Inicio Internet Los mercados de porcino latinoamericanos se caldean

Los mercados de porcino latinoamericanos se caldean

443
0
Compartir

Foto/agrodigital.com

Resultado de imagen para agrodigital logo

En una región del mundo como Latinoamérica, que destaca por sus altas temperaturas, las empresas de genética porcina empiezan a ver cómo en ciertas partes las oportunidades entran en ebullición.

«Latinoamérica es una región muy grande, en la que cada país se enfrenta a sus propios retos», explica Luís Prieto García, director de Hypor, la Unidad de Porcino de Hendrix Genetics.

Además de los retos generales compartidos con la mayor parte del mundo porcino —como las dificultades a la hora de encontrar mano de obra tanto cualificada como no cualificada, los costes cada vez más elevados de las instalaciones y el riesgo de nuevos brotes de enfermedades como la peste porcina africana (PPA)— algunos países de esta región tienen que lidiar con un factor específico de Latinoamérica.

«Para grandes actores como Brasil y México, uno de los principales problemas gira en torno a la volatilidad de los tipos de cambio, vinculada a la inestabilidad política», añade Luís Prieto. «Esta volatilidad afecta a un país como Brasil —exportador neto de porcino—, porque necesita una moneda fuerte para ser competitivo. México, por su parte, es un país que importa piensos de Estados Unidos, de manera que el tipo de cambio también le afecta».

Pero todo reto significa también una oportunidad.

«La tendencia que observamos en Latinoamérica es hacia el aumento del consumo de carne de cerdo», dice Nelson Adrián Restrepo Echavarría, director de
Key Accounts en Latinoamérica para Hypor. «Países como Perú han duplicado
su consumo en cinco años, mientras que en Colombia se ha pasado de un consumo
per cápita de 4 kg a 11 kg en muy poco tiempo».

No obstante, en términos generales los niveles de producción de carne de cerdo en
Latinoamérica son bastante bajos. De hecho, muchos países dependen de las importaciones de Canadá y Estados Unidos para satisfacer la demanda interna. Históricamente, durante muchos años una única empresa de genética ha dominado las ventas en la región, lo que ha llevado a un incremento de los costes para los productores y a una baja calidad de producto por la falta de competencia. Afortunadamente, en los últimos años la situación ha experimentado un cambio
radical.

«Hypor empezó a operar en México en 2001 a pequeña escala y, en la actualidad, somos la segunda empresa más grande de genética del país, con un 20 % de cuota de mercado», nos cuenta Luís Prieto.

Hypor también ha forjado alianzas con empresas destacadas en diversos países que gozan de concesiones exclusivas para producir genética a nivel local, aunque también mantiene un vínculo genético continuo con sus granjas núcleo en Canadá, de las que recibe pleno apoyo. Entre estos países destacan Ecuador, Colombia, la República Dominicana, Perú y Guatemala.

Hoy en día, además, Hypor cuenta con nuevos clientes de exportaciones en Panamá y ha abierto un nuevo centro de distribución en Costa Rica.

Como parte de su compromiso con el crecimiento continuado, su nueva apuesta para el 2020 es Brasil. Hypor se ha propuesto comenzar a producir en Brasil a principios del nuevo año, con el objetivo de tener acceso a países en los que las barreras logísticas habían impedido hasta ahora su presencia: Argentina, Uruguay, Bolivia, Paraguay y Chile.

«La evolución de Hypor en Latinoamérica ha sido espectacular», explica Nelson Adrián Restrepo. «En tan solo cuatro años, hemos pasado de estar presentes en tres países a diez. Nos hemos ganado una reputación en toda la región de proveedores de productos con los que los ganaderos obtienen las mayores ganancias posibles».

Dado que buena parte de las exportaciones latinoamericanas se dirigen a Asia, Hypor se encuentra perfectamente posicionado para ayudar a los ganaderos a obtener los mayores beneficios en dicho mercado.

«Al igual que en casi todo el mundo, en Latinoamérica hay cada vez menos pequeños productores, mientras que el número de grandes empresas aumenta cada día», nos cuenta Luís Prieto. «Nuestra filosofía genética está diseñada para responder a las necesidades de integradores verticales, y nuestro cruce Magnus Libra* es una línea eficiente, de gran calidad, que encaja a la perfección con lo que demanda el consumidor en países como China o Japón».

En ese segmento asiático que busca un producto porcino premium, el Hypor Kanto ha tenido una cálida acogida. Es importante hacer notar, de hecho, que Hypor es la única empresa genética que dispone de dos líneas Duroc tan bien diferenciadas, algo muy positivo para aquellos clientes que buscan maximizar sus beneficios.

«Latinoamérica es una región clave de desarrollo para Hypor», explica Luís Prieto. «A lo largo de estos últimos años, ha sido uno de nuestros mayores casos de éxito, y eso que aún nos queda explotar todo el potencial que representa Brasil, el cuarto mayor productor de porcino a nivel mundial».

Luís Prieto y Nelson A. Restrepo trabajan actualmente en Latinoamérica, pero el primero se ocupará a partir de ahora de crear un equipo local con base en Brasil para satisfacer la demanda de productos Hypor y explotar al máximo las oportunidades de crecimiento de la empresa en este país.

«Brasil es importante para nosotros, porque aunque los mercados del porcino sufren continuos altibajos por cuestiones de precios o de oferta y demanda, la proteína debería producirse en países como Brasil o Argentina, en los que hay suficiente agua, suelo y pienso a un precio razonable», añade Luís Prieto. «Pueden surgir guerras o barreras comerciales que generen cierta disrupción en el comercio normal de proteínas; pero, a largo plazo, estos países son los mejores para la producción de carne de cerdo. El hecho, pues, de que nuestro plan a largo plazo incluya a
Brasil, el origen de la proteína en el futuro, resulta verdaderamente apasionante».

Mientras Hypor sigue ampliando sus actividades en Latinoamérica, sobran motivos de entusiasmo para los clientes tanto actuales como futuros en esta región.

«Nuestra empresa representa un producto de primera categoría y, cuando se trata de generar valor para nuestros clientes, sin duda la mejor opción», nos dice Nelson A. Restrepo.

Si mezclamos todos estos ingredientes, y les añadimos el excepcional servicio técnico y la atención al cliente que caracterizan a Hypor —y que los ganaderos latinoamericanos merecen—, tendremos la receta perfecta para el éxito.

*Tomado de: https://www.agrodigital.com/2020/02/13/los-mercados-de-porcino-latinoamericanos-se-caldean/

Compartir