Inicio Internet Informe del USDA sobre la evolución del sector vacuno en Venezuela

Informe del USDA sobre la evolución del sector vacuno en Venezuela

345
0
Compartir

Foto/eurocarne.com

Eurocarne Digital

Un informe del Servicio Exterior del USDA ha analizado la producción de carne de vacuno en Venezuela y las estimaciones de futuro del sector. De acuerdo con los datos del gobierno venezolano, en el país existen 15,4 millones de cabezas pero según la Federación Venezolana de Ganado (Fedenaga) estima un tamaño de 9,5 millones de cabezas, basado en datos de asociaciones regionales y la Asociación Nacional de Mataderos (Asofrigo).

Venezuela tiene una fuerte tradición en la producción de ganado, que abarca operaciones de un solo propósito y producción dual de carne y leche. En Venezuela, existen tres sistemas de producción ganadera: producción de carne no especializada; producción de doble propósito (lácteos y carne de vacuno); y producción láctea especializada. Todos los sistemas, en diversos grados, suministran ganado a la industria de la carne de vacuno.

Durante la mayor parte del período desde la década de 1960 y hasta principios de la década de 2000, Venezuela era autosuficiente en la producción de carne de vacuno; sin embargo, las importaciones comenzaron a aumentar desde 2004 cuando los altos ingresos del petróleo permitieron al gobierno subsidiar las divisas y finalmente mejorar el poder adquisitivo. El aumento de las importaciones afectó la producción nacional de carne. Los factores adicionales que contribuyen a la disminución del sector ganadero incluyen:

  • Costos crecientes, como los altos costos de seguridad para los ranchos a lo largo de la frontera colombiana;
  • Expropiaciones y confiscaciones de ranchos por el gobierno venezolano
  • Escasez concurrente de gasolina y aceite combustible en las zonas rurales;
  • Inestabilidad en el servicio de electricidad y apagones que pueden durar varios días;
  •  Escasez o precios altos de medicamentos veterinarios, vacunas y suministros agrícolas.
  • Falta de repuestos para maquinaria y equipos agrícolas;
  • Severa escasez de billetes, lo que dificulta los pagos a los trabajadores del rancho;
  • Controles de precios de GBRV para carne de vacuno y productos de carne de vacuno;
  • Reducción de los márgenes y disminución de la rentabilidad.
  • Restricción severa del acceso al crédito bancario;
  • Escasez significativa de personal profesional y trabajadores debido al aumento de la emigración;
  • Reducción drástica y constante del poder adquisitivo debido a la hiperinflación;

A pesar de la tenue situación del sector, existen algunas condiciones que podrían permitir que la industria ganadera se recupere:

  • Menos competencia de carne vacuna importada a precios subvencionados;
  • Una aplicación gubernamental menos estricta de los precios fijos para la carne de vacuno y los productos derivados
  • Menores costos de alimentación por pasturas forrajeadas y menor dependencia de los ingredientes de alimentación importados, un problema en detrimento de la producción de carne de aves de corral y cerdo;
  • Como resultado de los costos de alimentación más bajos, la carne de vacuno es a menudo más barata que las carnes de aves y puercos.

Desde 2018, el uso del dólar estadounidense como precio de referencia o en transferencias bancarias ha sido una tendencia creciente en el comercio doméstico de ganado vivo y canales de carne vacuna. Esto en respuesta a la hiperinflación y las constantes devaluaciones de la moneda local. Sin embargo, en general, las ventas minoristas de carne de vacuno se hacen en bolívares.

El gobierno venezolano ha fijado precios para muchos productos de carne desde 2008, lo que a veces ha causado distorsiones del mercado y ha afectado los márgenes de ganancias. Sin embargo, el mercado de carne es difícil de controlar, ya que se estima que hay más de 50.000 proveedores y más de 5.000 distribuidores o intermediarios. Debido a esto, en los últimos años el gobierno no ha podido hacer cumplir los controles de precios, y la última regulación oficial de precios se publicó en agosto de 2018.

La escasez de dólares estadounidenses ha limitado la capacidad del sector ganadero para importar vacunas, medicamentos veterinarios y otros suministros y equipos. Esto ha creado problemas de salud animal (incluyendo fiebre aftosa, brucelosis y tuberculosis), ha limitado el crecimiento de los rebaños y ha llevado a una disminución general de la producción.

Uno de los problemas de salud animal más importantes que enfrenta el ganado venezolano es la fiebre aftosa. Esta situación de salud animal de alto riesgo ya ha afectado a países vecinos como Colombia, donde se produjeron brotes de enfermedades de fiebre aftosa en 2018 debido a este comercio no oficial.

