Inicio Internet 420: manifestación berlinesa exige legalización inmediata del cannabis

420: manifestación berlinesa exige legalización inmediata del cannabis

95
0
Compartir

Puerta de Brandeburgo, lugar de celebración del día 420 en Alemania. Foto/Ben Werner Knight/DW

Deutsche Welle - Wikipedia, la enciclopedia libre

Al menos 500 manifestantes a favor de la legalización del cannabis se concentraron el miércoles frente a la Puerta de Brandeburgo, en Berlín, con motivo del 420, la celebración anual del 20 de abril que llevan a cabo los consumidores de marihuana en todo el mundo. En esta oportunidad, se reunieron para instar al Gobierno alemán a seguir adelante con sus planes de despenalización del cannabis.

La presencia policial -suficiente para llenar varios furgones de policía aparcados alrededor de la manifestación- obligó a los organizadores a bajar el volumen del hip-hop y del rap alemán, pero los agentes no hicieron ningún intento de rastrear las numerosas nubes de humo aromático que surgían desde la multitud.

La reunión estuvo compuesta por activistas, raperos, expolicías, pacientes que dependen de los tratamientos con cannabis y varios pequeños empresarios que aprovecharon la oportunidad para promocionar productos relacionados, desde encendedores «ecológicos» de cáñamo y de cera de abeja, hasta un kit de cultivo.

Manifestación del 420 en Berlín: «¡El cannabis es medicina! Levanten la prohibición para pacientes».

Promesas, pero no acción

Se calcula que cuatro millones de personas consumen marihuana en Alemania, y la coalición del nuevo gobierno, encabezada por el canciller Olaf Scholz, presentó el pasado mes de diciembre un plan bastante claro sobre sus objetivos respecto al cannabis: «Introduciremos la distribución controlada de cannabis para adultos con fines recreativos en tiendas autorizadas», prometió el gobierno, antes de detallar las razones: «Esto asegurará la calidad, evitará la proliferación de sustancias impuras y garantizará la protección de los jóvenes. Evaluaremos las consecuencias sociales de la ley al cabo de cuatro años».

Pero, cinco meses después de ese anuncio, aún no se ha dicho nada al respecto, ni se ha establecido un calendario sobre cuándo se abrirán las tiendas legales, mientras que los activistas a favor del cannabis se están poniendo impacientes ante lo que consideran un retraso innecesario. Después de todo, el partido Los Verdes, que ahora forma parte de la coalición de gobierno, ya presentó dos proyectos de ley sobre el tema en el Bundestag, y ambos fueron rechazados.

«Lo único que tienen que hacer es firmarla», dijo  a DW Martin Montana, vestido con un traje decorado de pies a cabeza con hojas de marihuana de color verde flúor. «Lo importante es proteger a los jóvenes, asegurarse de que no se reparta en los patios de los colegios; todo eso es lógico, igual que con el alcohol».

Montana es un exsoldado que utiliza el cannabis para hacer frente a los síntomas del trastorno de estrés postraumático (TEP). «Lo necesito para controlar mis flashbacks, y durante los últimos 20 años lo he conseguido», dijo. «Sólo quiero hacerlo de forma pacífica y legal», dice.

Martin Montana (izquierda) cree que el gobierno podría despenalizar el cannabis mañana si quisiera.

Andreas Müller, el juez pro legalización

Uno de los más famosos y apasionados defensores de la legalización de la marihuana en Alemania es Andreas Müller, juez de un tribunal de menores de Berlín, que se ha mostrado persistentemente indignado por la cantidad de tiempo policial y judicial que, en su opinión, se pierde en perseguir a los consumidores de cannabis.

«Pensaba que la presentación de un proyecto de ley en el Parlamento iba a ocurrir rápidamente», dijo Müller, de 60 años, a DW. «Hay un proyecto de ley del partido Los Verdes, listo para salir, que ya fue presentado al Bundestag dos veces».

