Inicio Transgenicos Arroz dorado, un transgénico humanitario boicoteado por el activismo irresponsable

Arroz dorado, un transgénico humanitario boicoteado por el activismo irresponsable

272
0
Compartir

Foto/laweb

ChileBIO

El médico y biólogo molecular, Dr. Henry I. Miller, relata cómo el activismo de algunas ONGs ha sido, en parte, responsable de retrasar la aprobación del arroz dorado, un cultivo transgénico con potencial humanitario de evitar muertes y ceguera infantil por deficiencia de vitamina A en la dieta de países en desarrollo.

“Sus ojos cuentan sus tristes historias mientras los iris blancos fantasmales dan paso a miradas vacías. Podemos mirarlos pero no pueden mirarnos a nosotros. Se han quedado ciegos debido a la desnutrición”, escribe V. Ravichandran, un agricultor en Tamil Nadu, India, que describe a los niños que sufren de deficiencia de vitamina A.

Esta es una doble tragedia: primero, porque más de dos tercios de los niños mencionados en el comentario de Ravichandran morirán dentro de un año: la ceguera por deficiencia de vitamina A (DVA) es un signo temprano de debilitamiento que pone en peligro la vida, y segundo, porque esta grave deficiencia podría prevenirse con una tecnología agrícola moderna y accesible.

El enfoque más elegante y práctico para prevenir la DVA es un grupo de variedades de arroz genéticamente modificadas (GM) conocidas como Arroz Dorado debido a su color, que se genera por la presencia de betacaroteno, el precursor de la vitamina A.

El arroz es un alimento básico para cientos de millones, especialmente en Asia. Aunque es una excelente fuente de calorías, carece de ciertos micronutrientes necesarios para una dieta completa. En los países en desarrollo, 200-300 millones de niños en edad preescolar corren el riesgo de deficiencia de vitamina A, lo que aumenta su susceptibilidad a infecciones como el sarampión y enfermedades diarreicas. Cada año, aproximadamente medio millón de niños quedan ciegos como resultado de DVA y el 70% de ellos muere al año de perder la vista.

En las décadas de 1980 y 1990, los científicos alemanes Ingo Potrykus y Peter Beyer desarrollaron las variedades de “Arroz Dorado” que se biofortifican o enriquecen mediante la introducción de genes que permiten que el endospermo comestible del arroz produzca betacaroteno, el precursor de la vitamina A. Las plantas de arroz producen betacaroteno en las hojas pero no en los granos, por lo que Potrykus y Beyer insertaron dos genes, uno de una bacteria y el otro del maíz, que hace que el betacaroteno se sintetice también en la parte comestible de la planta.

Dada su capacidad para prevenir el flagelo de la DVA, el arroz dorado podría hacer contribuciones a la salud humana a la par de la vacuna contra la polio de Salk, pero la oposición irracional, interesada e implacable -a las pruebas y la disponibilidad generalizada del arroz dorado- ha sido una prioridad en la agenda de activistas como Greenpeace, un gigante que recibe millones por año y con oficinas en más de 40 países, cuya máquina de relaciones públicas se centra en negar a millones de niños en las naciones más pobres los nutrientes alimenticios esenciales que necesitan para evitar la ceguera y la muerte.

Han intimidado a funcionarios de gobierno al fomentar la oposición de base a las aprobaciones regulatorias del arroz dorado y otras variedades de cultivos genéticamente modificados; y con demasiada frecuencia, los reguladores han arrastrado sus pies o capitulado.

Greenpeace se ha opuesto ferozmente a la ingeniería genética aplicada a la agricultura desde los primeros días de la ingeniería genética molecular: la tecnología de ADN recombinante o “empalme de genes” para producir los llamados organismos genéticamente modificado (OGMs o transgénicos). En 1995, la organización anunció que había “interceptado un paquete que contenía semillas de arroz manipuladas genéticamente para producir un insecticida tóxico, ya que se exportaba”. . . [y] intercambiamos la semilla manipulada genéticamente con arroz normal”. [I. Meister, “Comercio no controlado de productos genéticamente manipulados”, comunicado de prensa, 7 de abril de 1995].

Las semillas de arroz robadas por Greenpeace habían sido mejoradas genéticamente para la resistencia a insectos plaga y estaban en camino hacia el Instituto Internacional de Investigación del Arroz en Filipinas desde el Instituto Federal Suizo de Tecnología en Zurich. Las semillas modificadas debían ser probadas para confirmar que crecerían y producirían altos rendimientos de arroz con aplicaciones mucho más bajas de pesticidas químicos.

Greenpeace ha ignorado el consenso científico sobre la seguridad de los cultivos genéticamente modificados, el resultado de cientos de experimentos de evaluación de riesgos y una amplia experiencia en el mundo real. Solo en los Estados Unidos, más del 90% de todo el maíz, la soya y la remolacha azucarera son genéticamente modificados (GM), y en dos décadas de consumo de billones de raciones de alimentos derivados de plantas genéticamente modificadas en todo el mundo, no se ha documentado ni un solo problema de salud o ambiental.

Greenpeace ha alegado que los niveles del betacaroteno en el Arroz Dorado son demasiado bajos para ser efectivos o tan altos que serían tóxicos. Pero las pruebas de alimentación han demostrado que el arroz es altamente efectivo para prevenir la DVA, y la toxicidad es prácticamente imposible porque la conversión de betacaroteno a vitamina A cesa cuando los niveles de vitamina A en la sangre aumentan por encima de lo normal.

Sin una base racional para su oposición, la organización se ha visto obligada a adoptar una estrategia de “noticias falsas” (fake news) para tratar de asustar a las naciones en desarrollo que están considerando adoptar los productos que salvan vidas.

En un texto de de 2012, Greenpeace afirmó: “Si se introduce a gran escala, el arroz dorado puede exacerbar la desnutrición y, en última instancia, socavar la seguridad alimentaria”. Los psiquiatras llaman a esto proyección: la verdadera amenaza para los pobres y vulnerables no es la ingeniería genética, es Greenpeace y los de su tipo. En 2014, los economistas Justus Wesseler y David Zilberman calcularon el impacto de los retrasos en la aprobación regulatoria del Arroz Dorado.

Descubrieron que la no aprobación del arroz dorado en la década anterior causó la pérdida de al menos 1,424,680 años de vida solo en India. Si las acciones de Greenpeace fueran perpetradas por funcionarios del gobierno, se llamarían crímenes contra la humanidad.

Henry I. Miller, médico y biólogo molecular, es becario Robert Wesson en Filosofía Científica y Políticas Públicas de la Institución Hoover de la Universidad de Stanford; fue el director fundador de la Oficina de Biotecnología de la Agencia de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA).

*Tomado de: https://www.chilebio.cl/2019/09/16/arroz-dorado-un-transgenico-humanitario-boicoteado-por-el-activismo-irresponsable/

Compartir