Desde marzo de 2019, Venezuela ha sufrido apagones constantes y prolongados en todo el país como resultado de una grave crisis en su sistema de generación de energía. Esto ha afectado en gran medida las operaciones de producción ganadera en todas sus fases. Las granjas y ranchos han estado sin electricidad durante varios días o incluso semanas, los mataderos han suspendido temporalmente las operaciones y los minoristas han suspendido o disminuido la distribución de carne por las mismas razones.

En 2019, hubo un total de 60 instalaciones privadas y 12 operaciones de matadero de mediana a gran escala propiedad del gobierno con una capacidad combinada para sacrificar 1,8 millones de cabezas anualmente. La mayoría de estas operaciones de mediana a gran escala operan a un 57% de capacidad. También hay alrededor de 200 mataderos de pequeña escala donde la cadena de suministro se origina en ranchos de tamaño modesto dentro del municipio local. El Ministerio de Agricultura y Tierras y el Ministerio de Salud supervisan y regulan los mataderos de mediana a gran escala para garantizar la calidad y el saneamiento. Los mataderos a pequeña escala no están regulados ni supervisados ​​por el gobierno.

En cuanto al consumo de carne, según las cifras de la industria privada, el consumo promedio per cápita de proteína animal en Venezuela entre 2000 y 2009 fue de 86,86 kg por año. Las categorías de este consumo estuvieron representadas por carne de pollo (30,69 Kg / 35,33%), huevos (6,19 kg / 7,12%), carne de vacuno (18,58 Kg / 21,39%), productos lácteos (9,98 kg / 11,49%), carne de cerdo (5,17 kg / 5,95%) y pescado (16,25 kg / 18,71%).

En 2013, debido al aumento de las importaciones y la mejora del poder adquisitivo, el consumo per cápita de proteína animal alcanzó un máximo histórico de 101.84 Kg. Estas cifras comenzaron a disminuir rápidamente en 2015 debido al colapso económico y la consiguiente pérdida de poder adquisitivo.

 

 

Para 2018, el consumo de proteína animal había disminuido a un mínimo histórico de 33,22 kg, lo que representa una disminución del 67% en comparación con 2013; destacando la grave crisis alimentaria que atraviesa el país.

La pérdida acelerada del poder adquisitivo ha sido el factor principal en la reducción drástica del consumo de carne y otras proteínas animales. Para 2013, un trabajador venezolano que ganaba el salario mínimo necesitaba 4 horas de salario para comprar un kilo de carne de res, seis años después esta cifra alcanza las 55 horas de trabajo. Se estima que al menos el 40% de la población con empleo formal gana un salario mínimo, la mayoría de ellos en el sector público.

En el sector privado, los salarios mínimos tienden a duplicar o triplicar esta cantidad, pero aún no son suficientes para cubrir sus necesidades alimentarias.

El mercado venezolano se caracteriza por tener tres canales principales de comercialización de carne de vacuno y elaborados frescos de este tipo:

  • Tradicional: representa el 60 por ciento del mercado e incluye principalmente carnicerías locales que venden carne de res y productos de carne de baja, media y alta calidad, según la ubicación y las circunstancias económicas de la comunidad circundante;
  • Moderno: representa el 30 por ciento del mercado y está compuesto por supermercados y supermercados de tamaño mediano, que venden carne envasada de mayor calidad;
  • Industrial: representa el 10 por ciento del mercado y está compuesto por procesadores y empacadores de carne.

La carne de ave es un sustituto de la carne de res; sin embargo, el sector de procesamiento de aves de corral lucha por la falta de materias primas importadas y la producción en picada. La carne de res ahora tiene un precio competitivo con la carne de aves y en los vecindarios de bajos ingresos, el precio por kilogramo de carne de res es a menudo igual o ligeramente menor que las aves de corral.

 

Como resultado, en 2018 el consumo aproximado per cápita de aves y carne de vacuno es comparable a 7 kilogramos y 8 kilogramos, respectivamente. Estas cifras son notablemente inferiores a las de hace solo seis años, cuando el consumo de carne de res y aves de corral superaba ampliamente los 20 kilogramos per cápita.

La falta de poder adquisitivo está causando que los consumidores compren cortes de carne de vacuno de baja calidad y / o carne picada, pero a menudo las familias aún no pueden pagar los productos de carne como un alimento básico de la dieta familiar semanal.

*Tomado de: http://www.eurocarne.com/noticias/codigo/44471/kw/Informe+del+USDA+sobre+la+evoluci%C3%B3n+del+sector+vacuno+en+Venezuela%0D%0A

Compartir