Inicio Café Café agridulce

Café agridulce

108
0
Compartir

Un sorprendente sabor está dejando la mini bonanza cafetera; de un lado los productores disfrutan un precio extraordinario, sólo similar al de 1986, que permitirá muy buenas utilidades a los caficultores, pero agrio sabor para las instituciones que pasan una prueba ácida, tan seria, que puede amenazar hasta la subsistencia de muchas de las empresas y los mecanismos que han servido de apoyo a los cafeteros.

La crisis del mecanismo de “venta de café a futuro” es alarmante -si tenemos en cuenta que ya en septiembre presenta cifras de gran preocupación- y que lo más duro viene durante el último trimestre, precisamente para cuando están programadas las entregas de café.

Salió una resolución firmada por la presidente del comité de ética de la Federación, que desde luego sólo cobija a los funcionarios y a los directivos elegidos, pero tiene sin cuidado a los cafeteros federados, que no son suscriptores de este código y no tienen idea quien es la firmante; además por lo pronto solo les preocupa vender bien su café. Circula también una publicidad que dice YO CUMPLO que, para el que está disfrutando el ingreso alto, lo tiene sin cuidado.

Más preocupante observar cómo al servir estos contratos de fuente de financiación ante los bancos, muchos cafeteros han cancelado la deuda en el banco, pero no han entregado el café a la cooperativa. En otros casos unas cooperativas estipulaban una multa por incumplimiento, que muchos productores han ofrecido pagar, puesto que aun así les queda sobrando buen dinero.

Todo esto refleja una crisis del sistema de vigilancia y control de las cooperativas cafeteras por parte de la Federación, a lo que tiene derecho por ser contratistas de la entidad, recibir el aval de los comités para utilizar la línea de financiación del Fondo del Café, recibir subsidio para mantener la red de compras, y además en la mayoría, tener participación accionaria.

Por ejemplo, es inadmisible que la Federación haya suscrito contratos de venta a futuro sin contrato de compra al productor, – ahora denominan posición propia- pero sólo tiene esa condición si uno tiene el inventario. Lo que realmente hicieron fue una vulgar especulación, jugando con el patrimonio de los cafeteros en esas empresas, generando una pérdida que a la fecha puede rondar, solo en este caso, $150 mil millones de pesos. Deberían sancionar inmediatamente a los gerentes que lo hicieron.

EXPOCAFE es una de las empresas exportadoras privadas más importantes, -de propiedad de las cooperativas y de la Federación- que desafortunadamente no ha contado en los últimos años con un manejo muy profesional, ya venía en dificultades antes de esta crisis, pero que se agravan sus problemas por estar muy comprometida en el negocio de los futuros.
cafe
El buen precio, paradójicamente aumenta el tamaño del problema, y nos señala que pierde el que cumple. Si el productor realiza la entrega del café, como debería ser lo ético y correcto, deja de percibir $700.000 por carga, aproximadamente. Pero si éste incumple y la cooperativa sí cumple ante la Federación, se genera una pérdida contra el patrimonio de la empresa y pierden todos sus asociados. Pero si la cooperativa incumple las entregas, pierde el FONDO NACIONAL DEL CAFÉ como último eslabón de la cadena que comprometió la entrega física al comprador del exterior.

*Tomado de: https://www.larepublica.co/analisis/guillermo-trujillo-estrada-505837/cafe-agridulce-3235390

Compartir