Inicio Ciencia Promover cultivos CRISPR a expensas de los transgénicos para apaciguar a los...

Promover cultivos CRISPR a expensas de los transgénicos para apaciguar a los activistas socava ambas tecnologías

331
0
Compartir

Foto/agroavances.com

En el lapso de unos pocos años, la edición de genes ha permitido a los científicos comenzar a mejorar de manera rápida y económica la producción de alimentos en formas que benefician a los agricultores y consumidores.

Luis Ventura

Los ejemplos van desde la soja saludable para el corazón hasta las alternativas de pesticidas libres de químicos, y los reguladores ya han aprobado muchas aplicaciones más poderosas . Estos importantes desarrollos están preparados para continuar siempre que los consumidores y políticos tecnofóbicos pueden estar convencidos de que CRISPR y otras herramientas de edición de genes deben regularse con un toque ligero.

Con esto en mente, muchos defensores de la ciencia han recurrido a defender la seguridad y eficacia de la edición de genes distinguiéndola de la tecnología de modificación genética transgénica (GM) más antigua, que a menudo implica la transferencia de ADN entre organismos no relacionados e invita a acusaciones de que los científicos están «jugando a ser los dioses» y cría de «Frankenfoods». La lógica es que la edición de genes puede evitarse la pesadilla de las relaciones públicas que soportan los transgénicos si el público puede estar convencido de que lo primero es más natural (“es solo mejoramiento vegetal pero mucho más rápido”) que lo segundo.

Este es un enfoque bien intencionado pero, en última instancia, equivocado para avanzar en la edición de genes. La verdad es tanto la tecnología de modificación genética como la edición genética tienen un papel importante que desempeñar en nuestros esfuerzos por hacer que la agricultura sea más sostenible. Promover CRISPR a expensas de los transgénicos hace que este objetivo de sostenibilidad sea más difícil de lograr y solidifica aún más el miedo injustificado del público a la ingeniería genética (GE) en general.

Todo es ingeniería genética

Mirando hacia atrás a través de la historia, podemos ver que la ingeniería genética, ampliamente definida, ha estado a nuestro alrededor desde el comienzo de la agricultura. De hecho, los cultivos que todos conocemos hoy se originaron a través de mutaciones esporádicas de sus parientes silvestres, y estas mutaciones fueron utilizadas por los agricultores antiguos para seleccionar variedades artificiales de plantas con las características deseadas. Gradualmente, después de miles de años, los esfuerzos individuales de domesticación en diferentes regiones crearon maíz, papas, chile, trigo, berenjena, soja, algodón, entre los muchos otros cultivos que se consumen a nivel mundial.

Con la aparición de la modificación genética, el fitomejoramiento recibió un golpe importante en el brazo, mejorando un proceso que solía llevar cientos de años: obtener un rasgo deseado o varios rasgos en el mismo cultivo. Ahora, solo lleva unos años. Pero la mejora no se detuvo con los cultivos transgénicos, generalmente denominados transgénicos (aunque técnicamente no todos los productos transgénicos son transgénicos). La investigación científica ha sido imparable y, en los últimos años, los expertos han desarrollado herramientas de edición de genes como CRISPR/Cas-9, lo que ha llevado a una nueva generación de cultivos con características mejoradas.

Debido a la simplicidad de la tecnología y su bajo costo, estos cultivos se están editando genéticamente para satisfacer las necesidades de los agricultores y consumidores. En comparación con los cultivos transgénicos, la diversidad de plantas editadas genéticamente es más amplia ya que se están desarrollando con un enfoque más regional, y este esfuerzo está siendo impulsado por múltiples actores, incluidas las grandes empresas de biotecnología, las pequeñas y medianas empresas y las universidades públicas de todo el país. mundo.

A pesar de la promesa de las tecnologías de edición de genes (también conocidas como nuevas técnicas de mejoramiento o NBT), los productos transgénicos existentes no necesitan ser reemplazados. Los agricultores enfrentan una amplia gama de desafíos, sobre todo el cambio climático y una población en crecimiento que aumenta la demanda mundial de alimentos cada año. Necesitamos todas las herramientas disponibles para abordar estos problemas.

Una nueva narrativa sobre la ingeniería genética

A medida que se comercialicen más cultivos modificados genéticamente, se convertirán en herramientas útiles para los agricultores, pero habrá situaciones en las que los cultivos transgénicos o convencionales se adaptarán mejor a las necesidades de una región de cultivo específica; Mostrar esta diversidad de tecnologías al público ayudar a cambiar la narrativa existente en torno a la biotecnología de cultivos, ayudando a los consumidores a reconocer la necesidad de todo tipo de productos transgénicos, incluidos los cultivos transgénicos. Dada la complicada historia que rodea al debate sobre los transgénicos, especialmente la idea errónea del público de que los productos llamados «naturales» son más seguros y más nutritivos, esta no es una tarea fácil;Los comunicadores científicos se encuentran en una situación incómoda, como explicaron Kevin Doxzen y Hope Henderson, investigadores del Instituto de Genómica Innovadora de la Universidad de California,  en un comentario reciente:

“La mutación de algunos nucleótidos es una ocurrencia frecuente en la naturaleza y un motor de la evolución. Esta similitud entre la evolución natural y la edición del genoma CRISPR es un ángulo que puede separar los cultivos editados con CRISPR de los OGM. El argumento de que la edición del genoma CRISPR puede producir cambios genéticos que imitan la evolución comienza a asociar estos cultivos con el concepto de “naturalidad”…. El marco histórico de los OGM ha obligado a los consumidores a cuestionar qué es natural, pero ¿los comunicadores científicos crearán una nueva narrativa para los cultivos editados en CRISPR o trabajarán para desafiar las ideas preconcebidas del consumidor moderno?

