Formalizar el pez basa generaría cerca de 15.000 empleos directos en el tercer año

0
297

Foto/Colprensa

Productividad: Últimas noticias Productividad y negocios del Agro |  Agronegocios.co

Con el pedido de normatización, se quiere ayudar al pequeño productor a la formalización de la producción de esta especie a nivel nacional

El pez basa o panga, especie endémica del suroeste de Asia, se ha convertido en un punto de inflexión para piscicultores del país, debido a su alto potencial productivo, pero también por su calidad de especie invasora, razón por la cual está prohibido su cultivo y comercialización a nivel nacional.

Según un estudio realizado por el Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt, el pez basa fue clasificado como especie depredadora de alto riesgo para las demás especies nativas, alterando la cadena trófica, el material genético, la hibridación, e introduciendo agentes patógenos desconocidos a la cadena de producción.

A causa de ello, desde 2009, no es legalmente permitido su cultivo. Sin embargo, a finales de 2022, la Federación Colombiana de Acuicultores, Fedeacua, encontró cerca de 16.500 toneladas producidas ilegalmente en tanques en regiones como la costa Caribe, Chocó, Antioquia, Santander, Llanos Orientales, Valle, Putumayo, Caquetá, entre otras.

¿A qué se debe su alto interés por parte de los piscicultores? Las características de este pez hacen que se pueda cultivar de forma muy rentable. “Este pez crece muy rápido, prácticamente en seis meses llega a un tamaño de 1 a 1,5 kg. Haciendo una comparación con la tilapia, uno de los cultivos más grandes en el país, en ese tiempo llega a 500 a 600 gramos, entonces la diferencia es muy grande”, resaltó César Pinzón, director ejecutivo de Fedeacua.

El consumo de alimentos es mucho menor en relación con otras especies. Además, no requiere de tanto oxígeno y se encuentra en lugares apartados donde no hay ni siquiera electricidad. Esto pone de manifiesto que, casi 99% de los productores que emigran a este sistema de producción, no legalizado, son pequeños acuicultores que se vieron obligados a adentrarse a este negocio a causa de las economías regionales.

“Si antes gastaban ocho bultos para sacar 200 kilos en un tanque pequeño de tilapia, con este pez van a gastar entre cinco o seis bultos de alimento, con una producción de hasta 600 kilos. La diferencia es altísima, lo que hace que tenga un excelente perfil”, preciso Pinzón.

Aunque el informe del Instituto Humboldt advirtió de su inminente peligro para la flora y fauna del ecosistema, según el Pinzón, se llevó a cabo un estudio con entidades como la Aunap, la Universidad Sur colombiana y la Corporación Autónoma del Huila, en el que en ningún momento se encontró alguna característica de agresividad.

“Es un animal que no se reproduce en el medio ambiente. Desde 2019 hasta el día de hoy, sólo se han encontrado 17 kilos en ambiente natural, y nunca, se han encontrado alevinos, lo que quiere decir que no se reproduce por cuenta propia. Ellos necesitan pasar por un proceso de inducción como se hace en otros países como Brasil y Costa Rica”, manifestó.

¿Por qué la federación busca normatizarlo?

En el mercado es muy apetecido por su sabor neutro, que permite incorporar los sabores que quiere la persona que está preparándolo, además de su bajo costo, que ronda en $4.625 por kilo, muy cercano al coste que tiene el pollo. Básicamente, es producir una proteína animal de calidad, a precios muy populares.

El comercio de esas toneladas a nivel ilegal no tiene ningún control sanitario, por lo que no posee inocuidad. Su proceso de transformación se realiza en fincas de manera oculta, y esto representa que no exista algún tipo de garantía.

Con la regulación se pretende ayudar al pequeño productor a la formalización, así como tener un control de los alevinos, que solo se venderán a fincas y plantas certificadas para este cultivo.

Si hablamos en términos legales, la formalización o domesticación, traerá excelentes resultados en la parte de divisas y empleos. El estudio que tenemos es que, si llegamos a normatizar este pez, en el primer día vamos a contar con más de 5.000 empleos, con una meta más o menos de 15.000 empleos directos al tercer año”, indicó Pinzón.

*Tomado de: https://www.agronegocios.co/agricultura/la-formalizacion-del-pez-basa-3698912