Inicio Agro El problema del campo I

El problema del campo I

119
0
Compartir

Foto/diariodelhuila.com

Diario del Huila (@diariodelhuila) | Twitter

En días pasados Don Juan, un campesino de Santamaría, comentaba que él no entendía ¿por qué si Santamaría había sido el municipio mayor productor de frijol en Colombia y él en su parcela producía para vivir cómodo y mantener a doña Eugenia y sus tres hijos, ya no puede producirlo? Hace casi 10 años el precio cayó y está tan bajo que ya no alcanza para nada.

El mismo dilema de Don Juan lo tienen miles de campesinos del Huila y Colombia. Aquellos que producían sorgo, maíz, frijol y los pequeños productores de arroz, huevos y carne.

Ese es el resultado de las políticas de apertura económica, de los tratados de libre comercio firmados por los gobiernos de Colombia desde el 2010 a expensas de sus campesinos. A la fecha y del acuerdo con ProColombia el país tiene 17 tratados con 65 países. Así mismo dicen que estos tratados “han permitido que el país tenga un progreso importante en su economía pues a través de ellos se ha ampliado el mercado de bienes y servicios para los colombianos.” Pero ¿Para quién? me pregunto.

Como yo lo veo, estos tratados han sido el grave problema del campo colombiano y de nuestros campesinos. Tratados inequitativos en la medida en que los países europeos y los Estados Unidos subsidian a sus campesinos. Hay una enorme diferencia en la tecnificación del campo y para colmo su productividad es mucho mayor. En tal sentido el resultado ha sido el empobrecimiento del campo y la pobreza ha dado como resultado una grave crisis en la seguridad alimentaria.

En la actualidad Colombia importa el 99% de los cereales que consumimos; el 80% del maíz y más del 50% del frijol, arvejas y lentejas. El arroz viene de Estados Unidos, Filipinas o Ecuador; el maíz de Estados Unidos, Canadá o Argentina; y el frijol de Canadá. Se está importando 242 millones de dólares al año en carne de los Estados Unidos y Argentina y ya están llegando huevos de Alemania y plátano del Ecuador. Mientras tanto Don Juan, Don Jacinto y la señora Rubiela, pequeños productores de plátano, maíz o de frijol cada vez más pobres, con problemas de hambre en sus familias e incrédulos del país que hoy tenemos. ¿Sus hijos? Engrosando las filas de desempleados o de vendedores ambulantes, o de las primeras líneas en las que hoy cientos de jóvenes sin oportunidades se agrupan en las calles de las principales ciudades.

¿Y la economía del país? también empobrecida, porque los alimentos que el campo producía y se comerciaba en plazas de mercado, mercados campesinos y en pesos, hoy se compra en dólares y beneficia solamente a los grandes empresarios y a las grandes multinacionales.

Volver los ojos al campo, dar un redireccionamiento a la economía del país y volver a cultivar la tierra daría como resultado más y mejores alimentos, menos costosos, más sanos, mejores condiciones de vida para nuestros campesinos y dinámicas económicas locales que redunden en disminuir las diferencias sociales, y en mayores oportunidades para todos. Pues este problema de la tierra y la productividad es la que ha generado inseguridad alimentaria, falta de soberanía, pobreza y conflicto.

Para reflexionar: ¿Qué es la soberanía alimentaria y cómo se alcanza?

*Tomado de: https://diariodelhuila.com/el-problema-del-campo-i/

Compartir