Inicio Gremios Las presidentas

Las presidentas

644
0
Compartir

Foto/SAC

Resultado de imagen para LOGO sac

En las últimas semanas, dos mujeres han llegado a la presidencia de las juntas directivas de dos afiliados a la SAC: Ángela María Cabal Barona, a la de la Asociación
Colombiana de Productores y Proveedores de Caña de Azúcar, Procaña, y María del Pilar Pedreira González, a la de la Federación Colombiana de Cultivadores de Palma de Aceite, Fedepalma. Ellas se suman a una tercera, María del Carmen Otero González, quien durante tres oportunidades lo ha sido en PorkColombia.

Resultado de imagen para logo fedepalma

María del Pilar Pedreira, administradora de empresa y máster en Dirección de Comercio Internacional, desarrolló su carrera en el mundo del talento humano, y
desde hace diez años está vinculada con las compañías Palmas de Tumaco, Palmar del Oriente y Extractora del Sur del Casanare. Al comienzo tuvo a su cargo el manejo del talento humano, el desarrollo de comunidades y la estrategia social, y desde hace cinco años gerencia las mencionadas empresas.

“Mi foco en estos años de trabajo ha sido lo que ocurre con la gente, su resiliencia, alegría y lo maravilloso que pasa con ellos en las regiones, algo que uno no alcanza a dimensionar porque en muchas ocasiones hay filtros y no nos detenemos analizar lo que realmente ocurre. Operar en sitios tradicionalmente palmeros tiene que ver con gente: este un negocio de gente. Y fue a partir de este enfoque, que tuvieron la idea de volverme gerente general de las compañías y ahora vemos la relevancia que cobra este rol en la Presidencia de la Junta de Fedepalma”, dice.

Considera que su mayor activo es el trabajo que ha desempeñado con las comunidades en el desarrollo social Tumaco y los Llanos Orientales, donde operan las tres empresas palmeras que gerencia.

Resultado de imagen para logo procaña

Ángela María Cabal es la primera mujer que ocupa la Presidencia de la Junta Procaña, en los cuarenta y seis años de existencia de esta institución. Es administradora de empresas e ingeniera de sistemas (Universidad de Winona, Minnesota) y tiene máster en Administración de Empresas (Universidad de Kent, Ohio).

Como productora agrícola, su experiencia la ha obtenido en la empresa familiar Inversiones Cabal Barona y Cía., dedicada al cultivo de la caña y maíz blanco, en la cual se ha desempeñado como gerente. Gracias a su gestión, la empresa ha logrado implementar estándares de sostenibilidad y calidad, reflejados en un manejo eficiente y productivo de los cultivos.

Resultado de imagen para logo porkcolombia

María del Carmen Otero, química y administradora de empresas, prácticamente toda su vida ha estado en el mundo pecuario; incluso, su mamá, doña Evelyn, fue
fundadora de la Asociación Colombiana de Porcicultores (PorkColombia). Está al frente de Granjas Paraíso, empresa de familia creada hace cincuenta y siete años,
cuya especialidad es la porcicultura y la avicultura. Otero González hace parte, igualmente, de la Junta Directiva de Fenavi Valle, el Comité Nacional de Mercadeo y el Comité Nacional de Huevo, en la Federación Nacional de Avicultores de Colombia, Fenavi.

Se define como una mujer de gremio. Dice que no solamente debemos gerenciar nuestras propias empresas, sino ofrecer nuestra colaboración a los gremios a los que pertenecemos, para ayudar a impulsar todo un sector.

Resultado de imagen para MARÍA DEL PILAR PEDREIRA GONZÁLEZ FEDEPALMA
MARÍA DEL PILAR
PEDREIRA GONZÁLEZ
FEDEPALMA

P.: ¿Qué significa que una mujer llegue a este tipo de cargos?
R.: Es una buena señal porque definitivamente lo que se observa es que los gremios se están abriendo al liderazgo femenino. Que se entiende y aprecia el punto de vista que tenemos las mujeres en esta actividad, y eso está muy a tono con lo que está ocurriendo en el mundo y en el país.
P.: ¿Siendo el sector agropecuario, a escala gremial, un escenario liderado por hombres durante tanto tiempo, qué espacio se le abre a la participación de la mujer?
R.: Lo que he venido observando durante los años que llevo en la Junta Directiva de Fedepalma, es que este ha sido un gremio que ha resaltado y reconocido el papel de
la mujer en el campo. De hecho, tenemos un premio que se concede cada año a la mujer palmera campesina, y tengo varias colegas gerentes de compañías. Sin ir tan lejos, en Tumaco somos tres mujeres en las gerencias de empresas de palma.

