Inicio Internet Cultivar alimentos sin necesidad de usar fertilizantes

Cultivar alimentos sin necesidad de usar fertilizantes

745
0
Compartir

Alimentos: Cultivo de arroz en Vietnam (guenterguni / Getty)

Resultado de imagen para logo lavanguardia.com

Durante la temporada de trasplante los campos de cultivo en Vietnam se llenan de agricultores que sumergen las semillas germinadas de arroz en el lodo.

El cultivo de arroz es esencial para el suministro alimenticio y la economía del país, pero esta industria agrícola supone un costo enorme al medio ambiente.

Los agricultores utilizan fertilizantes basados en nitrógeno para aumentar el rendimiento de los cultivos. Pero el exceso de nitrógeno terminar vertiéndose y contaminando ríos y océanos, así como evaporarse en la atmósfera.

El arroz, como otros cultivos, depende de los nutrientes esenciales que toma de los fertilizantes de nitrógeno, pero más del 50% del fertilizante que se usa se evapora o se vierte en el desagüe. DRA. PHAM THI THU HUONG Instituto de Investigación de Cultivos de Campo

Para tratar de reducir o eliminar el impacto negativo de estos fertilizantes se ha puesto en marcha un experimento internacional que investiga si una cepa de bacteria que se fija al nitrógeno puede ayudar a reducir la cantidad de fertilizante que usan los agricultores.

La pequeña aldea campesina de Tien Hai situada a unas dos horas en coche al sureste de la capital de Vietnam, Hanói, alberga esterevolucionario experimento. A la cabeza de esta prueba experimental se encuentra la doctora Pham Thi Thu Huong, del Instituto de Investigación de Cultivos de Campo.

”El arroz, como otros cultivos, depende de los nutrientes esenciales que toma de los fertilizantes de nitrógeno, pero más del 50% del fertilizante que se usa se evapora o se vierte en el desagüe”, explica la doctora Huong. “Se transforma en dióxido de nitrógeno que, como gas invernadero, es 300 veces más dañino que el dióxido de carbono”, añade.

El fertilizante de nitrógeno sobrante Se transforma en dióxido de nitrógeno que, como gas invernadero, es 300 veces más dañino que el dióxido de carbono. DRA. PHAM THI THU HUONG

Instituto de Investigación de Cultivos de Campo

Biclicleta a través de los campos de arroz de Vietnam

Biclicleta a través de los campos de arroz de Vietnam (gnomeandi / Getty Images)

La ‘súper bacteria’

Para la doctora Huong el trasplante al campo de plantas de semillero de arroz de 15 días, cultivadas en el laboratorio, será la primera oportunidad para examinar la diferencia en longitud y peso entre las que han sido tratadas y las que no. Cuando son semillas, las plantas tratadas son recubiertas de la bacteria que fija el nitrógeno. Esta bacteria, normalmente encontrada en la caña de azúcar, permite a las plantas de arroz extraer el nitrógeno directamente del aire, en lugar de depender de un fertilizante artificial.

A medida que la planta crece, se desarrolla una relación aeróbica entre la bacteria y la planta de arroz. Esto permite a la bacteria tomar el nitrógeno directamente de la atmósfera en una forma que la planta puede usar. DRA. PHAM THI THU HUONG

Instituto de Investigación de Cultivos de Campo

”A medida que la planta crece, se desarrolla una relación aeróbica entre la bacteria y la planta de arroz”, dice Huong. “Esto permite a la bacteria tomar el nitrógeno directamente de la atmósfera en una forma que la planta puede usar”.

El experimento en Vietnam de la doctora Huong es parte de una red global de científicos y empresarios que esperan que las tecnologías de adhesión de nitrógeno puedan ayudar a encontrar una solución.

El biocientífico Ted Cocking, del Centro de Fijación de Nitrógeno en Cultivos, en Reino Unido, fue el primero en descubrir el potencial de esta singular bacteria: Gluconacetobacter diazotrophicus, o Gd en versión abreviada.

Desde mayo a junio los bancales de arroz están llenos de agua en Mu Cang Chai, Yen Bai (Vietnam)

Desde mayo a junio los bancales de arroz están llenos de agua en Mu Cang Chai, Yen Bai (Vietnam) (Chan Srithaweeporn / Getty)

En 2011 Cocking se asoció con el empresario Peter Blezard. Juntos empezaron una compañía llamada Azotic, una de las que financian los experimentos con el arroz de la doctora Huong en Vietnam.

Blezar espera que Azotic empiece a vender la “súper bacteria”, en forma líquida y en polvo, en el mercado comercial de Estados Unidos, a partir de la próxima primavera.

”Actualmente nos estamos concentrando en experimentos con cultivos de maíz y soja en EE.UU. y Europa, y experimentos con arroz en Vietnam, Tailandia y Filipinas”, dice Blezard. “En Vietnam, estamos viendo reducciones del uso de fertilizante de nitrógeno de hasta un 50%, combinado con un incremento en el rendimiento de arroz del 15%”, añade.

En Vietnam, estamos viendo reducciones del uso de fertilizante de nitrógeno de hasta un 50%, combinado con un incremento en el rendimiento de arroz del 15% PETER BLEZARD Azotic

Dudas sobre su viabilidad a nivel mundial

En 2050 la población mundial puede llegar a alcanzar los 9.800 millones. Con una cantidad limitada de tierra y el cultivo intenso causando estragos ambientales irreversibles se plantea la pregunta de como se podrá alimentar al mundo sin acabar con los recursos naturales.

Proyectos como el de la bacteria de Azotic dan luz a una posible solución pero su aplicación en todas las variedades de cultivos genera dudas.

El mundo es un lugar muy grande con diferentes climas, patrones de tiempo, cultivos y tipos de suelos. Pensar en que hay un santo remedio que pueda solucionar todos estos problemas sería fantástico, pero me sorprendería que esto suceda. TIM MAUCHLINE Rothamsted Research, en Reino Unido

El microbiólogo Tim Mauchline, de Rothamsted Research, en Reino Unido, duda que esta tecnología pueda ser replicada con todas las variedades de cultivos, en todo el mundo. “El mundo es un lugar muy grande con diferentes climas, patrones de tiempo, cultivos y tipos de suelos. Pensar en que hay un santo remedio que pueda solucionar todos estos problemas sería fantástico, pero me sorprendería que esto suceda”, explica Mauchline.

La doctora Huong ha descubierto que, aún en las óptimas condiciones experimentales, algunas variedades de arroz han reaccionado mejor a la bacteria que otras.

Sin embargo, para la doctora, la precisión y la paciencia finalmente están dando frutos. “Espero que mi trabajo ayude a garantizar la seguridad alimenticia global, al tiempo que preserva y protege los recursos naturales”, anhela Huong.

*Tomado de: http://www.lavanguardia.com/natural/20180612/4561276173/cultivo-arroz-fertilizante-nitrogeno-contaminacion-bacteria-alternativa-investigacion.html

Compartir