Inicio Arroz Arroz, regreso al pasado

Arroz, regreso al pasado

928
0
Compartir

Foto/elcolombiano.com

Resultado de imagen para logo el colombiano png

Mientras se busca actuar en escenarios internacionales como el de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), selecto grupo de países avanzados al que el Gobierno espera que Colombia pertenezca, en el sector agropecuario este mismo Gobierno propone la utilización de instrumentos propios del pasado.

En efecto, recientemente se conoció que, frente a la sobreoferta de arroz que durante los últimos meses se ha presentado en el mercado interno, producto del estímulo de precios que se derivó de la restricción a las importaciones en años pasados, el Gobierno, a través del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, propuso la posibilidad de fijar un precio mínimo para la compra de la producción nacional en lo que resta de 2018.

Este giro hacia la utilización de medidas aplicadas en décadas anteriores (como en su momento lo fueron los precios de sustentación) es una clara manifestación de que, a pesar del discurso modernizador que el Gobierno utiliza por fuera, en materia agropecuaria se mantienen los postulados y los mecanismos de intervención propios del proteccionismo y la sustitución de importaciones imperantes en otros tiempos.

Como se señala en el reciente libro de Fedesarrollo sobre la política comercial agrícola (“Política comercial agrícola: nivel, costos y efectos de la protección en Colombia”), en la actualidad, “los niveles arancelarios que aplican para la importación de productos agropecuarios a Colombia se encuentran por encima de casi todos los países de América Latina”.

Adicionalmente, se establece que aquellos “productos que tienen protección arancelaria más alta suelen contar también con mayor protección a través de medidas no arancelarias”.

Pero las cosas no terminan allí, pues, según la OCDE, los apoyos que reciben los agricultores colombianos son mayores a los del promedio de dicha institución y se encuentran muy por encima de los otorgados por algunas naciones latinoamericanas, como Brasil y Chile, que se caracterizan por su gran desarrollo agropecuario y agroindustrial.

A pesar de que uno de los productos más beneficiados con estas políticas y apoyos ha sido el arroz, su desempeño productivo deja mucho que desear.

En particular, la producción nacional de arroz presenta tendencia a la baja, motivada por una caída progresiva de los rendimientos, que no alcanza a ser contrarrestada por la expansión del área sembrada.

Como resultado de la alta protección arancelaria y no arancelaria, las importaciones de arroz representan menos del 5,0 por ciento del consumo aparente del país. La combinación de la caída en la producción nacional de arroz y los bajos niveles de importaciones han llevado a que el consumo per cápita del cereal presente tendencia a la baja.

Todo esto ha llevado a que, según el BID, el precio del arroz para el consumidor colombiano se ubique 50 % por encima del precio internacional.

Así las cosas, de aprobarse el precio mínimo de compra del arroz, se continuará premiando la ineficiencia productiva de los agricultores y esta la pagará el presupuesto (a través de los subsidios como el del almacenamiento y la exportación a pérdida de los actuales excedentes) y los consumidores a través de mayores precios.

*Tomado de: http://www.elcolombiano.com/opinion/columnistas/arroz-regreso-al-pasado-DN8681566

Compartir