Inicio Internet Informe confirma los beneficios de los OMG

Informe confirma los beneficios de los OMG

840
0
Compartir

Foto/archivo agrolink.com.br

Logotipo de Agrolink

Los cultivos genéticamente modificados o transgénicos o incluso los transgénicos comenzaron a aparecer en la década de 1970, cuando se creó la técnica del ADN recombinante. En Estados Unidos, los cultivos transgénicos fueron liberados, junto con las primeras semillas, en 1995. La Unión Europea solo permitió la siembra de papa y maíz transgénicos solo en enero de 2010. En Brasil fue en 1998.

El transgénico es un ser vivo (bacteria, animal o vegetal) que contiene material genético extraído de otras especies, mediante técnicas de ingeniería genética, con el fin de provocar la aparición de nuevas características. 

La biotecnología va más allá de los grandes cultivos como soja, maíz, algodón y canola. Ya se está aplicando a alfalfa (1,3 millones de hectáreas), remolacha (473 mil hectáreas), caña de azúcar (20 mil hectáreas), papaya (12 mil hectáreas), cártamo (3,5 mil hectáreas), papa (2.265 hectáreas), berenjena (1.931 hectáreas) y calabaza, piña y manzana (menos de mil hectáreas). En los Estados Unidos, se ha aprobado para la comercialización un tipo de manzana con una característica que no se oscurece. Allí, también existe una papa genéticamente modificada que no se oscurece y es menos probable que se lesione y desarrolle manchas negras. El propósito de introducir estas características es reducir el desperdicio de alimentos.  

Un informe publicado por el Servicio Internacional para la Adquisición de Aplicaciones de Agrobiotecnología (ISAAA) destacó los beneficios socioeconómicos y ambientales de la adopción de transgénicos en todo el mundo durante las últimas dos décadas.

Los beneficios

Según ISAAA, entre los beneficios de los transgénicos se encuentra el aumento de la productividad, menor uso de pesticidas químicos en los cultivos, conservación de la biodiversidad, reducción de las emisiones de dióxido de carbono (CO2), uno de los gases de efecto invernadero, y generación de ingresos para los agricultores. agricultores.  

En cuanto a la productividad, entre 1996 y 2018 se registró un aumento de 822 millones de toneladas. En el mismo período, GM redujo el uso de pesticidas químicos en los cultivos en un 8,6%. Este índice significa que no se han aplicado 776 mil toneladas de principios activos.

Las ganancias en productividad hicieron que 231 millones de hectáreas de tierra no necesitaran ser utilizadas para cultivo, hecho que contribuye a la conservación de la biodiversidad. Solo en 2018, 23 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) dejaron de ser emitidas por la actividad agrícola mundial debido al uso de transgénicos. El volumen no liberado equivale al producido por 15,3 millones de coches en un año.   

Las ganancias económicas mundiales de los cultivos transgénicos de 1996 a 2018 totalizaron $ 224,9 mil millones, beneficiando a más de 17 millones de agricultores, el 95% de los cuales provienen de países en desarrollo. En Brasil, las ganancias fueron de $ 26,6 mil millones. “El ahorro de agua y combustible y la eficiencia en la producción de alimentos son atributos de estas tecnologías que hay que destacar. Aún existe un gran potencial para el desarrollo de nuevos productos que puedan beneficiar no solo al consumidor, sino también a la sociedad en su conjunto” dice Othon Abrahão, director de Biotecnología de CropLife Brasil.

El avance de la soja

Las semillas oleaginosas son el cultivo transgénico más adoptado en el mundo. Hay 29 países, alrededor del 48% de la superficie total de cultivos modificados genéticamente o 91,9 millones de hectáreas.

 En 2019, según ISAAA, Brasil registró 35,1 millones de hectáreas de soja transgénica, un 15% más que la superficie de Estados Unidos de 30,43 millones de hectáreas. En los Estados Unidos, el año pasado, hubo una reducción de 3.6 millones de hectáreas en la soja transgénica en comparación con 2018.  

El maíz ocupa el segundo lugar, con 60,9 millones de hectáreas. Luego viene el algodón, con 25,7 millones de hectáreas, y la canola, con 10,1 millones de hectáreas. En 2019, con base en el área de cultivo global, 79% de algodón, 74% de soja, 31% de maíz y 27% de canola correspondieron a cultivos transgénicos.

Brasil segundo

Brasil mantiene su posición como el segundo país, después de EE. UU., Con la mayor superficie plantada de cultivos transgénicos en 2019. Son 52,8 millones de hectáreas, un aumento de alrededor de 1,6 millones de hectáreas o 3% con respecto a 2018 Después de la soja, viene el maíz, con 16,3 millones de hectáreas. Luego, 1,4 millones de hectáreas de algodón y unas 18 mil hectáreas de caña de azúcar.

Cinco países poseen el 91% del área de cultivo biotecnológico mundial o 172 millones de hectáreas. Son: Estados Unidos con 71,5 millones de hectáreas, seguido de Brasil (52,8 millones de hectáreas), Argentina (24 millones de hectáreas), Canadá (12,5 millones de hectáreas) e India (11,9 millones de hectáreas). ).

La superficie mundial de cultivos transgénicos se multiplicó por 112 entre 1996 y 2019. Pasó de 1,7 millones a 190,4 millones de hectáreas. Sin embargo, el año pasado, hubo una reducción de 1,3 millones de hectáreas o 0,7%. El crecimiento se registró en Vietnam (aumento del 86% en maíz transgénico), Filipinas (aumento del 39% en maíz transgénico) y Colombia (aumento del 15% en maíz y algodón transgénico).

*Tomado de: https://www.agrolink.com.br/noticias/relatorio-confirma-beneficios-de-transgenicos_443163.html?utm_source=agrolink-clipping&utm_medium=email&utm_campaign=clipping_edicao_6800&utm_content=noticia&ib=y

Compartir