente a las 62.30 sacos por hectárea de la cosecha anterior.

La producción en el estado se estima en 38,44 millones de toneladas, frente a los 45,32 millones de toneladas del ciclo anterior, lo que supone una disminución del 15,2%, según Imea.

Con esta productividad y precio de R$ 94,80, la rentabilidad media por hectárea es negativa en R$ 164, por los cálculos de Imea.

El escenario inicial para 2024/25 es difícil para los productores para poder pagar las operaciones de crédito, agregó el superintendente.

Imea libera la primera estimación de siembra para la cosecha 2024/25 en mayo, por lo que la entidad aún no tiene una previsión oficial para la próxima cosecha.

MILHO – En cuanto a la producción de maíz, Imea estima una producción de 43.28 millones de toneladas en la cosecha 2023/24, frente a los 52.5 millones de toneladas de la cosecha anterior, una caída de 17,6%, resultado de la reducida superficie sembrada y menor productividad debido al clima.

La productividad promedio se estima en 103,86 bolsas por hectárea, frente a 116.180 sacos por hectárea en el ciclo 2022/23.

Imea estima que el costo de la producción de maíz es de R$ 6.345 por hectárea en la cosecha 2024/25, en comparación con R$ 5.869 por hectárea en la cosecha 2023/24, un aumento de 8.1%.

Los ingresos brutos por hectárea se estiman en 3.114,14 reales, en comparación con R$ 3.499 en la cosecha 2023/24, una disminución de 8,1%.

Con el precio promedio actual de maíz en R$ 30 por saco, la estimación de Lajida para el productor de Mato Grosso es una pérdida de R$ 1.456 por hectárea en el siguiente ciclo, en comparación con una pérdida de R$ 547,05 en la cosecha actual.

Es decir, el productor tendrá grandes dificultades para tener rentabilidad en la cosecha actual y próxima, según Imea.

El director ejecutivo de Abramilho, Glauber Silveira, dijo que la actual cosecha de maíz es «menos rara», que la cosecha de soja a causa de las lluvias de marzo y principios de abril.

Pero agregó que los precios del maíz son demasiado bajos y no deben pagar las facturas de los productores al final de la cosecha.

Para el ciclo 2024/25, estima que habrá una reducción en la superficie sembrada, sobre todo en zonas más arenosas, que requieren más inversiones.

Debería tener un retiro en estas áreas. Pero de qué tamaño tendrá todavía no sabemos.

*Tomado de: https://www.diariodecuiaba.com.br/agronegocios/por-queda-na-rentabilidade-produtor-deve-reduzir-area-de-soja-em-mt/678537