Inicio Internacional China cambia política de transgénicos para cultivar más maíz y soja

China cambia política de transgénicos para cultivar más maíz y soja

131
0
Compartir

Foto/SciDev.Net

Mundo Agropecuario

Se espera que el estatus de China como el mayor importador mundial de soja y maíz para alimentación animal cambie una vez que apruebe nuevas regulaciones para permitir la siembra de semillas genéticamente modificadas (GM) que impulsarán la producción nacional de estos cultivos. 


por SciDev.Net


Esto puede liberar millones de toneladas métricas de estos cultivos para que otros países los importen como alimento para sus industrias animales, lo que afectaría los suministros y los precios del mercado mundial.

En 2021, China importó 100 millones de toneladas métricas de soja y 27 millones de toneladas métricas de maíz, principalmente para alimentación animal , para criar cerdos, pollos y peces. La producción nacional de piensos de China, que utiliza variedades convencionales no modificadas genéticamente, no puede satisfacer la demanda de más carne de una creciente clase media. Actualmente, China importa maíz y soja transgénicos, pero no permite la siembra de alimentos y forrajes transgénicos.

Es probable que la adopción de maíz y soya GM aumente los rendimientos promedio, posiblemente hasta en un 50 por ciento, reduciendo efectivamente la demanda de China de grandes volúmenes de estos dos alimentos.

Cualquier reducción en las importaciones de maíz o soja por parte de China significa que millones de toneladas métricas más estarán disponibles para otros países importadores como los del sudeste asiático y muchos otros países en desarrollo. Esto puede tener efectos en cascada sobre los precios de los cereales.

Por otro lado, también puede llevar a los agricultores de los países exportadores a reducir la producción para evitar una caída importante de los precios. Con patrones climáticos inciertos, el mundo podría enfrentar una mayor vulnerabilidad debido a la reducción de las existencias de maíz y soja para el comercio.

El creciente apetito de China

La demanda de cereales forrajeros de China refleja su creciente apetito por la proteína animal y los cambios en las dietas, provocados por niveles de vida más altos y mayores ingresos familiares. El país ha establecido recientemente objetivos para producir el 95 % de la proteína en el país para 2025, lo que incluye planes para un 85 % de autosuficiencia en carne de res y cordero, y un 70 % de autosuficiencia en productos lácteos.

Aunque China es el productor de maíz más grande del mundo por área, la producción total de granos no cubre sus necesidades. Según los informes, China cultivó maíz en alrededor de 43 millones de hectáreas en la última temporada de cultivo, produciendo aproximadamente 270 millones de toneladas métricas. Sin embargo, tuvo que importar alrededor de 27 millones de toneladas métricas de maíz durante 2021.

Las importaciones de maíz de China son alrededor de 1,5 veces más que el segundo mayor importador, México, y 2,3, 6,6 y 67,1 veces más que las importaciones de Vietnam, Malasia y Tailandia, respectivamente. La mayoría de las importaciones de maíz de China provienen de EE. UU., Argentina, Brasil y Ucrania.

China es también el mayor importador mundial de soja, importando más de seis veces el tonelaje importado por el segundo mayor importador, la UE, y unas 28 veces la cantidad importada por el mayor importador de la ASEAN, Tailandia. Los principales países exportadores de soja son Argentina, Brasil, Paraguay y Estados Unidos.

Una de las razones por las que estos países tienen excedentes para exportar es su rendimiento relativamente alto por hectárea. En los EE. UU., el rendimiento promedio de maíz en la granja es de 11 a 12 toneladas métricas por hectárea en comparación con el rendimiento promedio de maíz de China de 6,2 toneladas métricas por hectárea. Asimismo, el rendimiento promedio de la soja en los EE. UU. es de aproximadamente 3,5 toneladas métricas por hectárea, mientras que en China es de 1,6 toneladas métricas por hectárea. Los agricultores estadounidenses confían más en la agrotecnología y la biotecnología para la producción de estos cultivos.

Papel de la biotecnología

Los datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación muestran que los rendimientos de maíz y soja en China son aproximadamente la mitad de los de muchos países exportadores de las Américas. Para cerrar esta brecha, los científicos chinos han abogado por el uso de nuevas tecnologías, incluida la biotecnología, para producir semillas mejoradas, como las semillas transgénicas.

Para apoyar tales esfuerzos, el Ministerio de Agricultura y Asuntos Rurales de China ha estado formulando un marco regulatorio de bioseguridad. A fines de 2021, los cambios propuestos a las regulaciones de GM se hicieron públicos junto con una convocatoria de comentarios públicos. La medida se produjo en medio de declaraciones hechas por el presidente Xi Jinping en una reunión reciente del Consejo de Estado (gabinete de China) y la Conferencia Central de Trabajo Rural, donde enfatizó lograr la seguridad alimentaria y la autosuficiencia a través del aumento de los rendimientos de granos y la producción agrícola.

Ha habido especulaciones de que los retrasos en el desarrollo y aprobación de las regulaciones de semillas GM pueden estar relacionados con el deseo de China de desarrollar su propia industria de semillas de alta tecnología a través de un enfoque de «construir o comprar». Esto se ejemplifica con la aparición de empresas como Beijing Dabeinong Technology Group Co. y Shandong Denghai Seed y la compra por parte de ChemChina de Syngenta, una de las empresas de semillas más grandes del mundo.

En anticipación, varias empresas locales de semillas ya se encuentran en etapas avanzadas de producción de semillas GM. Según se informa, una empresa ha estimado que China podría plantar 33 millones de hectáreas con maíz transgénico.

Se anticipa que las nuevas regulaciones de semillas GM se aprobarán a tiempo para que las empresas locales de semillas aumenten sus actividades de aprobación regulatoria, mejoramiento y producción de semillas para la temporada de crecimiento de 2023.

Futuro adelante

La seguridad de la carne animal es clave para la seguridad alimentaria general en China. El plan de política rural de 2021 publicado por el Consejo de Estado hizo más hincapié que antes en la seguridad alimentaria y pidió a todas las provincias que mejoren los rendimientos de cereales durante el período 2021-2025. También instó a la «aplicación industrial del mejoramiento biológico», que incluye cultivos transgénicos, entre otros.

La seguridad alimentaria es un imperativo político clave para el gobierno de China y el presidente Xi la ha relacionado públicamente con la seguridad nacional. La clave para la seguridad alimentaria son las semillas, que el ministro de agricultura y asuntos rurales denominó «los ‘chips de computadora’ de la agricultura».

En el futuro, el marco regulatorio de bioseguridad revisado puede ser solo un precursor de aplicaciones más avanzadas de la biotecnología para producir semillas de mayor rendimiento, menos intensivas en recursos y climáticamente inteligentes. ¿La agricultura tecnológicamente más avanzada hará de China un exportador potencial de maíz y soja y empujará los precios a la baja como lo hizo con muchos productos manufacturados? En última instancia, los consumidores de los países en desarrollo con un poder adquisitivo débil son los principales ganadores si los precios de la carne se vuelven más estables y asequibles en sus mercados nacionales.

*Tomado de: https://mundoagropecuario.com/china-cambia-politica-de-transgenicos-para-cultivar-mas-maiz-y-soja/

Compartir