Inicio Maquinaria-equipos El servicio de mecanización agrícola

El servicio de mecanización agrícola

526
0
Compartir

Foto/agromecanizar.co

Resultado de imagen para logo fenalce

Cuando en Colombia se habla de servicios de maquinaria agrícola, se cree erróneamente
que estos son difíciles que sólo son posibles a través de la asociatividad o de los bancos
de maquinaria.

 Por: Ricardo E. Garbers, Ing. Agrícola agromecanizar@gmail.com

En Colombia tenemos particularidades como la de un perfil agropecuario tradicional basado en la agricultura de ladera y montaña, debido a las cordilleras que atraviesan el territorio. Esta es la razón por la cual el café, las frutas tropicales y las flores, son los principales productos que caracterizan las exportaciones, actividades que no demandan maquinaria agrícola. Al menos, eso parece.

Cuando averiguamos qué debe hacer un cafetero para sembrar unas hectáreas de maíz, cómo hace un floricultor para cambiar el suelo de su invernadero o la directriz a seguir por un arrocero o un bananero para fumigar sus cultivos, nos damos cuenta que de la nada, aparecen los prestadores de servicios de maquinaria agrícola.

Mantenimiento de canales de riego y drenajes, silvicultores y forestadores, cosechadores,
fumigadores con equipos autopropulsados y aerofumigadores, picadores de forrajes y ensiladores, son los servicios que se ofrecen, en una tarea intensa y silenciosa, pocas veces conocida.

Cuanto más reducida es la superficie de la finca es más difícil comprar equipos agrícolas y otros implementos que requieren los prestadores de servicios. Cuanto más grandes son las extensiones, más necesarios son los contratistas de maquinaria que, por demás, no se rigen por horarios o días festivos para cumplir con sus contratos, pues ésta es su meta.

Los informes al respecto indican que el equipamiento agrícola, en promedio, es viejo.
Los indicadores de potencia por hectárea trabajada son insuficientes, y quien no dispone
de maquinaria e implementos tiene dificultades para encontrar oferta por este servicio, máxime con la estacionalidad de las siembras y cosechas de la mayoría de los cultivos extensivos.

Entre otros factores que caracterizan el parque de maquinaria agrícola en Colombia se tienen:

Uso anual

Cuanto menos se usa la maquinaria, no sólo resulta más costosa por hectárea laborada, sino que es más difícil cambiarla. De paso, acelera su proceso de obsolescencia por el simple hecho de mantenerse guardada en una bodega la mayor parte del año.

Un empresario de maquinaria agrícola que presta servicios a lo largo de todo el año y
que alcanza un alto nivel de uso anual de su maquinaria, en 5 ó 6 años debe reemplazarla
por una nueva, seguramente bajo tecnología de punta, que incrementara la eficiencia y
rentabilidad de su negocio.

Tamaño unidad productiva

Cuanto más reducida es la superficie de la finca es más difícil comprar equipos agrícolas y otros implementos que requieren los prestadores de servicios. Cuanto más grandes son las extensiones, más necesarios son los contratistas de maquinaria que, por demás, no se rigen por horarios o días festivos para cumplir con sus contratos, pues ésta es su meta.

Basta citar el ejemplo de Argentina, en donde hay empresas agrícolas que cultivan superficies mayores de las 100.000 hectáreas anuales y no poseen una sola hectárea de tierra ni tampoco una sola máquina: lo contratan todo, tanto el uso de la tierra como los
servicios de mecanización agrícola.

Inmovilización de capitales

Cuando se compra maquinaria para trabajar por un corto periodo del año se está inmovilizando capital. En el caso de los equipos importados, son dólares que van al exterior, algo que resulta costoso para el país.

Cuando el prestador de los servicios de mecanización a terceros hace uso intensivo de la
maquinaria, no evita que el cliente tenga que inmovilizar recursos en maquinaria, sino que aumenta su rentabilidad al reducir los costos fijos. Así se benefician ambas partes (agricultor y prestador de servicios), mientras que el país reduce la salida de divisas de su economía.

Vías terrestres

Colombia es un país andino, lo que no está en laderas está entre cordones montañosos o incluso arriba de estos, como sucede en el altiplano cundiboyacense. Estas condiciones hacen que en estas rutas de montaña se dificulte el tránsito de maquinaria e implementos agrícolas.

El país tiene vastas extensiones de llanuras aún no trabajadas en agricultura, pero carecen de una red vial que permita la movilidad de los equipos agrícolas necesarios para el desarrollo agropecuario.

Contratistas de maquinaria

En Colombia hay dos tipos de contratistas de maquinaria agrícola, ambos caracterizados porque trabajan suelos que no son de su propiedad.

En primer lugar, los contratistas de servicios, que prestan un determinado servicio de
maquinaria y una vez finalizado el mismo se retiran de la finca hacia otro trabajo.

Generalmente, estos se especializan en determinados servicios como son:

  •  La fumigación aérea.
  • Los picadores y ensiladores de forrajes
  • Ciertos cosechadores de granos.

El segundo grupo lo conforman los que arriendan tierra o que la trabajan en aparcería (a porcentaje de la producción lograda), instalándose en el predio por el período establecido en el contrato y que tienen un parque de maquinaria diversificado, ya que por lo general realizan todas las labores para el cultivo.

Otros países

Los países europeos se caracterizan por la amplia difusión de la contratación de maquinaria agrícola, principalmente por una alta división de la tierra, que ha
desembocado en unidades productivas de poca área, y que dificulta mantener
equipos agrícolas improductivos.

La entidad que agremia a los contratistas de maquinaria agrícola y forestales
europeos es la Confederación Europea de Empresarios Dedicados a la Mecanización
Agrícola (Ceettar), con sede en Bruselas (Bélgica) que congrega a más de 45.000
empresas de prestación de servicios de mecanización agrícola en los 14 países
miembros. Se calcula que la población de contratistas rurales en Europa asciende a
más de 150.000 personas en los países de la unión.

Por su parte, Estados Unidos y Canadá han favorecido la adquisición de maquinaria
por parte de sus agricultores, tendencia que últimamente se ha visto disminuida.

Por el contrario, han aumentado de manera notoria los predios de agricultores que por
edad o fallecimiento dejan la actividad y son arrendados por sus vecinos.

En Argentina y Uruguay se calcula que más del 75 por ciento de las labores mecanizadas
de los cultivos extensivos son realizadas por contratistas de servicios de maquinaria o
de producción en tierras de terceros.

*Tomado de: http://Revista El Cerealista No 130

 

 

 

Compartir