Inicio Internet Los plaguicidas organoclorados se han ido al suelo: una amenaza oculta para...

Los plaguicidas organoclorados se han ido al suelo: una amenaza oculta para el pasado agrícola tradicional

282
0
Compartir

Foto: pixabay.com

Home - Mundo Agropecuario

40 años después de la prohibición de los pesticidas organoclorados, los científicos continúan encontrando residuos en el suelo y proponen introducir este parámetro para caracterizar la calidad del suelo en general


Esta iniciativa fue tomada por los científicos de Evangeli N. Tzanetou y Helen Karasali del Laboratorio para el Control Químico de Pesticidas en Grecia (Dirección Científica para el Control de Pesticidas y Fitofarmacia, Instituto Fitopatológico Benaki, Atenas) en su artículo publicado en la revista Agriculture 2022 sobre el MDPI portal.

“Los pesticidas organoclorados (OCP) son contaminantes orgánicos persistentes que anteriormente se usaban ampliamente en complejos agroindustriales en una amplia variedad de cultivos. – Los autores escriben. – Los contaminantes orgánicos persistentes son un grupo de compuestos tóxicos, bioacumulativos, biomagnificantes y persistentes con el potencial de viajar largas distancias en el medio ambiente. Los OCP, compuestos sintéticos con una estabilidad química ilimitada, se consideran responsables de la inestabilidad ambiental.

Los OCP, como el diclorodifeniltricloroetano (DDT) y el dieldrín, estuvieron entre los primeros insecticidas sintéticos y, aunque su uso ya se ha eliminado en todo el mundo, su persistencia y uso histórico generalizado han dejado numerosas áreas de alta concentración en el suelo que requieren remediación.

Dado que los pesticidas organoclorados son compuestos hidrofóbicos con un coeficiente de adsorción muy alto, lo que significa que una cantidad significativa de ellos puede ser adsorbida y fuertemente asociada con las partículas del suelo como resultado de los procedimientos agrícolas. Permanecen en las capas superficiales de los suelos durante la adsorción sin ser arrastrados por el perfil del suelo y permanecen en el suelo con vidas medias que van de meses a años.

Desafortunadamente, a pesar de la prohibición, los pesticidas organoclorados todavía están disponibles ilegalmente en muchos países. La alta demanda global de OCP en prácticas agrícolas contrarias a las regulaciones ambientales se debe a su desempeño superior en el control de plagas y rendimiento económico.

Los OCP, incluidos los hexaclorociclohexanos (HCH), el DDT, el aldrín, el dieldrín, el endrín, el clordano, el heptacloro y el hexaclorobenceno (HCB), se han relacionado con el cáncer, el daño al sistema nervioso, los trastornos generativos y el daño al sistema inmunitario en los seres humanos. Algunos de ellos son extremadamente tóxicos y tienen una amplia variedad de efectos crónicos, que incluyen disfunción endocrina, mutagénesis y carcinogénesis, mientras que se supone que otros actúan como disruptores endocrinos que afectan la función hormonal.

En 2001 se firmó el Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes, que entró en vigor en 2004 e incluyó los OCP para su posterior prohibición por parte del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

El aldrín, el HCB, el clordano, el dieldrín, el endrín, el heptacloro, el mirex y el toxafeno han sido prohibidos internacionalmente en virtud del Convenio de Estocolmo de 2001. Además, la clordecona y el HCH se agregaron a la convención en 2009, mientras que el endosulfán se prohibió más adelante en 2013.

El DDT todavía está disponible para el control de mosquitos de la malaria porque ha sido aprobado por la Organización Mundial de la Salud, pero por lo demás está prohibido.

En agricultura, los OCP actúan como insecticidas, acaricidas y fumigantes para controlar plagas de varios cultivos.

La contaminación ambiental por OCP puede provenir de fuentes puntuales (emisiones industriales y efluentes de desechos de plantas) o, más comúnmente, de fuentes difusas (transporte y deposición atmosférica), que son las vías más importantes para su transporte a sitios remotos.

Los suelos tienen diferentes condiciones microambientales que afectan el intercambio de aire y agua, así como los procesos posteriores a la deposición.

La contaminación aumenta las preocupaciones sobre la utilidad del suelo, la biodiversidad y la seguridad alimentaria, así como el transporte de contaminantes fuera del sitio a través de la erosión del viento y el agua. Dicho transporte fuera del sitio puede ser perjudicial para la función del ecosistema y es consistente con otras vías de exposición para los humanos y otros organismos no objetivo para los contaminantes del suelo.

A pesar de las muchas consecuencias de la contaminación del suelo, en muchos países no se requiere el monitoreo de los residuos de pesticidas en el suelo, pero sí se requiere el monitoreo del agua. Además, los estudios a gran escala sobre la contaminación del suelo con residuos de pesticidas en todo el mundo son raros y, a menudo, se limitan a un solo pesticida o a unos pocos compuestos.

Sin embargo, según estudios de seguimiento, el DDT y los heptacloros fueron los OCP detectados con mayor frecuencia en los suelos de todo el mundo, incluso más de 40 años después de su prohibición. Los residuos de OCP han sido ubicuos en el suelo durante las últimas décadas.

Sin embargo, con un estudio más detallado del tema, es obvio que no se han llevado a cabo estudios y programas adecuados dedicados a este tema, y ​​no se ha emprendido la remediación del suelo.

Hasta cierto punto, los países europeos y asiáticos han estado más involucrados en los estudios de contaminación del suelo por OCP, pero existe una gran necesidad de programas de monitoreo de rutina en otras partes del mundo.

El estudio frecuente de los residuos de pesticidas en el suelo es fundamental para comprender el destino de los pesticidas y su presencia en diferentes compartimentos.

La piedra angular para abordar la prevalencia residual de estos contaminantes es la implementación de poderosas técnicas analíticas. Estos van desde enfoques clásicos que utilizan detectores sensibles como ECD hasta el uso de espectrometría de masas avanzada, especialmente en su modo tándem, que minimiza el ruido de la matriz al tiempo que aumenta la sensibilidad. Otro paso importante que no se puede ignorar y debe optimizarse es la preparación de la muestra.

La contaminación del suelo con plaguicidas organoclorados debería convertirse en un aspecto importante en la caracterización de la calidad del suelo en general.

Sin embargo, no existe una legislación sobre tolerancias o estándares de calidad para los residuos de plaguicidas en el suelo que tenga en cuenta los posibles impactos sobre la biota del suelo en el sentido más amplio. Desafortunadamente, todavía no existe una política de seguridad del suelo suficiente para combatir y eliminar esta amenaza latente”.

(Fuente: www.mdpi.com).

*Tomado de: https://mundoagropecuario.com/los-plaguicidas-organoclorados-se-han-ido-al-suelo-una-amenaza-oculta-para-el-pasado-agricola-tradicional/#:~:text=Permanecen%20en%20las%20capas%20superficiales,disponibles%20ilegalmente%20en%20muchos%20pa%C3%ADses.

Compartir