Pienso que el hecho de permear una Junta Directiva y de llegar a liderarla, consolida el papel de la mujer en todas las instancias del sector, yendo más allá de resaltar el papel de ella desde una parte más operativa, sino que también estamos convocadas a jugar en todos los roles.
P.: ¿Cómo fue el proceso de elección para llegar a la Junta, en medio de una fuerte competencia masculina?
R.: Estoy iniciando el quinto periodo como miembro de la Junta de Fedepalma, lo que significa que mi trabajo ha sido conocido por los líderes de todas las zonas del sector
palmero, y eso fue lo que llevó a los empresarios a postularme y apoyarme. Creo que ellos consideraron que la contribución y el papel que yo podía desempeñar desde la presidencia eran convenientes para la coyuntura del sector.

Soy la única mujer en una junta de dieciocho miembros, por lo que sí o sí, a la hora de votar, iba a estar enfrentada a líderes hombres. Vale decir que este año venimos trabajando desde la perspectiva de gobierno corporativo para que la postulación de los candidatos a la mesa directiva, tanto vicepresidente como presidente, sea más abierta y dé como resultado lo que estamos viendo hoy.
P.: ¿Cuáles son sus aspiraciones como presidenta de la Junta Directiva de Fedepalma?
R.: Es un hito y una enorme responsabilidad para mi ocupar este cargo, porque lo primero que tengo que hacer es dar la garantía de que las mujeres somos buenas líderes. Creo que hay muchas mujeres observando lo que hago y lo que va a ocurrir en este año, por lo que siento un gran nivel de expectativas. Mis aspiraciones son mantener ese trabajado que he realizado durante estos años en los proyectos en los que nos hemos comprometido como Junta, y abrir nuevas posibilidades para que las mujeres podamos entender que somos capaces de llegar a donde nos propongamos, desde todas las instancias.

Resultado de imagen para ÁNGELA MARÍA CABAL BARONA

ÁNGELA MARÍA
CABAL BARONA

P.: ¿Desde cuándo pertenece Usted a la Junta Directiva de Procaña?
R.: Desde hace cuatro años.
P.: ¿Hay más mujeres en la Junta?
R.: Somos tres, y todas estuvimos en la parte alta de las puntuaciones. Ese fue como el mensaje que lanzó la Asamblea de Afiliados: querían ver mujeres abordo. Es
más, Martha Lince fue elegida vicepresidenta.
P.: ¿Cómo recibió su nombramiento?
R.: La verdad, con sorpresa, entre otras cosas, porque la Presidencia de la Junta Directiva nunca había sido ocupada por una mujer, y con un gran sentido de la responsabilidad.
P.: Entonces, ¿qué significa para usted y para Procaña, el hecho de
que una mujer presida la Junta Directiva?

R.: Pienso que como una opción de cambio, pero no porque hecho sea malo. Todo lo contrario: se ha realizado una excelente gestión, pero lo que se quiere es como darle otro enfoque en favor de los cultivadores y proveedores de caña.
P.: Por lo que cuenta, ¿Usted no tuvo mucha competencia?
R.: Había varios candidatos, pero hubo como un consenso para que la Presidencia recayera en una mujer.
P.: ¿Cuáles son sus principales propósitos?
R.: Seguir con todo un plan estratégico que se ha venido desarrollando, dentro del cual figura el apoyo a los productores en materias de productividad y sostenibilidad.
Productividad, entendida como la importancia de ser económicamente viables, y sostenibilidad, pero no vista como producción orgánica exclusivamente, y enmarcada
en sus tres pilares básicos: lo económico, lo social y lo ambiental.

