Inicio Arroz El desafío de los costos de producción

El desafío de los costos de producción

183
0
Compartir

Foto/Fedearroz

Fedearroz – CECODES

Continuamente se está hablando de competitividad, no solo en el sector arrocero sino en los demás sectores de la economía cada vez más globalizada.

Ocasionalmente se confunde el concepto de productividad con el de competitividad. El concepto de productividad se enfoca en la producción por hectárea que se obtiene, es decir, cuantas toneladas por hectárea obtengo de arroz paddy verde. En este caso la medida que nos interesa
es la de competitividad que se enfoca en los costos de producción de una tonelada de paddy verde y que viene a ser referente para determinar si los productores colombianos son competitivos.

Desde 1990, Fedearroz con recursos del Fondo Nacional Arrocero -FNA- viene desarrollando una investigación llamada la Encuesta Nacional Arrocera (ENA), esta se basa en una muestra panel que se obtiene de un marco censal sobre las Unidades Productoras de Arroz (UPA) y en ella
se ha venido evaluando la tecnología aplicada por los agricultores que participan de esta investigación y a los cuales les agradecemos, dado que brindan información de sus labores realizadas y de sus costos de producción, lo que le ha permitido a Fedearroz tener una información no solo representativa a nivel de zona sobre los costos de producción, sino adicionalmente ver su evolución a través de los años.

Como decía Peter Drucker “lo que no se mide no se puede mejorar”, precisamente por eso es importante tener información de los costos de producción de una tonelada de paddy verde, esto permite evaluar donde están fallando los agricultores y por lo tanto como pueden mejorar. Así
mismo, les permite compararse con sus pares de otros países y entender la diferencia en costos por rubros, logrando saber dónde se debe enfocar la investigación para obtener mejores resultados e incluso permite ver las
diferencias para cada uno de los rubros entre diferentes zonas y sistemas de producción para el caso de Colombia.

Los costos de producción que se publican en la página web de Fedearroz son el resultado de un esfuerzo de los investigadores que laboran en la División de Investigaciones Económicas y de la buena voluntad de los
agricultores que amablemente comparten su información para el beneficio del sector.

Es por ello que se invita a todos los lectores y productores a visitar la página de Fedearroz para que consulten los costos de producción y puedan compararse frente al promedio nacional y con otras zonas arroceras.
Teniendo clara la importancia de este seguimiento a los costos de producción, el programa de Adopción Masiva de Tecnología – AMTEC se ha enfocado en reducirlos y para esto es necesario realizar seguimientos a los mismos.

De esta forma la División de Investigaciones Económicas ha puesto a disposición de los agricultores el Sistema Administrativo Computarizado de Fincas Arroceras – SACFALITE, el cual les brinda la posibilidad de registrar
los costos a través del tiempo para realizar análisis que les permita identificar en que rubros se puede mejorar o que expliquen el comportamiento de los costos de producción para un año específico. Esta es una herramienta que está a disposición de los agricultores de manera gratuita y de la cual los ingenieros agrónomos de la División dan soporte y capacitaciones para su correcto uso. Así mismo los ingenieros de la Subgerencia Técnica colaboran en el diligenciamiento de la información en el software como parte de su trabajo para el programa AMTEC.

Vale la pena resaltar que el programa AMTEC viene presentando excelentes resultados, el cual a nivel nacional para el año 2020 según la información de la Subgerencia Técnica en productores que participan en el programa,
obtuvieron un costo de 257 dólares por tonelada de paddy seco, el cual corresponde a un valor más bajo al que costaría traer arroz proveniente de Estados Unidos.

LOS COSTOS DE PRODUCCIÓN DE ESTADOS UNIDOS Y COLOMBIA

El mercado internacional del arroz se encuentra concentrado principalmente en 4 países. En orden de importancia son: India, Tailandia, Vietnam, Pakistán y EE. UU. Entre estos países se divide el 74% del comercio
exportador y por ello es necesario entender los costos de producción de cada uno de estos países. Sin embargo, para este caso el enfoque es en Estados Unidos, principal exportador de arroz a Colombia, con el que Colombia tiene un acuerdo comercial en el que los aranceles cada vez disminuyen (actualmente son de 55,4%) haciendo que importar arroz sea más barato y adicionalmente está más cercano geográficamente que los otros principales exportadores a nivel mundial.

