Inicio Internet IARC desconsideró estudios con humanos

IARC desconsideró estudios con humanos

613
0
Compartir

Foto/divulgación

El profesor Doctor en Patología João Lauro Viana de Camargo integró el panel de expertos de varios países que revisaron los estudios de carcinogenicidad del glifosato. Los resultados del panel son contrarios a  la evaluación de la IARC y corroboran los resultados de la EPA / EE.UU., AESA y la ECHA la Unión Europea, de Salud Canadá, APVMA (Australia), entre otros. ¿Qué es incorrecto con la clasificación de carcinogenicidad del glifosato de la IARC?

Indicamos dos problemas mayores en la evaluación que la IARC hizo del glifosato. La inclusión del glifosato en el Grupo 2A resultó del entendimiento de la agencia de que los estudios con animales de experimentación, pero no los estudios con humanos, presentaron evidencias suficientes para clasificar el herbicida como probable cancerígeno para el hombre. Es decir, los estudios con animales constituyeron la base de la clasificación realizada por la IARC. Ese fue el primer problema, debido a que en  el grupo de trabajo de la IARC no se han examinado todos los estudios pertinentes disponibles ,  sólo seis estudios con ratas y dos  con ratones “, dice Camargo.

Sin embargo, una revisión publicada también en 2015 – y de la cual la IARC tuvo conocimiento, porque fue citada en su monografía sobre el glifosato – discutió nueve estudios con ratas y cinco con ratones. “La omisión selectiva de la IARC podría ser parcialmente explicada por su política de considerar solamente estudios completos disponibles en la literatura científica o accesibles al público, pero no justifica el no considerar las informaciones transmitidas por la revisión”, argumenta.

 “Otro problema se refiere a la interpretación de los resultados realizada por la fuerza de la IARC, que ignoró aspectos básicos del análisis de estudios de carcinogenicidad, como la no ocurrencia de los mismos tumores en los sucesivos estudios, la ausencia de dosis-respuesta, la inexistencia de lesiones previas y de progresión a la malignidad y, particularmente, abordaje estadístico discutible “, sostiene el especialista.

“No es de sorprender que las evaluaciones más rigurosas, realizadas por diferentes agencias oficiales antes y después de la IARC, como las enumeradas en la pregunta, y también por el JMPR / FAO / OMS y el Instituto Federal Alemán para la Evaluación del Riesgo (BfR), hayan reiterado que el glifosato no tiene potencial cancerígeno. Como ningún potencial carcinógeno fue identificado en ensayos convencionales, no tiene sentido proponer un modo de acción (en el caso de la IARC, por genotoxicidad y / o estrés oxidativo) para explicar eventual carcinogenicidad del producto “, concluye.

 

Compartir