Inicio Internet Perú: Más allá del paro agrario y sus demandas

Perú: Más allá del paro agrario y sus demandas

967
0
Compartir

Foto/larepublica.pe

Resultado de imagen para logo larepublica.pe

Este paro tiene que ver con los monopolios, franja de precios, aranceles, las compras estatales; con la producción, la alimentación, la salud (anemia), con lo sanitario; con el agua, los suelos y la biodiversidad; con lo gremial, con lo salarial y el seguro agrario; con los tratados internacionales; con los desastres naturales y más.

El abandono de la agricultura por parte del Estado, la incapacidad para definir una política agraria, los ingentes beneficios que reciben pocos (26 propietarios) en desmedro de los productores del campo y el permanente incumplimiento de compromisos entre el Ministerio de Agricultura y Riego (Minagri) y los productores (solo con Conveagro 17 reuniones en este periodo de gobierno) son los causantes de este paro. El que fue gatillado porque la actual ministra de Agricultura se negó a participar de una reunión –en Lima– donde estuvieron la mayoría de las juntas de usuarios y los gremios agrarios del Perú, perdiendo así una oportunidad fundamental para su gestión y la búsqueda de soluciones dialogadas.

El Minagri hoy por hoy es una institución fronteriza, que tiene por política alcanzar 10,000 millones de dólares en agroexportaciones, en lugar de entender que su rol fundamental es gestionar, planificar y fomentar la producción de alimentos y materias, en cantidad y calidad. Con estas dos variables lograría satisfacer el mercado interno y externo, evitar sobreproducciones y desabastecimientos, precios más justos y alimentos de calidad y saludables en la mesa de los peruanos, creación y transferencia de tecnología, mejor uso del agua y la tierra, salarios justos, competitividad y mejora del ingreso en todas las cadenas productivas.

Lo que no ha entendido el Estado es que este paro no le compete solamente al sector agricultura, por ello el pedido de intervención del propio presidente de la República. Este paro tiene que ver con los monopolios, franja de precios, aranceles, las compras estatales; con la producción, la alimentación, la salud (anemia), con lo sanitario; con el agua, los suelos y la biodiversidad; con lo gremial, con lo salarial y el seguro agrario; con los tratados internacionales; con los desastres naturales y más. Por ello, el pedido de una Mesa Multisectorial Vinculante, con participación de los gremios agrarios es fundamental, y puede ser fundacional, si el presidente tiene la visión correcta.

Pero el Gobierno, lejos de entender la magnitud del problema y peor aún soslayando el hecho de que entre los agricultores hay profesionales con alto nivel técnico, ha permitido que la cuestionada ministra de Agricultura intente detener el paro agrario sin conocer el sector, y su magnitud se vio obligada inclusive a usar métodos muy amañados. Craso error, un ministerio que ni siquiera entiende lo que administra, ¿cómo va a resolver un problema de magnitud nacional e intersectorial?

Más allá del paro agrario, el presidente tiene la oportunidad histórica de hacer lo correcto y avanzar en el desarrollo y fomento de la principal actividad económica y sostenible del país. El paro puede ser el principio de la construcción de una nueva, buena e inclusiva política agraria o el inicio de más protestas. Usted evalúe y decida, presidente.

*Tomado de: https://larepublica.pe/economia/1467670-ecp14n5

Compartir