Inicio Internet Del pollo se exporta todo, menos el corazóncito

Del pollo se exporta todo, menos el corazóncito

1117
0
Compartir

Foto/Daniel Caron / Gazeta del Pueblo

Resultado de imagen para logo gazeta do povo

“Es el único elemento del pollo que no logramos exportar, el mercado interno absorbe todo”, revela Rogério Gonçalves, gerente de ventas del frigorífico GTFoods, de Maringá, que coloca diariamente en el mercado más de 600 mil corazones de pollo.

El hecho se repite en la avícola Pollo Pionero, en el municipio paranaense de Joaquim Távora. “No tiene demanda de este producto por ahí. Abatemos 185 mil pollos por día y el 100% de los corazoncillos quedan en el mercado interno. Es nuestro cuarto elemento de mayor valor agregado “, cuenta Paulo Ricardo Pereira da Silva, supervisor de Planificación y Control de Producción. La industria del Norte Pionero de Paraná – mayor estado productor de pollo en el país – recibe misiones de empresas de Japón, Hong Kong y Oriente Medio cada quince días. “Ellos nunca manifestaron interés en comprar corazón de pollo”, constata Pereira da Silva.

Los niños que interesan a los importadores son otros. A los Pollos Pionero vende toda molleja que produce para Japón, cortada en cuatro partes y lista para ser consumida como aperitivo. En el hígado, el 30% sigue para el mercado externo, otro 30% se encuentra en el comercio minorista nacional y el 40% abastece a la industria de raciones para pequeños animales.

En términos de valor agregado, el corazón de gallina no tiene rival entre los despojos. “Siempre fue, de todos los niños, el más valorado. “Llega cerca del final del año, en la época de fiestas, el precio del corazóncito dispara”, observa Domingos Martins, presidente del Sindicato de las Industrias Avícolas de Paraná. Actualmente el producto sale del matadero al precio promedio de R $ 10 a R $ 11 por kilo. En el caso de Japón, la moza que va a Japón, por ejemplo, es vendida por la industria por R $ 7 el kilo, mientras que el hígado sale de la línea de producción por R $ 2 el kilo.

Hay corazones para satisfacer el apetito del mercado interior. El año pasado las granjas brasileñas produjeron 5,86 mil millones de corazones de pollo. Para alcanzar un kilo, es necesario abatir entre 85 y 100 aves. Cantidad suficiente para llenar sólo tres espetos de los 20 servidos diariamente en la barbacoa Tropilla, en el centro de Curitiba. Los corazones se condimentan con vino blanco, sal y perejil. “Ah, en el rodillo sale muy bien. El personal le gusta comer como aperitivo. Si se condimenta con la cerveza queda muy bueno también, “, revela el propietario, Laudir Ongaratto.

En la barbacoa de Laudir, el corazón de pollo se mantiene desde hace mucho tiempo en la parte superior de la tabla de los pedidos más insistentes a los camareros, al lado del fregadero, picanha y costilla.

*Tomado de: http://www.gazetadopovo.com.br/agronegocio/expedicoes/expedicao-avicultura/2017/do-frango-se-exporta-tudo-menos-o-coracaozinho-47t5bzpug2heehpodawbj2j90?ref=aba-mais-lidas

Compartir