Los costos que tiene Estados Unidos para el 2020 fueron de 2.479 dólares por hectárea y se estiman en 2.501 dólares para el año 2021. Ahora bien, si se utiliza el rendimiento observado para el año 2019 publicado por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), se obtiene un costo en finca de 224 dólares por tonelada de paddy seco para el 2020 y 226 dólares para el Si Colombia quisiera eliminar de raíz la posibilidad de que se importe arroz proveniente de EE. UU., se tendría que producir al costo de EE. UU., sin embargo, existe la posibilidad de producir a un costo superior y se podría garantizar la sostenibilidad del sector, esto si los costos internos no superan el costo de producción del paddy en EE. UU. más los costos de transportar dicho arroz hasta puerto colombiano. Por lo tanto, grosso modo si al valor del costo en finca se le suma el valor de transportarlo a puerto en Estados Unidos y a este se le incluye el costo de fletes de puerto estadounidense a puerto colombiano, este valor podría incrementarse entre 80 a 120 dólares, lo que equivaldría a un precio cercano a los 350 dólares
la tonelada de paddy seco. Es decir que este valor se podría tomar como límite de costo para garantizar la sostenibilidad del sector en el largo plazo.

COSTO DE PRODUCCIÓN POR HECTÁREA EN DÓLARES Y PESO COLOMBIANO
Fuente: USDA, Economic Research – Banrep – Cálculos: Investigaciones Económicas – Fedearroz
Ahora bien, cuando se comparan los costos por rubro-hectárea para Estados Unidos con los últimos publicados para Colombia que se encuentran en la página web de Fedearroz obtenemos la siguiente información.

A simple vista se observa que el costo estimado de los Estados Unidos en pesos colombianos de los insumos (semilla, fertilización, fungicidas, insecticidas, herbicidas), tan solo es superado por el costo estimado en la zona Centro. En lo que hay una notable diferencia es en los costos del riego y en el costo de oportunidad de la tierra, donde la zona Centro supera considerablemente en estos dos rubros lo reportado por Estados Unidos.

Curiosamente el costo de mano de obra contratada es similar en Estados Unidos y en Colombia a pesar de que el salario mínimo en Estados Unidos es de 1.256,7 dólares al mes, mientras que en Colombia en dólares sería de 246 dólares. Teniendo en cuenta la tasa de cambio promedio del 2020 el salario mínimo en pesos en Estados Unidos corresponde a $4.681.966 mientras que en Colombia es de $908.526. Es decir 5 veces menor en Colombia que en EE.UU., pero el costo estimado en el cultivo del arroz
por hectárea es similar. Para explicar esto es necesario entender el contexto tanto de Estados Unidos como de Colombia, por ejemplo, USA Rice que es la Federación de Arroceros de Estados Unidos, informa que se generan 14.642 empleos, lo que indica que existe un alto nivel de mecanización y automatización, pero adicionalmente esto se logra porque en promedio cada productor, de los 5.563 en dicho país, siembra alrededor de 185 hectáreas y genera 2,6 empleos directos, una cifra muy baja en comparación a Colombia, donde los temas de seguridad, de servicios de transporte por problemas de conectividad o simplemente porque los productores no viven en las mismas regiones o municipios donde se lleva el desarrollo productivo del cultivo del arroz, genera unos costos de desplazamientos adicionales, lo que se transforma en un costo país de Colombia mucho más alto al de Estados Unidos. Por lo expuesto anteriormente los dos costos son similares, aunque las condiciones son muy desiguales. Esto indica que en Colombia se requieren mejorar las economías de escala y mejorar entre otros factores el de seguridad que hacen incrementar los costos a través del empleo improductivo.

El rubro de otros costos es muy disímil entre EE. UU. y Colombia. Esto se debe a que dentro de los costos de Estados Unidos se incluye uno que tiene un peso significativo, la recuperación de capital de maquinaria y equipo, el cual en Colombia no se le hace un seguimiento dado que muchos productores no realizan ni la renovación de maquinaria ni la depreciación de la misma o no la tienen en cuenta dentro de los costos, normalmente se
incluye como un costo labor dado que un buen número productores deben alquilar esta maquinaria, lo cual explica la forma en la que se toman los costos en el país.

