Inicio Internet El precio de la baguete desata polémica en Francia

El precio de la baguete desata polémica en Francia

209
0
Compartir

Desde 1998, no todo el mundo puede llamarse panadero en Francia: hay que hacer el pan uno mismo, no solo hornearlo, y venderlo en el mismo lugar, según la ley. ©Sandy Palenzuela

Deutsche Welle - Wikipedia, la enciclopedia libre

En Francia, una cadena de supermercados ha bajado el precio de las baguetes a 29 céntimos. El objetivo es atraer nuevos clientes, pero también está causando resentimiento, no solo entre los panaderos.

Priscilla Hayertz ha soñado con ser panadera desde que era niña. Desde hace más de diez años, este sueño se ha hecho realidad para la mujer de 37 años. Vende sus baguetes, croissants y pasteles tradicionales en el barrio de Montmartre, al norte de París, en sus dos panaderías, separadas por unos 500 metros.

Pero desde que la cooperativa de supermercados E.Leclerc anunció que vendería baguetes a 29 céntimos en sus más de 700 tiendas en Francia, una nube oscura se cierne sobre el sueño de Hayertz. La acción de la mayor cadena de supermercados de Francia pretende atraer a los clientes que tienen dificultades para llegar a fin de mes ante la subida de los precios. Y no solo molesta a panaderos independientes como Hayertz.

Priscilla Hayertz lleva más de una década vendiendo sus baguetes en el barrio de Montmartre, al norte de París.

Priscilla Hayertz lleva más de una década vendiendo sus baguetes en el barrio de Montmartre, al norte de París.

Leclerc dice que han reducido su propio margen de beneficios. «Para reforzar tu poder adquisitivo en el momento que más lo necesitas, congelamos el precio de nuestra baguete durante seis meses», escribe la empresa en un anuncio que apareció en los diarios y en su cuenta de Instagram.

Leclerc declinó una solicitud de entrevista de DW y se limitó a enviar un comunicado: «El precio de 29 céntimos no tiene ningún impacto en las tarifas que pagamos a nuestros proveedores de harina o productos de grano», escribió la empresa.

«Una parte integral de la vida parisina»

Pero para Hayertz, la acción significa una bofetada en la cara. «Es una competencia desleal y sugiere que nuestra profesión no vale nada», dice la panadera a DW, mientras amasa la masa para sus baguetes en la cocina de su tienda Au Levain d’Antan, donde las vende a 1,20 euros cada una. Al fin y al cabo, constituyen una quinta parte de su facturación.

«¿Cómo vamos a financiar una baguete a 29 céntimos? Ya hemos tenido que reducir nuestro margen de beneficios porque los precios de la harina están subiendo. Además, tenemos que pagar todos los gastos auxiliares y los salarios de nuestros empleados», explica.

Los dos últimos años no han sido fáciles. Desde el comienzo de la pandemia de COVID-19, su volumen de negocio ha caído en picado, en algunos casos, a la mitad. Los turistas se mantuvieron alejados y muchos residentes del distrito se trasladaron temporalmente a sus casas de campo durante los confinamientos.

Sin embargo, este tiempo también ha dejado claro por qué es importante que las panaderías independientes como la suya no sean aplastadas por las grandes cadenas de supermercados, afirma.

«Durante el cierre, muchos de nuestros clientes también se acercaron porque necesitaban el contacto humano. Por ejemplo, si no habíamos visto a clientes habituales mayores durante mucho tiempo, hicimos revisar si estaban bien», cuenta: «Las panaderías como la nuestra son una parte integral de la vida parisina y crean un vínculo entre los residentes».

Panadería Au Levain d’Antan.

Panadería Au Levain d’Antan.

En Francia, se valora mucho a las panaderías

Lo mismo ocurre, sobre todo, en los pueblos pequeños, añade Dominique Anract, presidente de la asociación nacional de panaderos y pasteleros de Francia, CNBPF. «Francia tiene la suerte de contar con 33.000 pequeñas panaderías en el país; tenemos que mantener eso. Mucha gente no dice ‘voy al panadero’. Hablan de ‘su panadero'», dice a DW.

Desde 1998, no todo el mundo puede llamarse panadero en Francia: para hacerlo, hay que hacer el pan uno mismo, no solo hornearlo, y venderlo en el mismo lugar, según la ley. «Pero la acción de Leclerc nos hace parecer unos sinvergüenzas, como si quisiéramos estafar a los clientes con nuestros precios», se queja Anract.

Por eso, quiere tomar medidas. Los 96 delegados locales de la asociación han escrito a su diputado local, dice. «Y nuestros abogados están comprobando si la acción de los precios es legal; al fin y al cabo, es ilegal vender por debajo de los costes de producción», dice, y añade que no solo los panaderos están furiosos.

«Otras asociaciones como las de los carniceros o pescaderos también se han puesto en contacto conmigo y me han dicho que estarán con nosotros cuando planifiquemos manifestaciones u otras cosas», asegura.

Michel Ruimy, profesor de economía.

Michel Ruimy, profesor de economía.

Por otro lado, los consumidores también están experimentando una subida de precios en este momento, afirma Michel Ruimy, profesor de economía de la Universidad de París Science Po. «La inflación a finales de 2021 fue del 2,8 por ciento, frente al 0,5 por ciento de un año antes; en el caso de los alimentos llegó a ser del 30 por ciento», explica a DW.

Por ello, Ruimy cree que la acción de precios de Leclerc podría funcionar; al fin y al cabo, según las encuestas, el poder adquisitivo es la principal preocupación de los franceses en estos momentos. Sin embargo, los clientes probablemente solo comprarían las baguetes baratas bajo una condición: «Estamos en el país de la gastronomía y los paladares finos», dice el economista. «Si la baguete no sabe tan bien como las demás, casi nadie la querrá, no importa cuán barata sea».

*Tomado de: https://www.dw.com/es/el-precio-de-la-baguete-desata-pol%C3%A9mica-en-francia/a-60593432

Compartir