Inicio pecuaria Un día sin carne

Un día sin carne

42
0
Compartir

Foto/ vanguardia.com

Noticias de Bucaramanga, Santander y Colombia en Vanguardia

Decir que las ganaderías son mas dañinas que el flujo vehicular es un despropósito que afecta un sector de la economía que beneficia al campesino, apoyado por los empresarios que han llevado cultura al campo.

Es lo que propone un concejal de Bogotá, después de un profundo análisis sobre la generación de gases de invernadero en el camino del calentamiento de la tierra y los desequilibrios que se presentan por el fenómeno del niño y la niña.

No estoy en el plan de desconocer que la industria si produce dichos efectos, pero nuestro querido concejal de Bogotá, no hay duda de que la propuesta viene de alguien que es más citadino que campesino y el estudiar este fenómeno tiene más de largo que de ancho.

No se puede creer que una industria que ha tenido un importante desarrollo y ha contribuido al crecimiento de este país, no solo lo ha hecho en el concienzudo estudio de la genética de las distintas razas tanto de carne como de producción de leche, llegando a excelentes resultados reconocidos en el mundo, sino en la manera como se desarrolla ésta en los campos, de acuerdo no solo con la técnica, sino enfrentando el fenómeno de mitigar los efectos en el medio ambiente.

Es diferente producir carne o leche en ambientes confinados como los hacen los americanos en lo que llaman engoradas; son extensiones grandes, partes cubiertas acompañados de corrales, donde el animal apenas se mueve y su alimentación es programada con granos; mientras en Colombia el proceso se hace en el pastoreo del animal en potreros pequeños, rotando a diario, en donde los pastos para su recuperación absorben el CO2 del ambiente y producen el oxigeno dentro de lo que los expertos llaman el proceso de fotosíntesis, generalmente en estas áreas prolifera la arborización para la sombra de los animales. Dichos predios sostienen áreas donde se ha preservado la arborización permanente en la defensa de las fuentes de agua; otros comparten el desarrollo con zonas dedicadas a la explotación de caucho o palma o cultivos de maderables para explotación futura.

Decir que las ganaderías son mas dañinas que el flujo vehicular es un despropósito que afecta un sector de la economía que beneficia al campesino, apoyado por los empresarios que han llevado cultura al campo. Ojo no se puede juzgar sin conocer.

*Tomado de: https://www.vanguardia.com/opinion/columnistas/luis-ernesto-ruiz/un-dia-sin-carne-AD3115266

Compartir