Inicio Internet Café que huele y sabe a café… pero de laboratorio

Café que huele y sabe a café… pero de laboratorio

278
0
Compartir

Agricultura celular permnite generar café a partir de placas de laboratorio. (VTT/Europa Press/DPA)

La Voz

Científicos filandeses produjeron células de café en un biorreactor mediante agricultura celular. Creen que la innovación puede ayudar a que la producción de café sea más sostenible.

Científicos filandeses han producido con éxito células de café en un biorreactor mediante agricultura celular. Creen que la innovación puede ayudar a que la producción de café sea más sostenible.

Los primeros lotes huelen y saben a café convencional, según asegura VTT Technical Research Centre of Finland, donde se ha desarollado la investigación.

Con una demanda creciente y numerosos desafíos de sostenibilidad relacionados con la agricultura cafetera tradicional, existe una necesidad urgente de formas alternativas de producir café. Debido a la alta demanda de café, se requiere más superficie para producir suficientes granos de café, lo que conduce a la deforestación, particularmente en áreas sensibles de la selva tropical.

VTT está desarrollando la producción de café a través de células vegetales en su laboratorio en Finlandia. En el proceso, los cultivos celulares que flotan en biorreactores llenos de medio nutritivo se utilizan para producir diversos productos de origen animal y vegetal.

“En VTT, este proyecto ha sido parte de nuestro esfuerzo general para desarrollar la producción biotecnológica de productos básicos cotidianos y familiares que son producidos convencionalmente por la agricultura. Para ello, utilizamos muchos huéspedes diferentes, como microbios, pero también células vegetales”, dice en un comunicado el líder del equipo de investigación, el doctor Heiko Rischer.

El trabajo se inició iniciando cultivos de células de café, estableciendo respectivas líneas celulares en el laboratorio y transfiriéndolas a biorreactores para comenzar a producir biomasa. Después de los análisis de la biomasa, se desarrolló un proceso de tostado y el nuevo café fue finalmente evaluado por el panel sensorial capacitado de VTT.

Todo el procedimiento requirió el aporte de varias disciplinas y expertos en los campos de la biotecnología vegetal, la química y la ciencia de los alimentos.

“En términos de olfato y sabor, nuestro panel sensorial capacitado y el examen analítico encontraron que el perfil de la infusión tenía similitudes con el café común. Sin embargo, la preparación del café es un arte e implica una optimización iterativa bajo la supervisión de especialistas con equipos dedicados. Nuestro trabajo marca la base de dicho trabajo “, dice Rischer.

Actualmente, todo el material de café producido en condiciones de laboratorio representa un alimento experimental y requeriría la aprobación regulatoria de la FDA para comercializarse y venderse a los consumidores en los Estados Unidos. En Europa, el café cultivado en laboratorio debe aprobarse primero como alimento nuevo antes de comercializarse.

Técnicamente, el proceso de producción se basa en tecnología existente y establecida, como la operación de biorreactores convencionales. De hecho, la idea de que las células de café podrían usarse para hacer café ya fue presentada en la década de 1970 por P.M. Townsley.

“La experiencia de beber la primera taza fue emocionante. Calculo que solo faltan cuatro años para aumentar la producción y contar con la aprobación regulatoria. El cultivo de células vegetales requiere experiencia específica cuando llega el momento de escalar y optimizar el proceso. El procesamiento posterior y la formulación del producto, junto con la aprobación regulatoria y la introducción en el mercado, son pasos adicionales en el camino hacia un producto comercial. Dicho esto, ahora hemos demostrado que el café cultivado en laboratorio puede ser una realidad “, dice Rischer.

AGRICULTURA CELULAR

El proyecto se vincula con los objetivos estratégicos de investigación de VTT para resolver los mayores desafíos del mundo. La agricultura celular es una de las vías hacia una producción alimentaria más sostenible.

“El verdadero impacto de este trabajo científico ocurrirá a través de empresas que estén dispuestas a repensar la producción de ingredientes alimentarios y comenzar a impulsar aplicaciones comerciales. VTT colabora y apoya a grandes y pequeñas empresas en la adopción de oportunidades en el desarrollo de sus productos. En última instancia, todos los esfuerzos deben resultar en alimentos más sostenibles y saludables en beneficio del consumidor y del planeta “, concluye Rischer.

*Tomado de: https://www.lavoz.com.ar/ciudadanos/cafe-que-huele-y-sabe-a-cafe-pero-generado-en-un-laboratorio/

Compartir