Inicio Internet Desiertos verdes: cómo salvar al planeta de la desertificación

Desiertos verdes: cómo salvar al planeta de la desertificación

121
0
Compartir

Algunos desiertos crecen a un ritmo acelerado, y cada vez más suelos se enarenan y se vuelven infértiles. Cuatro buenas ideas para devolver la vida a los paisajes arenosos y reverdecer el desierto.

Foto/AFP

Deutsche Welle - Wikipedia, la enciclopedia libre

El desierto de Gobi, una vasta zona árida de Mongolia y la República Popular China, es el desierto que más rápido crece en la Tierra. Cada año devora unos 6.000 kilómetros cuadrados de praderas, se traga cada vez más pueblos y convierte franjas enteras de tierra en un páramo inhabitable. Decenas de miles de personas ya han tenido que huir; solo unos pocos miles de personas pueden seguir viviendo en la región.

Los ciclos climáticos desempeñan un papel en la desertificación, pero una de las principales causas de la expansión del desierto de Gobi es también el hombre.

El enorme consumo de agua por parte de la agricultura, las sequías más extremas debidas al cambio climático, la deforestación y el sobrepastoreo con el ganado están provocando un aumento de la degradación de los suelos en todo el mundo.

De este modo, regiones antes fértiles se están convirtiendo en hostiles paisajes arenosos que amenazan el sustento de unos mil millones de personas en todo el mundo. A mediados de este siglo, una cuarta parte de los suelos de la Tierra ya estarán afectados por la desertificación.

La buena noticia es que este proceso puede invertirse.

Círculos verdes en el desierto saudí

Si se observa el desierto de Arabia Saudí desde el espacio, se descubrirán cientos de círculos verdes. Cada uno de ellos es un campo de aproximadamente un kilómetro de diámetro y un símbolo del crecimiento de la agricultura en el estado desértico desde 1970.

Cereales, alfalfa y otras plantas crecen en oasis artificiales cerca de Tubajal, en Arabia Saudí.

Mientras que entonces solo se podían cultivar unos cientos de miles de hectáreas, hoy se cultivan cereales, dátiles, pepinos, melones y otras plantas en millones de hectáreas, en pleno desierto. Sin embargo, esto solo es posible con una enorme cantidad de agua. Como en Arabia Saudí no hay ríos ni lagos, el llamado agua fósil se bombea hasta la superficie de la tierra desde una profundidad de un kilómetro. El agua fósil es el agua almacenada en las capas profundas de la tierra que se filtró y quedó atrapada hace miles de años. Parte de ella procede del agua de deshielo prehistórica y de periodos húmedos anteriores y ha permanecido en la tierra durante millones de años.

Utilizar la lluvia torrencial para el desierto

Más sostenible es el proyecto de Al Baydha, cerca de La Meca. Allí, los expertos en agricultura de las regiones áridas han desarrollado un sistema con el que los suelos devastados vuelven a la vida con la ayuda de las lluvias torrenciales. Cuando llueve en Arabia Saudí, puede haber enormes cantidades de agua en poco tiempo, como ocurrió el pasado mes de abril, cuando ciudades enteras se inundaron brevemente. Pero el suelo no puede almacenar muy bien esas cantidades.

«Pensamos que si podíamos introducir esa agua en el suelo, podría ser una fuente sostenible de agua, aunque no lloviera durante 20 meses», dice Neil Spackman, experto en agricultura regenerativa y antiguo director del Proyecto Al Baydha.

Junto con los aldeanos, los expertos en agricultura regenerativa construyeron presas y terrazas a lo largo de las paredes rocosas que bordean el valle en el oeste de Arabia Saudí, junto con zanjas kilométricas. El efecto: cuando ahora llueve, el agua se dirige hacia donde se necesita. Allí puede filtrarse lentamente en el suelo. Un método que funciona en todo el mundo y que los incas de Sudamérica utilizaban hace siglos.

Los incas ya utilizaban terrazas para la agricultura.

En el caso del proyecto de Arabia Saudí, el riego artificial fue necesario al principio para volver a poner en marcha el ciclo ecológico. El truco está en que se ha introducido en el suelo mucha más agua de la que se ha extraído. Los árboles, arbustos y hierbas autóctonas volvieron a crecer donde antes solo había arena y piedras. Y hasta sobrevivieron una sequía de 30 meses sin riego.

Las energías renovables hacen llover

Con más de nueve millones de kilómetros cuadrados, el Sahara es el mayor desierto del planeta y sigue creciendo, en algunas zonas casi 50 kilómetros al año. Las regiones áridas circundantes son las más amenazadas por la desertificación en el mundo, principalmente debido a la destrucción humana del suelo. La pobreza, la escasez de agua y los conflictos por la tierra se ven agravados por ello.

Los paneles solares y los parques eólicos podrían impedirlo, haciendo llover. La superficie negra de los paneles solares calienta el aire, que se eleva a la atmósfera como resultado. La rotación de miles de turbinas eólicas también empuja el aire hacia arriba. «Cuando estas masas de aire alcanzan mayores alturas, se enfrían […] y la humedad se condensa, se convierte en lluvia y cae», dice Safa Mote, física de la Universidad de Maryland y coautora de un estudio sobre el tema.

Gigantescas plantas solares y parques eólicos en el Sahara harían llover más en la región del Sahel.

Los cálculos muestran que si una quinta parte de todo el Sahara se destinara a parques solares y eólicos, habría una media de cinco centímetros más de lluvia al año al sur del Sahara. No parece gran cosa, pero aumentaría la cubierta vegetal de la región en un 20 por ciento e impulsaría enormemente la agricultura: una situación en la que todos salen ganando, tanto la población como el medio ambiente.

Invertir la desertificación

En China se está probando otro enfoque para hacer que el desierto vuelva a ser fértil. Y con éxito: hace solo unas décadas, hasta finales del siglo pasado, las zonas desérticas de China crecían 10.000 kilómetros cuadrados al año, según la Administración de Bosques y Pastos de China. Hoy en día, se están reduciendo en más de 2.000 kilómetros cuadrados al año.

En 1988, se plantaron árboles en el desierto de Kubuqi, al noroeste de Pekín, para proteger las rutas de transporte de una mina de sal. En las últimas décadas, se ha convertido en uno de los programas de reforestación más exitosos del mundo.

Reforestación en el desierto chino de Kubuqi.

El desarrollo de nuevos métodos de plantación desempeñó un papel decisivo. Para plantar las dunas se utilizan boquillas de agua especiales. Se utilizan para perforar un agujero en la arena y, al mismo tiempo, regar los recortes. «Esto ha reducido el tiempo de plantación de diez minutos a diez segundos, lo cual es un método muy eficiente e importante», dice Orr, de la Convención de las Naciones Unidas para combatir la desertificación, UNCCD.

El reverdecimiento del desierto de Kubuqi ha tenido incluso un impacto en Pekín, a 800 kilómetros de distancia, donde la contaminación del aire por las tormentas de arena ha disminuido considerablemente desde entonces.

*Tomado de: https://www.dw.com/es/desiertos-verdes-c%C3%B3mo-salvar-al-planeta-de-la-desertificaci%C3%B3n/a-60715600

Compartir