Inicio Internet Neonicotinoides: a pesar de la moratoria de la ue, las abejas aún...

Neonicotinoides: a pesar de la moratoria de la ue, las abejas aún están en riesgo

290
0
Compartir

Foto/mundoagropecuario.com

Desde 2013, una moratoria de la Unión Europea (UE) ha restringido la aplicación de tres neonicotinoides a los cultivos que atraen a las abejas debido a los efectos nocivos que se consideran que tienen sobre estos insectos.

por CNRS

Sin embargo, los investigadores del CNRS, el INRA y el Institut de l’Abeille (ITSAP) acaban de demostrar que los residuos de estos insecticidas, y especialmente del imidacloprid, aún se pueden detectar en el néctar de colza del 48% de las parcelas de los campos estudiados, sus concentraciones que varían mucho con los años.

Una evaluación del riesgo que representan para las abejas, basada en los modelos y parámetros de las agencias de salud, ha revelado que durante dos de cinco años, al menos el 12% de los campos estaban suficientemente contaminados para matar al 50% de las abejas y los abejorros que se alimentan de ellos.

Los hallazgos de los investigadores se publican en Science of the Total Environment (28 de noviembre de 2019).

El papel de los neonicotinoides en el declive de las abejas llevó a una moratoria de la UE de 2013 que limita el uso de tres insecticidas: clothianidin, imidacloprid y thiamethoxam en cultivos que atraen a las abejas polinizadoras.

En septiembre de 2018, esto fue seguido por una prohibición total de su aplicación a cualquier cultivo al aire libre en Francia. Sin embargo, los neonicotinoides se detectan con frecuencia en flores silvestres y cultivos no tratados, lo que sugiere su dispersión en el medio ambiente después del uso agrícola.

Para investigar esto más a fondo, investigadores del Centro Chizé de Estudios Biológicos (CNRS / Universidad de La Rochelle); Unidades del INRA Abeilles, Paysages, Interactions et Systèmes de Culture (APIS) y Abeilles et Environnement (AE); e ITSAP buscó y cuantificó los residuos de neonicotinoides en el néctar de 291 parcelas (536 muestras) de violación invernal durante los cinco años posteriores a la adopción de la moratoria, de 2014 a 2018.

Su primera observación fue que los tres neonicotinoides en cuestión se podían encontrar en las muestras.

El imidacloprid en particular se detectó cada año, en el 43% de las muestras analizadas (correspondiente al 48% de los campos), sin tendencia a la baja a lo largo de los años, pero con una gran variación entre ellos. En 2016, más del 90% de las parcelas muestreadas dieron positivo, frente al 5% en 2015.

Los niveles de residuos dependen del tipo de suelo y son más altos cuando hay más precipitación, pero no parecen estar directamente vinculados con el espacio o el tiempo. proximidad de cultivos potencialmente tratados. Aunque el 92% de las muestras positivas solo contenían 0.1 a 1 ng / mL de imidacloprid, las concentraciones máximas en algunos casos excedieron las reportadas para las parcelas tratadas, alcanzando hasta 70 ng / mL.

Utilizando estos datos, las evaluaciones de mortalidad basadas en modelos y parámetros de agencias de salud sugieren un riesgo no despreciable para las abejas polinizadoras.

Para las abejas domésticas, el riesgo alcanzó su punto máximo en 2014 y 2016, cuando alrededor del 50% de los polinizadores probablemente morirán de imidacloprid en el 12% de las parcelas estudiadas. En esos años, del 10% al 20% de las parcelas exhibían un nivel de contaminación asociado con el mismo riesgo de muerte para los abejorros y las abejas solitarias.

Estos hallazgos indican que el uso persistente de neonicotinoides con ciertos cultivos en campos abiertos amenaza a las abejas y los polinizadores que frecuentan otros cultivos no tratados.

Confirman que los residuos de imidacloprid permanecen en el medio ambiente y se propagan, incluso apareciendo en néctar de violación, a pesar de que los neonicotinoides no se han aplicado a los cultivos de violación desde 2013.

También justifican el refuerzo de los controles de pesticidas por la prohibición total del uso de neonicotinoides. para cualquier cultivo al aire libre en Francia, adoptado en septiembre de 2018.

Este estudio se basó en el acceso a la Zona Atelier Plaine y Val de Sèvre, un sitio único de CNRS en el centro oeste de Francia (Deux-Sèvres, Nouvelle-Aquitaine).

*Tomado de: https://mundoagropecuario.com/neonicotinoides-a-pesar-de-la-moratoria-de-la-ue-las-abejas-aun-estan-en-riesgo/

Compartir