Inicio Nacional 50 años de la CAN

50 años de la CAN

685
0
Compartir

Foto/portafolio.co

Resultado de imagen para logo portafolio

El próximo 26 de mayo, la Comunidad Andina de Naciones (CAN) -conformada por Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú- celebra el 50 aniversario de la suscripción del Acuerdo de Cartagena, tratado constitutivo que dio origen a este proceso de integración, el más antiguo de Suramérica.

La CAN nació por iniciativa de los presidentes de Colombia, Carlos Lleras Retrepo y de Chile, Eduardo Frei Montalva, que buscaban promover del lado de la inversión el proceso de integración económica entre los países miembros, con base no solo en la creación de una unión aduanera sino un mercado común, basado en programas sectoriales para los sectores industriales más dinámicos, con el fin de superar los magros logros alcanzados por la ALALC, que simplemente buscaba la integración a través del libre comercio. Desde el punto de institucional, a imagen y semejanza de la Unión Europea, creó instituciones supranacionales, con capacidad de emitir normas que se imponían en el derecho interno sin necesidad de su incorporación al mismo, y estaban sujetas a un control jurisdiccional comunitario.

Lamentablemente, los países miembros le fueron quitando su apoyo político al proceso, considerando que le habían otorgado demasiados poderes a las autoridades comunitarias, y, por razones ideológicas, se fueron retirando de la CAN. Primero lo hizo Chile y después Venezuela. Perú ha tenido una actitud dubitativa y Bolivia, sin salirse de la CAN, está en proceso de adhesión a Mercosur. De los compromisos originales, lo único que se ha logrado es el pleno funcionamiento de la zona de libre comercio, pudiendo circular libremente los bienes originarios de los países miembros. Desde 2003, los ciudadanos de los países miembros pueden ingresar a cualquiera de ellos con solo presentar el documento de identidad. Hay normas comunitarias de regulación, siendo la más importante el régimen común de propiedad intelectual. El Tribunal de Justicia está facultado para controlar la legalidad de las normas comunitarias.

En la actualidad América Latina, y en particular la subregión andina, plantean singulares desafíos para cualquier proceso de integración, teniendo en cuenta la marcada divergencias políticas seguidas por los países de la región, que han frenado la globalización e implicado el regreso al proteccionismo. Esas divergencias se reflejan en la CAN y ponen en evidencia que el propósito de alcanzar la integración económica a través del modelo que se diseñó en los años 70 no es válido, como tampoco las diferentes reingenierías que se le han hecho al proceso en los años 90 del siglo pasado y en los años 13 y 14 del presente siglo. Esta última reingeniería se quedó corta porque se limitó a temas puntuales, como la reforma al Sistema Andino de Integración y algunos cambios cosméticos a la integración comercial, física, productiva y social, y no tuvo una visión acorde con la necesidad de pasar de un mundo analógico a un mundo digital y a definir la forma para hacerlo. Esta nueva etapa, conocida como la Cuarta Revolución Industrial, se caracteriza por la fusión de las tecnologías que permitirán la integración de los ámbitos físico, digital y biológico. Distintos avances tecnológicos, como el internet cuántico, la economía colaborativa, la robótica, la inteligencia artificial, el internet de las cosas, la genómica y la biotecnología han llegado para quedarse.

*Tomado de: https://www.portafolio.co/opinion/manuel-jose-cardenas/50-anos-de-la-can-columnista-525936

Compartir