Inicio Nutrición La relación entre la alimentación y el rendimiento escolar de tus hijos...

La relación entre la alimentación y el rendimiento escolar de tus hijos es más directa de lo que pensabas

821
0
Compartir

Una dieta equilibrada es la clave del éxito (Mario Chaparro)

Resultado de imagen para logo lavanguardia

Seguir una buena alimentación es muy importante para todo el mundo, pero especialmente para los más pequeños de la casa. Una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable harán que nuestros pequeños crezcan sanos, llenos de energía y con menos riesgo de sufrir obesidad y enfermedades relacionadas.

Además de una mejor salud, hay otros aspectos en los que incide directamente una buena alimentación. En concreto, y según el V Observatorio Nestlé sobre hábitos nutricionales y estilos de vida de las familias, existe una relación directa entre alimentación y rendimiento escolar.

 

 

El porcentaje de excelentes en aquellos niños que siguen una dieta equilibrada es un 14% superior al de aquellos que no lo hacen. Además, se muestran significativamente más satisfechos con sus deberes, sus notas y al 84% de ellos no les cuesta ir a clase.

El estudio considera una dieta equilibrada aquella que incluye el consumo de frutas y verduras frescas al menos una vez por semana, así como el de legumbres, pescados y frutos secos. Además de utilizar el aceite de oliva como aliño habitual y de tener el agua como bebida principal.

“Independientemente de otros factores que inciden en este desarrollo como la genética o el ámbito socioeconómico, es muy importante que, además del bienestar emocional, el niño disponga de una dieta saludable con todos los nutrientes que contribuyen a este proceso cognitivo que determina la capacidad de concentración, atención o memoria y el aprendizaje”, explica el doctor Rafael Casas, psiquiatra y experto en promoción de hábitos de salud y en obesidad infantil.

El papel de los padres, vital

Sin duda, los padres son el claro ejemplo a seguir por los hijos. Los pequeños se fijan en todo lo que hacen sus progenitores, y la comida no es una excepción: “Los padres son los que transmiten al niño las bases y rutinas de un estilo de vida saludable en su sentido más amplio. Su rol es esencial para que los pequeños adquieran buenos hábitos”, explica Casas.

 

 

En este sentido, la asignatura pendiente sigue siendo el consumo de frutas y verduras. Un alto porcentaje reconoce que a pesar de que sabe que las recomendaciones hablan de 3 raciones de fruta y 2 de verdura al día, no las siguen al pie de la letra.

Son cinco los nutrientes principales que ayudan a mejorar el rendimiento escolar de nuestros hijos. Las grasas saludables –aquellas que contienen ácidos grasos instaurados), ayudan al desarrollo y al buen funcionamiento del cerebro y de la vista. El hierro contribuye al desarrollo cognitivo y a disminuir el cansancio, mientras que el zinc es esencial para el crecimiento y el metabolismo de los hidratos de carbono.

El magnesio ayudará a tus hijos a estar menos cansados, a la vez que mejoran el sistema nervioso y los músculos. Por último, las vitaminas del grupo B son un gran aliado en el rendimiento intelectual, contribuyendo al metabolismo energético y al buen funcionamiento del sistema nervioso central y del cerebro.

 

 

Compartir