Inicio Internet CIA considera amenaza de soja de Brasil a los EE.UU.

CIA considera amenaza de soja de Brasil a los EE.UU.

991
0
Compartir
Ripe soya bean seed in hands of farmer

Foto/archivo

Un documento de la agencia de inteligencia muestra que desde 1973 los EE.UU. enfrenta a la soja brasileña como una amenaza

  • La soja brasileña es vista por los EE.UU. como una «amenaza» para las exportaciones de Estados Unidos hace por lo menos 46 años, de acuerdo a los documentos producidos por la CIA,  agencia de inteligencia ese país ‘

    En 1973, un informe afirmaba en el título que el grano brasileño presentaba un riesgo competitivo al país.

    «La soja de Brasil: una amenaza emergente para las exportaciones de EEUU), el texto fue clasificado en la época como confidencial y, recientemente, liberado para consulta como parte del» Freedom of » (Ley de Libertad de Información).

    El documento, consultado por el reportaje, muestra los datos sobre la producción de los dos países a principios de los años 1970 y destaca que la exportación de soja brasileña aún no había alcanzado la exportación norteamericana, «pero que amenaza sus ganancias futuras».

    El estudio, con 13 páginas, también afirma que, con un crecimiento anual del 50% de la producción del grano, en aquel período, Brasil ya era el «único competidor importante» de Estados Unidos.

    El historial de competencia en la exportación de soja viene a la superficie cuando los productores brasileños pueden tener pérdidas estimadas en R $ 20,5 mil millones, si se confirma la tregua comercial entre China y Estados Unidos. China habría ofrecido a los norteamericanos la compra de un adicional de R $ 111 mil millones en productos agrícolas, lo que disminuiría la demanda de similares brasileños.

    «Si se confirma, va a haber un impacto inicial muy fuerte, el temor es ese», dijo Luis Fernando Fucks, presidente de la Asociación de Productores de Soja de Rio Grande do Sul (Aprosoja-RS).

    Sin embargo, Fucks relativiza el impacto a medio plazo, pues China no podría abdicar de importar la soja brasileña porque, aun comprando de Estados Unidos, su producción es insuficiente para abastecer a todo el país.

    La visita del presidente Jair Bolsonaro (PSL) a Estados Unidos habría reforzado la alianza política y económica entre los dos países americanos, evalúa Paulo Pires, presidente de la Federación de Cooperativas Agropecuarias de Rio Grande do Sul (FecoAgro-RS) y una asociación no puede impedir a Brasil vender a todo el mundo, dice.

    «No puede tener ideología de ningún lado, Paulo Guedes [ministro de Economía] fue feliz en la declaración», dijo Pires. «¿Sabes quién tiene más inversión directa en Estados Unidos ?, ¿por qué no podemos hacer comercio con China y dejar que ellos inviertan en Brasil en ferrocarril para transportar nuestra soja?», Dijo Guedes, durante la visita en la que acompañaba Bolsonaro.

    El memorando de 1973 también preveía el crecimiento de la exportación brasileña. «Es casi seguro que Brasil ganará una mayor parte de la exportación mundial de soja a largo plazo», afirma el texto.

    Además, la CIA entendía que una eventual caída en los precios mundiales, en ese período, favorecería a Brasil, ya que los productores norteamericanos cambiarían la soja por el maíz, mientras que los brasileños permanecerían con la soja, que es más lucrativa.

    El documento también decía que el gobierno brasileño estaba incentivando a los productores con subsidios salidos de impuestos y que el apoyo ocurría también a nivel estadual, como en el caso de Rio Grande do Sul, que vehiculaba una campaña publicitaria sobre los números de la cosecha.

    Diez años después, la producción brasileña de soja continuaba en el radar de la CIA. En julio de 1983, la Dirección de Inteligencia de la agencia produjo otro documento, a petición de la Secretaría del Tesoro de Estados Unidos.

    Además de las cifras recientes de las cosechas brasileñas, el documento afirmaba que, «a diferencia de Washington, Brasilia interviene fuertemente en el mercado» y que «los precios son controlados, especialmente para los productos de la soja».

    El texto también resalta que los productores recibían incentivos, crédito y auxilio en marketing.

    Consta además la afirmación de que las estatales brasileñas eran las principales responsables de acuerdos de ventas para la entonces Unión Soviética. El comunismo era otra preocupación de Estados Unidos, en la época, en la Guerra Fría con los rusos.

*Tomado de: http://www.diariodecuiaba.com.br/detalhe.php?cod=523877

Compartir