México necesitará importar 1 millón de t de carne de pollo en 2024 para cubrir la demanda interna

0
101

Foto/eurocarne.com

Eurocarne Digital

Según el último de los informes sobre la evolución de la producción avícola en México hechos por el USDA, el país alcanzará en 2024 una producción de 4 millones de t, un 2% más que en 2023 ante una bajada de los costes de los cereales y de otros costes productivos. A pesar de las altas tasas de interés, se prevé que la inversión de capital y la expansión en el sector avícola sigan creciendo debido a un retorno de la inversión más rápido en comparación con los sectores bovino y porcino. Las preocupaciones sobre la producción en 2024 incluyen cualquier volatilidad en los costos de los insumos debido a conflictos geopolíticos globales. Además, puede haber giros imprevistos en las políticas comerciales, de producción o de estabilidad macroeconómica debido a las elecciones presidenciales tanto en México como en Estados Unidos.

Veracruz lideró la producción de carne de pollo, seguida de Jalisco, Aguascalientes, Querétaro y Chiapas. Estos cinco estados representaron más del 50 % de la producción de México. Guanajuato y Puebla continúan siendo contribuyentes crecientes al sector. La avicultura representa más del 60 % del ganado de México y es vital para el abastecimiento alimentario del país. México es el sexto productor de carne de pollo a nivel mundial y satisface casi el 80 % de la demanda interna. Según la Asociación Nacional de Productores Avícolas (UNA), en los últimos diez años (2013 – 2023), la producción de carne de pollo en México creció más de 30 %.

El crecimiento de la producción también se atribuye a formas eficientes de hacer negocios. Casi el 40 % de la producción de carne de pollo en México se realiza mediante agricultura por contrato, lo que reduce los riesgos y costos a lo largo de la cadena de suministro. El sacrificio de pollos en México se realiza principalmente en Establecimientos Inspeccionados Federalmente (TIF) para cumplir con las normas de seguridad alimentaria.

Los productores avícolas también enfrentan costos relativamente altos relacionados con el mantenimiento y los insumos como seguridad, instalaciones, equipos, alimentos, vacunas y transporte, entre otros. Se estima que en los últimos cinco años estos costos aumentaron más del 20 %.

En cuanto al consumo, se estima que crecerá un 3 % en 2024 hasta los 5 millones de t. La carne de pollo sigue siendo la carne más asequible y la primera opción de carne para los consumidores de México. La sólida demanda interna impulsa el consumo al alza. Factores como el aumento de los programas de bienestar social, la menor inflación general y el aumento de los salarios mínimos desde 2018 respaldan el consumo de pollo. Se pronostica que el consumo de carne de pollo en México crecerá debido a los precios competitivos. Además, se espera que la carne de pollo siga manteniendo una percepción favorable entre los consumidores mexicanos como un producto saludable y versátil. Actualmente, los precios de la canal de pollo son un 17 % más bajos que en la misma época del año pasado. Un desafío para el sector avícola en 2024 es mantener precios competitivos en comparación con otras carnes, a pesar de cualquier posible aumento de la inflación de los precios de los alimentos.

Un estudio reciente de la industria mexicana encontró que la carne de pechuga, las piernas y los muslos, en lugar de los productos procesados, constituían la mayoría de las compras de carne de pollo. Además, la mayoría de las compras se realizaron en mercados públicos y carnicerías locales y no en tiendas minoristas. Esto presenta una oportunidad potencial para aumentar el consumo de carne de pollo per cápita mediante mayores ventas de productos procesados y mayores canales de compra.

Respecto a las importaciones, para 2024 crecerán un 4 % hasta el millón de t.. Se espera que la sólida demanda interna supere la producción nacional. Por lo tanto, las importaciones llenarán la brecha entre la producción y el consumo internos. Se espera que las importaciones sean impulsadas por los CLQ de Estados Unidos y, en menor proporción, por la carne deshuesada mecánicamente destinada a diferentes productos como jamones cocidos y hot dogs. Según analistas de la industria, el comercio de carne de pollo seguirá creciendo en 2024, pero a un ritmo más moderado.

En 2023, México fue el segundo mayor importador de carne de pollo a nivel mundial, después de Japón. Estados Unidos siguió siendo el principal proveedor de carne de pollo de México en 2023, mientras que Brasil ganó una mayor participación de mercado debido al decreto presidencial antiinflación de arancel cero. Estados Unidos celebró un 80
participación porcentual de las importaciones de aves de corral de México a fines de 2023, en contraste con una participación de mercado del 95 por ciento a fines de 2021. La pérdida de participación de mercado fue cubierta principalmente por Brasil, seguido por Chile con un pequeño porcentaje.

*Tomado de: https://eurocarne.com/noticias/codigo/61474/kw/M%C3%A9xico+necesitar%C3%A1+importar+1+mill%C3%B3n+de+t+de+carne+de%0Apollo+en+2024+para+cubrir+la+demanda%0Ainterna