Con este análisis se podría inferir que los costos por hectárea de Colombia y los de Estados Unidos se asemejan, sin embargo, cuando se tiene en cuenta
la estructura de costos publicada por USDA, a pesos colombianos estaríamos hablando de un costo por hectárea de $9.156.454 en promedio, pero al revisar los rendimientos (que en Estados Unidos fueron en promedio 11,07 toneladas por hectárea), el costo por tonelada en dicho país termina siendo de 827.102 pesos por tonelada de paddy seco.

El anterior análisis es la forma tradicional de comparar los costos, sin embargo, en este artículo se propone comparar cada rubro en función del rendimiento, es decir del costo por tonelada y su implicación de este tanto en Estados Unidos como en Colombia. Para el análisis dividimos los rubros por el rendimiento estimado a través de la Encuesta Nacional
de Arroz Mecanizado – ENAM-obteniendo el siguiente gráfico.
Gráfico 3. Costo de producción según rendimiento.

Lo primero que se observa es que, en insumos se ve una notable reducción del costo para EE. UU. Con este tipo de análisis queda en evidencia que, dado los mayores rendimientos de Estados Unidos, ese costo se reduce considerablemente, equivalente a 233.000 pesos aproximadamente, encontrándose por debajo de todas las zonas arroceras colombianas, donde la zona que estaría más próxima a competir bajo este rubro es Bajo Cauca, que se encuentra un 26,9% por encima, lo que indica que aún queda un trabajo duro por realizar.
En el rubro de arriendo tanto la zona Centro como la de Santanderes superan considerablemente el costo de EE. UU., en estas zonas predomina el sistema de riego, lo que implica que los arrendatarios están dispuestos a pagar más valor dada la poca oferta de tierras con riego en el país, lo que equivale a un atraso en infraestructura de riego que repercute fuertemente en los costos.

Con respecto al factor riego, las zonas secaneras no cuentan con este rubro, por lo tanto, las zonas Llanos y Bajo Cauca, entrarían en ventaja, esto es consistente con el incremento del área en secano en estas dos zonas, que al prescindir de este costo son más competitivas a pesar de que su rendimiento sea menor. Estas dos zonas también se encuentran cercanas a los niveles en costo de mano de obra y en el costo de arriendo, incluso con
valores por debajo a los estimados para Estados Unidos.

El rubro de otros en Colombia abarca la preparación del terreno, recolección y transporte, financiamiento y parafiscales, esto indica que estrictamente no es comparable con el de Estados Unidos, pero a pesar de eso se observa que las zonas Bajo Cauca y Costa Norte no son competitivas bajo este rubro.

Ahora bien si se tiene en cuenta todos los rubros y el costo promedio estimado nacional para el primer semestre del año 2020 que para el sistema riego por hectárea fue de $6.960.819 y los rendimientos estimados en la ENAM obtenemos un costo por tonelada de $999.830 para el paddy verde, sin embargo es necesario llevarlo a paddy seco, es decir incluir los costos del secamiento y la merma que se observa al transformar el paddy verde a paddy seco, obteniendo así un costo de $1.220.761 por tonelada, lo que explica porque sigue llegando arroz de Estados Unidos, por existir una diferencia de aproximadamente 400.000 pesos por tonelada.

Cuando se realiza este mismo ejercicio para el sistema secano se obtiene que el costo por tonelada de paddy seco es de $1.103.420. Aquí queda en evidencia porque el sistema de producción de secano ha venido creciendo,
dado que en promedio está llegando más rápido a la competitividad, principalmente por rubros como el arriendo y la ausencia de riego en el cultivo. Sin embargo, se sigue presentando una diferencia con respecto a
Estados Unidos de $280.000 aproximadamente. El anterior análisis hace un llamado al desafío que deben enfrentar los agricultores, el cual recalca la necesidad de seguir trabajando por la reducción de costos, ya sea
manteniendo el mismo costo, pero aumentando los rendimientos, o aumentando los rendimientos por encima del incremento de los costos, para que así el costo unitario sea cada vez más cercano al de nuestros
principales competidores.

*Tomado de: http://www.fedearroz.com.co/revistanew/arroz551.pdf

Compartir