Inicio Arroz El arroz es lo único que está evitando una crisis alimentaria

El arroz es lo único que está evitando una crisis alimentaria

189
0
Compartir

Un campo de arroz en Japón Bloomberg Opinión (Toru Hanai/Bloomberg)

Bloomberg Linea

Las crisis suelen durar años. Pero suele haber un acontecimiento que se destaca como el punto álgido en el que realmente comienza el pánico. En el caso de la crisis financiera mundial, fue la quiebra de Lehman Brothers. En el caso de la crisis alimentaria de 2007-08, el detonante fue la imposición por parte de Vietnam de una prohibición de las exportaciones de arroz. Los importadores entraron en pánico y, en cuestión de días, los precios del arroz se duplicaron. Pronto se produjeron disturbios alimentarios desde Dakar hasta Bangladesh.

El mundo se enfrenta de nuevo a una coyuntura crítica en los precios de los alimentos. La invasión de Ucrania por parte de Rusia ha puesto en jaque a uno de los graneros más importantes del mundo, elevando el costo del trigo a un máximo histórico. Los precios del aceite vegetal y del maíz también están subiendo. Los países importadores de alimentos están comprensiblemente preocupados. Afortunadamente, esta vez hay suficiente arroz para que los precios se mantengan bajos.PUBLICIDAD

Los precios de referencia del arroz en Asia saltaron en 2007 y 2008 luego de que varios países prohibieran las exportaciones, catalizando compras por pánico en los mercados globales
Los precios de referencia del arroz en Asia saltaron en 2007 y 2008 luego de que varios países prohibieran las exportaciones, catalizando compras por pánico en los mercados globales

El arroz es importante porque es el alimento básico de la mitad de la población mundial, incluidas unos mil millones de personas desnutridas que viven en Asia y África Occidental. Los peores disturbios alimentarios durante la crisis de 2007-08 no se debieron al precio del pan, sino al costo de un cuenco de arroz. Ahora mismo, el arroz es lo único que se interpone entre nosotros y una crisis alimentaria en toda regla.

El mundo no puede evitar un enorme brote de inflación alimentaria, que será extremadamente doloroso para las naciones importadoras de alimentos como Egipto, Turquía e Indonesia. El hambre aumentará. Incluso los países desarrollados sufrirán fuertes subidas de precios en los supermercados. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés), los precios de los alimentos ya han alcanzado un máximo nominal histórico. Incluso en términos reales, ajustados a la inflación, el índice alimentario de la FAO está apenas un poco por debajo del máximo histórico establecido en 1974. En el último año, los precios del trigo en Europa han subido casi un 65% en dólares, el maíz ha subido casi un 38% y el aceite de palma ha subido casi un 55%. Sin embargo, los precios del arroz de referencia han bajado casi un 20% durante el mismo periodo.

El arroz es el único alimento principal que vio una caída de su precio durante el último año
El arroz es el único alimento principal que vio una caída de su precio durante el último año

La constante reducción de las reservas mundiales de arroz puso al mundo en una situación precaria hace más de una década. A partir de 2000-01, el mundo consumió más arroz del que producía, y el mal tiempo perjudicó el rendimiento de las cosechas. En 2006-07, las reservas habían caído al nivel más bajo de los últimos 20 años. Sin un colchón, era cuestión de cuándo los precios se dispararían, no solo una posibilidad.PUBLICIDAD

El mundo se encuentra hoy en una situación mejor porque los gobiernos asiáticos aprendieron la lección de la anterior subida de precios y han dedicado la última década y media a apoyar el cultivo nacional de arroz. La producción mundial ha superado a la demanda todos y cada uno de los años desde 2007, lo que ha provocado un enorme aumento de las reservas mundiales del cereal. Según el Departamento de Agricultura de EE.UU., los inventarios mundiales de arroz aumentarán en la temporada de cosecha 2021-22 hasta alcanzar la cifra récord de 190,5 millones de toneladas métricas, lo que supone un aumento de más del 150% respecto a los 75,4 millones de toneladas que había antes de la crisis anterior.

Los inventarios de arroz cayeron drásticamente previo a la crisis alimentaria de 2007-2008, pero se han incrementado de manera significativa desde entonces
Los inventarios de arroz cayeron drásticamente previo a la crisis alimentaria de 2007-2008, pero se han incrementado de manera significativa desde entonces

El arroz es un producto poco comercializado, por lo que los pequeños cambios en las exportaciones e importaciones tienen un gran impacto en los precios. Mientras que la producción mundial de arroz en la última temporada de cultivo fue de 509,6 millones de toneladas, el comercio mundial sólo representó el 9,9% de esa cantidad, es decir, unos 50,6 millones de toneladas. En cambio, el año pasado se comercializó más del 25% de la producción mundial de trigo.

Cuando Vietnam, que suele ser el segundo exportador mundial de arroz, impuso su prohibición de exportación en 2008, otros países, como India, China y Camboya, le siguieron rápidamente, cerrando de hecho todo el mercado. El pánico siguió: En cuatro meses, Filipinas compró tanto arroz como el que suele importar en todo un año. Las importaciones de arroz saudí se dispararon un 90% mientras el reino acumulaba reservas. El resultado fue la subida de precios más dramática que el mercado del arroz haya visto nunca, con precios que subieron a unos US$1.100 por tonelada desde unos US$480 en sólo ocho semanas.

Actualmente, el arroz se vende a unos US$405 por tonelada, frente a los US$410 que costaba antes de que Rusia invadiera Ucrania hace casi un mes. Si el mundo quiere evitar una emergencia alimentaria en toda regla, los precios del arroz deben permanecer donde están.

Las abundantes reservas mundiales deberían ayudar, pero hay tres factores que pueden hacer subir los precios. El primero está fuera del control de nadie: el mal tiempo, especialmente un monzón asiático deficiente. Por ahora, las previsiones iniciales sugieren que la temporada de lluvias de 2022 en la India podría ser normal.

Los responsables de formular políticas pueden influir en los otros dos componentes, y es muy importante que lo hagan. Es necesario que apoyen a los agricultores asiáticos, que se enfrentan a precios récord de los fertilizantes y el combustible. Eso significa subvenciones, a las que los bancos multilaterales de desarrollo pueden y deben ayudar. Y, lo que es más importante, tienen que mantener el mercado abierto. Si los principales exportadores de arroz, sobre todo India y Vietnam, restringieran las exportaciones de arroz este año, se podría desatar el pánico. Nueva Delhi y Hanoi deberían evitar la tentación. Hay mucho en juego.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

*Tomado de: https://www.bloomberglinea.com/2022/03/24/el-arroz-es-lo-unico-que-esta-evitando-una-crisis-alimentaria/

Compartir