El enfoque correcto, según Doxzen y Henderson, es desafiar las ideas preconcebidas. Esto les daría a los investigadores una segunda oportunidad para abordar las preocupaciones persistentes del público y reiterar un punto crucial sobre la seguridad de la ingeniería genética: casi todos los alimentos que consumen (incluso los productos «naturales») son el resultado de años de cuidadosa investigación en el mejoramiento de cultivos. Si encuentra alguno de estos artículos en su supermercado local, es porque se han estudiado a fondo y se ha demostrado que no representan un riesgo para la salud humana o el medio ambiente, independientemente de cómo se produce.

Tomar la iniciativa de esta manera aceptará los científicos capitalizar el interés de los medios en la edición de genes (especialmente a la luz de las vacunas COVID design genéticamente ) y quizás finalmente adelantarse a los grupos hostiles anti-OGM que han controlado la narrativa sobre la biotecnología de cultivos durante más de dos décadas, evitando que envenenen la conversación regulatoria en torno a los NBT.

Una nueva conversación puede conducir a una mejor regulación

Cuando surgieron las NBT hace varios años, una de las primeras preguntas que surgieron fue si se necesitaba un nuevo marco para los cultivos regulares editados genéticamente. Hasta ahora, buena parte de América Latina, Estados Unidos, Canadá y varias otras naciones los regulan como cultivos convencionales, generalmente siguiendo un modelo de evaluación caso por caso basado en el riesgo para determinar el estado regulatorio de un producto. La Unión Europea, mientras tanto, considera los cultivos modificados genéticamente como transgénicos , lo que los hace prohibitivamente costosos de desarrollar.

Reencuadrar la conversación sobre ingeniería genética con el público puede brindar a los científicos la oportunidad de promover una regulación sensata de los cultivos transgénicos y editados genéticamente en Europa. En lugar de aceptar la premisa de la UE (que los productos transgénicos requieren un mayor escrutinio regulatorio) y argumentar que las plantas editadas genéticamente no necesitan el mismo nivel de supervisión, los relacionados defender la seguridad relativa de la edición genética y luego presentar el mismo caso para las plantas más antiguas. tecnologías transgénicas.

El marco regulador europeo requiere que los productos editados genéticamente estén regulados porque están editados genéticamente. Sin embargo, como regla general, no es posible distinguir entre cultivos modificados genéticamente y cultivos genéticamente modificados. La única alternativa sensata es evaluar los riesgos potenciales que conllevan los nuevos productos. Hasta el momento, no hay evidencia de que los cultivos modificados genéticamente sean únicamente dañinos para la salud humana o el medio ambiente y, por lo tanto, no necesitan una regulación excesiva. Pero si vamos a evaluar la edición de genes de esta manera, ¿por qué tener un estándar separado para cultivos transgénicos?

El desafío inevitable vendrá de los grupos de activistas: podemos distinguir las plantas transgénicas de los cultivos convencionales, y todavía no sabemos si las primeras son peligrosas. Pero recuerde nuestro punto anterior de que todos los métodos de fitomejoramiento son técnicamente «ingeniería genética» y producen cultivos útiles para diferentes situaciones. Además, recuerde que tenemos datos de más de 25 años de cultivo y consumo de cultivos transgénicos a nivel mundial que confirman que no son más peligrosos que los cultivos convencionales.

Si los científicos pueden reemplazar la discusión como una evaluación de los riesgos de la ingeniería genética versus sus beneficios basados en datos del mundo real, entonces la suposición de la UE de que las plantas transgénicas son intrínsecamente riesgosas es obviamente injustificada. Los agricultores y los consumidores pueden tener la oportunidad de seleccionar entre todos los diferentes productos transgénicos disponibles, sabiendo que los reguladores los han probado correctamente.

Por supuesto, esto no es un argumento nuevo. Los investigadores han estado defendiendo el mismo caso para los cultivos transgénicos durante muchos años. El punto aquí es que los comunicadores científicos deben ser lógicamente consistentes al defensor de todas las herramientas de ingeniería genética, y la llegada de CRISPR les da la oportunidad de hacerlo. Doxzen y Henderson resumieron por qué esto es esencial:

Describir cómo los cultivos editados por CRISPR son posiblemente más naturales que los OGM, o cómo estos cultivos podrían usar menos químicos que sus predecesores OGM refuerza las sospechas sociales generalizadas de los OGM. Si pensamos que los cultivos transgénicos desempeñarán un papel clave a la hora de abordar los problemas ambientales y de salud pública, entonces promover cultivos editados con CRISPR a expensas de los transgénicos es miope.

En cambio, debemos usar CRISPR como una nueva vía para renovar un discurso productivo con el público…. Colocar CRISPR en un pedestal y descartar otros enfoques no ayudarán a avanzar ni en el campo científico ni a un compromiso constructivo con el público.

Luis Ventura es un biólogo con experiencia en biotecnología, bioseguridad y comunicación científica, nacido y criado en un pequeño pueblo cerca de la Ciudad de México. Es miembro de la Plataforma Internacional de Recursos Fitogenéticos de la Universidad Sueca de Ciencias Agrícolas. Síguelo en Twitter  @luisventura Traducción: Cecilia González P. Fuente: Genetic Literacy Project

*Tomado de: https://agroavances.com/noticias-detalle.php?idNot=3087

Compartir