Pero apurar una ley sería contraproducente, según el gobierno. Burkhard Blienert, comisionado federal para las drogas y la adicción, dijo que hay que incluir a varios ministerios en la elaboración de la ley, y citó como ejemplos los de Agricultura, Economía, Finanzas, Justicia y Asuntos Exteriores. «Cada una de estas carteras debe hacer una contribución, y todas estas contribuciones tienen que estar minuciosamente coordinadas entre sí», dijo Blienert a DW en un comunicado. «También los gobiernos estatales, las autoridades locales, las escuelas, las organizaciones de ayuda a la adicción y la policía tienen que prepararse».

Empresarios amigables con el cannabis salieron a las calles de Berlín el miércoles 20.04.2022.

Los engranajes del gobierno

El juez Müller no tiene tiempo para esos argumentos. «¡La policía no tiene que prepararse en absoluto! Se les quitará presión al día siguiente, ¡con una sola ley!», dice. «Conozco a muchos policías, pasé 20 años como profesor de la fuerza policial, y estarían muy contentos si no tuvieran que perseguir a la gente que consume marihuana».

Dos organizaciones a favor de la legalización, la Asociación Alemana del Cáñamo (DHV) y la Red por la Legalización, han creado un sitio estadístico en línea -basado en cifras criminales y en un estudio de la DHV sobre los posibles ingresos fiscales del cannabis legalizado- que cuenta el número estimado de procesos penales «relacionados con el consumo», y los impuestos perdidos estimados con cada segundo que el gobierno no introduce la venta legal de cannabis. El 20 de abril, a los 132 días del nuevo Gobierno alemán, el marcador se situaba en más de 68.000 procesamientos y más de 1.700 millones de euros (unos 1.800 millones de dólares).

Un estudio publicado el año pasado por la Universidad Heinrich Heine de Düsseldorf calculó que los delitos relacionados con el cannabis supondrían 1.630 millones de euros en costes policiales en 2020, además de 444,7 millones de euros en costes judiciales. Teniendo en cuenta tanto el ahorro como los ingresos fiscales, el estudio concluyó que la legalización del cannabis podría aportar al Estado 4.700 millones de euros al año.

Otro destacado orador en la manifestación del miércoles fue Hubert Wimber, expresidente de la Policía de la ciudad de Münster, y actual presidente de la rama alemana de Aplicación de la Ley contra la Prohibición (LEAP), una organización de policías y abogados.

Hubert Wimber, exdirector de la Policía de Münster.

Wimber afirma que la despenalización es sólo un paso inicial. «Se trata de crear un mercado regulado con el objetivo de hacer retroceder y, en última instancia, destruir el mercado negro», dijo a DW. «Eso es lo que todos queremos como consumidores: un mercado transparente con criterios razonables para los principios activos, y normas concretas de protección de los jóvenes. Sé por mi experiencia que los mercados criminales no protegen en absoluto a los jóvenes».

Mientras que la despenalización tendría un efecto instantáneo, y podría hacerse rápidamente, el proceso de legalización podría llevar varios años, ya que implicaría el establecimiento del cultivo, el procesamiento y la venta al por menor del cannabis en tiendas autorizadas.

El cannabis medicinal es legal en Alemania desde 2017, y, en la práctica, muchos juicios relacionados con esta planta son retirados por los fiscales estatales porque las cantidades involucradas son muy bajas. «Pero, al mismo tiempo, hay 57.000 condenas en los tribunales alemanes de consumidores de drogas ilegales», dijo Wimber. «Eso es un escándalo: los consumidores no hacen daño a nadie, no infringen los derechos de ninguna otra persona. Es completamente absurdo».

*Tomado de: https://www.dw.com/es/420-manifestaci%C3%B3n-berlinesa-exige-legalizaci%C3%B3n-inmediata-del-cannabis/a-61550766

Compartir