Inicio Nacional Minipigs, de investigación médica a mascotas

Minipigs, de investigación médica a mascotas

70
0
Compartir
A minipig stands in its enclosure at the zoo in Hanover, central Germany, on August 13, 2013. Minipig mother Marianne gave birth to ten baby minipigs on July 20, 2013 at the zoo. AFP PHOTO / DPA / JOCHEN LUEBKE / GERMANY OUT (Photo by JOCHEN LUEBKE / DPA / AFP)

Los minipig se han convertido en una nueva opción de mascota. Foto: Jochen Luebke / DPA / AFP.

En Colombia está en auge la industria de los minipigs, o minicerdos, por lo cual es indispensable que las personas conozcan los cuidados de estos animales, que pasaron de ser sujetos de experimentación médica –en toxicología, farmacología, cardiología, y donación y trasplante de órganos– a convertirse en nuevos integrantes del hogar.

Por el tamaño de sus órganos y las similitudes genéticas con los humanos en cuanto al desarrollo de enfermedades como diabetes, obesidad, Alzheimer, o párkinson, en un primer momento los minicerdos formaron parte de investigaciones en torno a diversos campos de la medicina. Sin embargo, su domesticación y atractivo aspecto –35,5 cm, hocico chico y colores rosado, blanco o café claro– hicieron que hoy sean considerados como mascotas.

Laura Goyeneche y Gabriel Rodríguez, médicos veterinarios de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) y propietarios de la clínica veterinaria Animal Health, Tetrapoda Pets, han atendido desde 2020 alrededor de 40 minicerdos, por lo que les pareció importante ofrecer una charla acerca del cuidado y la precaución que deben tener los dueños de estos animales.

En el marco de la Semana de la Medicina Veterinaria 2022: “Más allá del Centenario”, los expertos explicaron que “los minipigs no son como cualquier cerdo doméstico: nacen de una selección genética generada por el cruce constante de razas de pequeño tamaño, un proceso que tarda mínimo 25 años, hasta conseguir lo que se conoce como minicerdo”.

En el mundo existen diversas razas de estos animales; en Colombia las variedades más conocidas son Juliana (la más pequeña), el minipig de Göttingen y el vietnamita o barrigudo.

Aunque muchas personas que compran o adoptan estos animales creen que siempre van a ser pequeños, ellos, como cualquier otro animal, tienen un periodo de crecimiento que alcanza su nivel máximo a los 5 años de edad, y su expectativa de vida oscila entre los 14 y 21 años.

Los cerditos pueden alcanzar los 91 kg, es decir, más grandes que un perro san bernardo o un gran danés. Por eso es que muchos cuidadores, al ver el crecimiento del animal, lo abandonan.

Producción y comercialización

La compra o adopción de minipigs no es tan sencilla; los veterinarios explican que “la mayoría se consiguen por redes sociales como Instagram o Facebook, además de Mercado Libre, lo cual ha generado estafas y malentendidos a la hora de adquirirlos; por ejemplo, algunas personas compran una raza y reciben otra, incluso cerdos de producción, los cuales están lejos de ser miniatura”.

Afirman además que “en Colombia no hay criaderos, por lo que muchas veces el origen de estos animales es incierto; algunos minipigs vienen de otros países, sin documentación, y no sabemos su procedencia exacta”.

En cuanto a precios, los especialistas dicen que “los propietarios aseguran que oscilan entre 600.000 y 1.500.000 pesos según la raza y de si se tienen o no papeles, lo cual aumenta su valor; los cerdos Juliana son los más costosos”.

Indicaciones para el cuidado de minipigs

Al igual que nosotros, los minicerdos necesitan tres comidas al día: desayuno, almuerzo y cena, además de un bocadillo o snack entre las dos primeras y entre las dos últimas. Deben tener una dieta balanceada en verdura, proteína y fruta, su comida favorita.

El hogar se debe adecuar para la llegada de los minicerdos, y aunque ellos son animales sociables, que pueden llegar a llevarse muy bien con perros y gatos, es mejor estar pendiente y muy alerta de estas interacciones, ya que, en especial los perros, pueden atacarlos de manera inesperada.

También es importante tener presente que, si no son entrenados, pueden llegar a ser destructivos con las cosas de la casa.

Por último, refiriéndose a por qué las personas compran o adoptan un minipig, los profesionales de la UNAL aseguran que “es un fenómeno que se da por modas que se han popularizado gracias a cantantes, modelos o actores que salen en su vida diaria con estos animales, y las personas empiezan a tener interés en adquirirlos como mascotas”.

*Tomado de: http://agenciadenoticias.unal.edu.co/detalle/minipigs-de-investigacion-medica-a-mascotas

Compartir