Este es un proceso del cual Procaña es pionero (comenzamos en el 2016), y hemos logrado adaptar una plataforma tecnológica, con la cual, mediantes respuestas de
“sí” o “no”, el productor se puede dar cuenta de qué tan lejos o cerca está de ser sostenible. Pero este trabajo no lo estamos haciendo nosotros de manera aislada, sino que contamos con el acompañamiento de la Corporación Autónoma Regional de Valle del Cauca, CVC, los ingenios y el Centro de Investigación de la Caña, Cenicaña.

Igualmente, hay que seguir con el trabajo del Fondo Social, que fue creado el pasado abril, en el que los productores y proveedores de caña e ingenios, aportamos 0.04% para invertir en proyectos de impacto social y ambiental. En primera instancia, se invertirá en mejoras de vías terciarias. Este es el primer fondo de esta naturaleza
en Colombia. Pero así mismo los proveedores e ingenios aportamos, desde hace cuarentaiún años, otro 0.65% a Cenicaña, encargada de desarrollar nuevas variedades y establecer las buenas prácticas agronómicas.
P.: ¿Qué otro propósito figura en la agenda?
R.: Uno que es transversal para todo el sector agrícola: la integración generacional, proceso en el que llevamos varios años, porque necesitamos que los jóvenes sientan
amor por el campo. El trabajo comprende acompañamiento en transferencia de tecnología y asistencia técnica.
P.: ¿Qué tanta representación tiene la mujer en el sector de los
cultivadores de caña?
R.: Ya es visible. Incluso, en las nuevas generaciones hay muchas que están empezando a tomar las riendas del cultivo. Diría que las mujeres son 20% del sector.
P.: ¿Cuál es el tamaño del sector que representa Procaña?
R.: En la región, compuesta por Valle, Cauca, Risaralda, Caldas y Quindío, tenemos cerca de 240 mil hectáreas y unos 2.700 cultivadores. En cuanto a la propiedad de
la tierra, vemos que 75% pertenece a los cultivadores, y 25% es de los ingenios.
P.: En el sector de la caña, crecen la producción y el rendimiento, y
puede crecer la superficie…
R.: En la mencionada región la superficie está casi copada, debido a lo cual hacemos tanto énfasis en la necesidad de aumentar la productividad. Colombia ocupa en
primer lugar en el mundo en producción de toneladas de caña (120-130), seguida por Brasil y Australia.
P.: ¿Qué tanto puede llegar a estimular el cultivo de la caña la
producción de etanol?
R.: El sector azucarero aporta 10% a la mezcla de etanol, con la gran diferencia de que el etanol obtenido de la caña de azúcar es mucho más amigable con el medio
ambiente que el que proviene del maíz, el cual se trae de Estados Unidos.
P.: ¿Cuáles son las grandes dificultades que enfrente el productor
de caña de azúcar?
R.: Más bien hablaría de retos: la estabilidad jurídica, ser más eficientes de manera so

stenible y prepararnos para certificarnos cuando llegue el momento, algo que seguramente va a ocurrir porque a los ingenios ya se les están exigiendo requisitos de distinta naturaleza.

MARÍA DEL CARMEN
OTERO GONZÁLEZ

PORKCOLOMBIA

P.: Usted ha presidido la Junta Directiva de PorkColombia en tres
ocasiones.
R.: Sí. La primera vez fue del 2009 al 2011; la segunda, del 2015 al 2016, y la tercera desde el 2017 a hoy. La última reelección se dio esencialmente porque había un nuevo presidente ejecutivo, a quien había que acompañar de manera muy especial.
P.: ¿A qué atribuye que la hayan elegido tantas veces?
R.: Seguramente, a que se ha querido darles continuidad al liderazgo y trabajo juicioso que venimos adelantando desde hace años en pro del sector.
P.: ¿La sensación de haber sido elegida por tercera vez fue muy
distinta a la de la primera?
R.: La primera vez, en el 2009, yo estaba un poco reticente porque era un gran reto y creía que no estaba lo sufcientemente empapada de toda la problemática del sector; pero fue una experiencia muy grata y enriquecedora. Pero la reelección da más satisfacciones que la elección porque en cierta medida significa el  reconocimiento a una labor eficiente, a un liderazgo. Una reelección demuestra que se quiere darle continuidad a un esfuerzo.

