Inicio Internet La preocupante llegada de la hormiga aguja asiática invasora (Brachyponera chinensis) a...

La preocupante llegada de la hormiga aguja asiática invasora (Brachyponera chinensis) a Europa

156
0
Compartir

Foto/mundoagropecuario.com

Mundo Agropecuario - Mundo Agropecuario

Las especies exóticas invasoras se consideran una de las principales causas de la actual crisis de biodiversidad. En los últimos años, los humanos han introducido 200 especies de hormigas desde fuera de su área natural de distribución y algunas de ellas se han vuelto invasoras. 

by Universidad Pompeu Fabra – Barcelona

Tal es el caso de la hormiga aguja asiática, Brachyponera chinensis, que ha visto muy ampliada su área de distribución en los últimos 80 años.

Su distribución natural incluye las regiones costeras de China continental, Taiwán, la península de Corea y Japón, mientras que en la década de 1930 se introdujo en los Estados Unidos, donde se estableció y ahora está presente en 17 estados. En América del Norte, B. chinensis invade los hábitats de los bosques nativos y ha tenido un fuerte efecto negativo en la mayoría de las especies de hormigas nativas. Además, por su picadura y las propiedades del veneno que inyecta, B. chinensis ha sido identificada como una amenaza emergente para la salud pública en EE. UU., ya que puede causar reacciones alérgicas graves.

Ahora, un equipo de investigación liderado por el Instituto de Biología Evolutiva (IBE), centro mixto del CSIC y la Universidad Pompeu Fabra (UPF) en Barcelona, ​​España, presenta el primer registro confirmado de Brachyponera chinensis en Europa. Uno de los autores del estudio y entomólogo aficionado, Vincenzo Gentile, recogió un macho no identificado del género Brachyponera que fue atraído por la luz de una farola el 3 de julio de 2020 en Torre Annunziata (Nápoles, Italia), en una zona residencial de unos 1 km del puerto de la ciudad. La morfología del ejemplar y el posterior análisis genético confirmaron que se trataba del primer ejemplar de Brachyponera chinensis identificado en territorio europeo.

Las investigaciones morfológicas iniciales revelaron que la hormiga invasora no pertenecía a ninguna de las familias invasoras más comunes (subfamilias Formicinae, Dolichoderinae y Myrmicinae), sino que pertenecía a Ponerinae, subfamilia que consiste predominantemente en hormigas depredadoras. Sin embargo, el espécimen identificado, particularmente del género Brachyponera, era diferente de cualquier ponerina euromediterránea nativa.

El análisis genético posterior realizado por el investigador predoctoral del INPhINIT «la Caixa» Mattia Menchetti en el Laboratorio de Diversidad y Evolución de las Mariposas del IBE, dirigido por el investigador principal Roger Vila, confirmó que se trataba de un macho de la especie Brachyponera chinensis. El estudio sugiere que puede haberse originado en los EE. UU., o que la especie invasora se ha introducido en los dos continentes desde el mismo lugar de origen.

“El código de barras genético, también conocido como código de barras de ADN, es una herramienta muy útil. Consiste en utilizar una secuencia corta de ADN como un código de barras exclusivo de cada especie. De esta forma, podemos identificar cualquier muestra, lo cual es útil tanto en ciencia básica como en el control de especies invasoras, plagas, comercio ilegal, en análisis forense, etc.” explica Menchetti.

Como muchos otros invertebrados del suelo, las hormigas a menudo se introducen accidentalmente en nuevos entornos debido a la globalización y, en particular, al comercio de plantas. Su frecuente introducción en jardines privados dificulta la detección de estas especies en estadios tempranos, antes de que se propaguen por una amplia región, como es el caso de B. chinensis en Torre Annunziata. Aunque las hormigas de la ciudad de Nápoles habían sido estudiadas entre 2016 y 2021, no se habían encontrado otros individuos de esta especie.

El hecho de que hayan recogido un macho volador, en proceso de enjambre, indica que al menos un nido ya se encuentra en un estado avanzado tras su introducción. «El nido de origen puede estar en áreas privadas de difícil acceso y la colonia, o colonias, pueden tener tiempo para propagarse sin ser detectadas», agrega Menchetti. “Sin embargo, tampoco se puede descartar que se haya introducido una colonia sin reinas y que los machos hayan sido producidos por hormigas obreras, lo cual es excepcional pero posible para B. chinensis”.

La cuenca mediterránea es el hogar de un número creciente de especies exóticas, pero la mayoría se ha limitado a interiores de edificios e invernaderos o entornos urbanos. Sin embargo, la expansión de B. chinensis en los hábitats forestales de América del Norte sugiere que esta especie podría invadir los hábitats naturales europeos, los bosques en particular, lo que podría tener efectos negativos sobre las comunidades de hormigas nativas y la salud de los ecosistemas.

“Se trata de una especie invasora que está causando importantes problemas ecológicos y sanitarios en Estados Unidos y podría tener efectos en Europa comparables a los del avispón asiático o la hormiga argentina. La experiencia nos dice que, superada la fase exponencial de expansión de una invasora especie ha sido alcanzada, no tenemos los medios para erradicarla y como mucho podemos controlarla invirtiendo ingentes cantidades de recursos públicos, por lo que es necesario aprovechar la ventana de oportunidad que representa la llamada latencia Fase: el tiempo durante el cual la especie invasora se establece en el nuevo lugar y todavía está muy localizada.Debemos repensar la estrategia de control de especies invasoras .y redirigir los recursos hacia el biomonitoreo, que permitirá la detección temprana y el despliegue de un equipo de respuesta rápida tan pronto como suene la alarma de una nueva introducción”, aconseja Vila.

Además, el establecimiento de B. chinensis en áreas urbanas podría representar un problema de salud pública, a la luz de la reacción documentada provocada por el veneno inyectado por esta hormiga. «Hacemos un llamado a la acción en esta etapa temprana de la nueva invasión biológica y proponemos un estudio detallado de una gran área alrededor de Torre Annunziata», agrega Menchetti.

La investigación fue publicada en Zootaxa .

*Tomado de: https://mundoagropecuario.com/la-preocupante-llegada-de-la-hormiga-aguja-asiatica-invasora-brachyponera-chinensis-a-europa/

Compartir