Inicio Nutrición Así levantó la bienestarina a generaciones de colombianos

Así levantó la bienestarina a generaciones de colombianos

140
0
Compartir

La bienestarina es entregada mensualmente en 1.100 municipios, de los 32 departamentos del país. FOTO: Cortesía ICBF

Noticias Principales de Colombia y el Mundo - Noticias - ELTIEMPO.COM

Bienestarina. Una palabra que automáticamente devuelve a la infancia a generaciones de colombianos. Muchos, con escuchar el nombre, recuerdan el sabor a soya de este suplemento, una harina de color crema y textura fina, que estuvo presente en la dieta de un tercio de la niñez perteneciente a los grupos sociales más vulnerables del país.

Yo me levanté a punta de bienestarina, recuerdo. La mezclábamos con aguapanela y, sagradamente, todos los días la tomábamos”, comenta una bumanguesa de unos cincuenta años. Como ella, en la última década, anualmente cinco millones de niños, niñas y mujeres gestantes o lactantes, en promedio, se han nutrido a base de este alimento producido por el Estado desde 1976.

Punto de partida

La bienestarina es una gran alternativa
para combatir la malnutrición. No obstante, antes de los dos años, debe estar acompañada de la lactancia materna

La profesional también expone que uno de los graves problemas de salud pública en el país es la deficiencia de micronutrientes, tales como la vitamina A, la C y el hierro. Su ausencia ocasiona graves problemas de salud en los niños, en la mayoría de los casos irreversibles. Por ejemplo, ante la carencia de vitamina C, explica Uribe, los menores presentan dificultades en la visión. Y la falta de hierro es la principal causa de la anemia ferropénica, que impide el correcto desarrollo del cerebro y la capacidad de aprendizaje.

“Al contener estos elementos en una fórmula de fácil absorción, la bienestarina es una gran alternativa para combatir la malnutrición. No obstante, antes de los dos años, debe estar acompañada de la lactancia, que es la que garantiza la transmisión de defensas de la madre al bebé”, concluye la experta.

Pero además de su aporte nutricional, este suplemento fue pensado acorde con las prácticas culturales del país y su cocina local. La mezcla es versátil y puede ser incluida en recetas propias de los territorios como bebidas, tortas, galletas, carnes, entre otros. “Esto facilita la aceptabilidad por parte de los usuarios y, por lo tanto, garantiza su impacto alimenticio en el público objetivo: gestantes, lactantes y niños desde los 6 meses”, puntualiza el Bienestar Familiar.Episodios polémicos

No obstante sus beneficios, la bienestarina ha estado en el ojo del huracán por irregularidades en la tercerización de su distribución. Muestra de ello fue el sonado caso, en 2007, de la utilización de este suplemento para el engorde de animales de granja en Chocó, uno de los departamentos más afectados por el hambre.

El complemento llegó a manos de propietarios de cocheras debido a malos manejos por los que terminó siendo comercializado libremente en la calle, sin ningún control. Paradójicamente, por la misma fecha, los números de menores que morían por desnutrición eran alarmantes en la región, razón por la que el episodio causó la indignación de todo el país.

Fórmulas de la bienestarina

Actualmente existen tres variedades de Alimento de Alto Valor Nutricional: Bienestarina Más, Bienestarina Líquida y Alimento para la mujer Gestante y en periodo de lactancia. Foto: Cortesía ICBF

Por la venta ilegal del producto, la Procuraduría y la Fiscalía abrieron investigaciones para dar con los responsables. Se presumía que estaban involucrados funcionarios de los municipios y líderes comunitarios que actuaban como canales de distribución.

Ese mismo año, también hubo varios cuestionamientos por la adjudicación del contrato de interventoría de la bienestarina. Este fue entregado, junto con la supervisión del suministro de desayunos infantiles y raciones de emergencia en seis departamentos, al Grupo Nule, famoso por ser la cabeza del ‘carrusel’ de la contratación en Bogotá. Como en ese desfalco, también incumplieron, se debió ceder el contrato y los multaron.

Por otro lado, en 2012, se conocieron denuncias de anomalías por las que se entregaba el alimento vencido, poniendo en riesgo la salud de los usuarios que lo consumían. En Arauca, Quindío y Huila fueron incautados varios kilos de bienestarina por este motivo y, además, se conoció el caso en el que un camión transportaba el producto junto con elementos químicos, lo que pudo haber ocasionado una intoxicación masiva de no haber sido decomisado.

El ICBF asegura que todos estos incidentes fueron hechos aislados y sirvieron para perfeccionar la interventoría financiera, contable, técnica y operativa de la producción y distribución del suplemento alimenticio a nivel nacional.

“Actualmente contamos con un plan anticorrupción, tramitando oportunamente las denuncias recibidas por cualquier canal de interacción. Así mismo, cada empaque de AAVN cuenta con la impresión de un número de lote único, el cual permite realizar la trazabilidad del producto y actuar con mayor celeridad en el momento de presentarse un evento adverso al proceso”, subraya la entidad.La bienestarina hoy

Paralelo a estos puntos grises, la bienestarina ha ayudado a sacar adelante a un tercio de los niños en Colombia. Según cifras del ICBF, desde el 2008 a marzo de 2022 se han entregado 374.711 toneladas de Alto Valor Nutricional, beneficiando, en promedio, a cinco millones de usuarios al año. El último censo del Dane expuso que en Colombia hay un poco más de 15 millones de niños, niñas y adolescentes, y al ser un suplemento dirigido especialmente a esta población, se estima que más del 30 por ciento de este grupo la incluyó en su dieta.

Mensualmente, este suplemento se entrega en 1.100 municipios de los 32 departamentos del territorio nacional. Y vale la pena resaltar que su valor nutritivo también es aprovechado por población no beneficiaria del Instituto como adultos mayores, pacientes con enfermedades como VIH o cáncer y en situaciones de emergencias, desastres, desplazamientos, ola invernal, entre otros.

De igual forma, además de mejorar continuamente su valor nutricional, la sostenibilidad también hace parte de las prioridades en la producción de la bienestarina. En los últimos años, el ICBF ha trabajado por fortalecer la inclusión de materias primas locales, las compras públicas a pequeños productores y la elaboración de empaques más amigables con el medio ambiente.

La idea es evolucionar de la mano de las necesidades de los colombianos y la niñez para seguir haciendo parte de la cultura alimentaria del país”, puntualiza la entidad.

*Tomado de: https://www.eltiempo.com/colombia/otras-ciudades/la-bienestarina-en-colombia-ha-alimentado-a-un-tercio-de-los-ninos-669087

Compartir