Uno como presidente de Junta es prácticamente un funcionario más de la organización. Así me siento yo, puesto que todos los días tenemos asuntos y coyunturas sectoriales que atender; a su vez, avanzamos y desarrollamos
todas las decisiones y directrices de la Junta Directiva. En mi empresa me exigen porque le dedico más tiempo a PorkColombia.
P.: ¿Mucha competencia para ser presidenta?
R.: Bastante, pero no porque sea mujer, sino porque en la industria predominan los productores de Antioquia (48% de la producción de cerdo en Colombia es antioqueña), razón por la cual hay más miembros de junta de ese departamento. Yo soy orgullosamente vallecaucana, de la segunda zona con mayor volumen de producción.
P.: ¿Muchas satisfacciones?
R.: La gran satisfacción es que hemos fomentado positivamente el creciente consumo de la carne de cerdo y trabajamos siempre por consolidarlo cada vez más en nuestro sector, a través de nuestras campañas en mercadeo.

Hemos logrado que Porkcolombia se posicione como un gremio líder, con una excelente calificación en la Contraloría General de la República en el manejo del recurso parafiscal del Fondo Nacional de la Porcicultura, y lo hemos fortalecido de tal manera que nuestra labor ya es reconocida en la región y en Iberoamérica, lo que beneficia el desarrollo de las empresas de nuestros porcicultores.

Igualmente, se ha logrado que el consumidor cuente con la carne de cerdo en su menú diario, con una aceptación proyectada, con una mejor imagen cada día, sin mitos. Nuestra industria es cada vez más avanzada tecnológicamente, los productores cada vez cumplen a cabalidad con todas las certificaciones y ofrecen un producto inocuo y de excelente calidad, gracias a nuestros programas del área técnica y Erradicación de Peste Porcina Clásica. No improvisamos, asesoramos y somos productores responsables. Por todo esto, nos hemos convertido en industriales de la carne de cerdo.
P.: ¿Frustraciones?
R. La existencia en algunas zonas del país de ilegalidad en el sacrificio. Quisiéramos que la totalidad del cerdo colombiano pasara por una planta de beneficio con condiciones adecuadas; en Colombia aún existe mucho sacrificio ilegal.
También, no haber finalizado el programa de erradicación de peste porcina clásica, un trabajo en el cual, nuestro gremio lo ha apoyado total e incondicionalmente desde el 2002, pero que a su vez enfrenta muchas dificultades, en especial por los problemas de frontera con Venezuela, por donde en ocasiones ingresan animales no vacunados, que nos han originado brotes que aplazan la erradicación de la enfermedad.

Este es un trabajo que hace el gremio, con el apoyo del ICA. Así mismo, es frustrante que el gremio porcicultor no
hubiese quedado en mejor en el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, al no haber logrado obtener contingentes de mayor capacidad en maíz y a térmi- nos menores en su arancel, y sí una desgravación más inmediata de la carne importada, que ingresa libremente
al país. En realidad, fuimos sacrificados. La presencia de carne extranjera ha crecido tanto que ya representa 20% del consumo nacional. El año pasado, ingresaron 90 mil toneladas, y a junio de este año, ya llevábamos 66 mil,
en lo que se ha convertido en un negocio para los comercializadores.
P.: Exportar es uno de retos de primera línea.
R.: Sí. Hemos avanzado conjuntamente con C.I. Porkco, la empresa comercializadora internacional de los porcicultores, con esfuerzos conjuntos con el gobierno nacional ante las embajadas de los países de interés exportador, entre ellos China, Corea, Vietnam, Singapur, en la búsqueda de oportunidades para nuestros productos cárnicos en esos mercados. En general Asia es más rentable para nosotros, especialmente, para ciertas piezas, como vísceras, viriles, pezuñas, orejas, etc. Claro que también pensamos en otros países, entre ellos, las islas del Caribe y Perú.

*Tomado de: https://sac.org.co/revista-nacional-de-agricultura-edicion-995/

 

Compartir