Inicio HLB-Dragón Amarillo o huanglongbing Dispersión del HLB de los cítricos en Colombia, factores asociados

Dispersión del HLB de los cítricos en Colombia, factores asociados

141
0
Compartir

Foto/ica.gov.co

Logo ICA, Instituto Colombiano Agropecuario

El Huanglongbing (HLB) es una enfermedad que afecta diversas especies de las plantas del género Citrus, originaria de Asia, siendo actualmente considerada como la enfermedad más limitante de los cítricos a nivel mundial, debido a los daños que causa, a la dificultad de su diagnóstico y a la velocidad de su dispersión (FAO, 2019).

El HLB hace referencia a la inducción de brotes amarillos, también se le conoce como dragón amarillo o enverdecimiento de los cítricos, ya que describe los síntomas observados: brotes de un color amarillo brillante, que normalmente se producen en un sector de un árbol infectado (FUNDECITRUS, 2007; Brlansky et al., 2009). Sin embargo, los síntomas son variables y amarillamiento puede presentarse según el tiempo de infección, tipo y combinación de injerto-portainjerto (Esquivel, 2012).

En Colombia Candidatus Liberibacter asiaticus (CaLas), agente causal del HLB, está presente desde marzo del 2016 y actualmente se encuentra en 40 municipios de 8 departamentos. En relación a los hospedantes, C. aurantifolia tiene el mayor reporte de árboles con positivos, seguido de C. latifolia y en menor cantidad en C. maxima, C. paradisi, C. reticulata, C. sinensis y Swinglea glutinosa.

VIGILANCIA DEL HLB
En Colombia las visitas de campo para vigilancia del HLB de los cítricos son realizadas por el ICA con muy poca participación del sector privado. ICA atiende estas visitas en viveros, predios y traspatios en 26 departamentos, determinando sitios de inspección y puntos de muestreo con base en protocolos internacionales.

Se seleccionan potenciales hospedantes del insecto vector y de la bacteria asociada, lo que incluye cultivos comerciales, viveros, plantas de traspatio, cercas y plantas en áreas urbanas de especies pertenecientes a la familia Rutaceae. De acuerdo a las áreas representativas de cada uno de los departamentos, anualmente el Instituto con base en su planta de personal, establece un programa mensual de salidas de campo para verificar su cumplimiento.

Resultado de la vigilancia desde el 2007, en noviembre de 2015 se detectó la bacteria Candidatus Liberibacter asiaticus en el insecto y en marzo de 2016 en planta en árboles de traspatio de limón Citrus aurantifolia, constituyéndose el primer reporte de HLB para Colombia.

A noviembre de 2019 se han detectados casos positivos en 40 municipios de los departamentos de Atlántico, Bolívar, César, La Guajira, Magdalena, Norte de Santander y recientemente en Córdoba y Sucre (Figura 1). Esto corresponde a 754 sitios positivos de 7.178 muestras analizadas, es decir en el 10% de las muestras, lo que corresponde a 396 (53 %) sitios positivos en planta y 358 (47 %) sitios positivos en insecto

La Subgerencia de Protección Vegetal ha determinado que en Atlántico se presenta una mayor intensidad epidémica de la enfermedad con 250 positivos en 22 municipios, lo que representa el 96 % del total de municipios en ese departamento, seguido de La Guajira con 67 %, en menor proporción Bolivar (31 %), mientras que en los demás departamentos no se supera el 15 % del total de sus municipios.

En cuanto a la representatividad en cítricos en la región afectada, Magdalena y Cesar cuentan con 3.334 y 2.921 Ha sembradas en cítricos (EVA, 2017), siendo los departamentos con mayor área sembrada, mientras que Atlántico y La Guajira cuentan con 1.537 y 390 Ha respectivamente, con prevalencia de la enfermedad en áreas de traspatio en La Guajira.

FACTORES ASOCIADOS A LA DISPERSIÓN DEL HLB
La diseminación del HLB en el espacio y tiempo (su epidemiologia) es resultado de una compleja interacción entre el hospedante (cítrico), el patógeno asociado Candidatus Liberibacter asiaticus, el vector que lo transmite (Diaphorina citri), y la oferta agroclimatica, que incrementan o disminuyen las probabilidades de incidencia de la enfermedad acorde al efecto del clima en la biología e interacciones entre hospedantes, vectores y agente causal

 Material de siembra usado y practicas agronómicas del sistema de producción
Con el objetivo de identificar los factores involucrados en la dispersión del HLB de los cítricos en Atlántico, departamento con mayor intensidad epidémica, se aplicó una encuesta epidemiológica a una población de 205 agricultores. Los resultados indican que la especie predominante en la zona es el limón común, seguido de naranjo dulce (Figura 1) y es importante mencionar que Esquivel et al. (2012) encontraron que la especie más susceptible al HLB de los cítricos fue el limón común. Así mismo, se evidenció que el material de siembra proviene en su mayoría de un vivero no registrado.

Se resalta que uno de los principales medios de dispersión del HLB de los cítricos es por material infectado. Es claro que el material certificado de cítricos se encuentra en proceso de liberación, la adquisición de material de propagación en viveros que no están registrados ante el ICA, representa un riesgo ALTO para la dispersión de la enfermedad.

En cuanto al manejo agronómico de los cultivos comerciales, se observa que el 96 % de los encuestados no tiene asistencia técnica ni realiza un análisis de suelos para llevar una fertilización racional, así mismo, el 95 % no realiza monitoreo de plagas y el 76 % no realiza podas sanitarias; si bien el 88 % realiza control químico de las plagas, el 96 % no realiza rotación de las moléculas, existiendo el riesgo de generar resistencia en los blancos biológicos.

Esta baja tecnificación de los cultivos en Atlántico influye en el avance de la enfermedad (Riesgo ALTO), ya que existe evidencia que el manejo tecnológico influye en la cronicidad de la bacteria y por tanto en el impacto productivo (Flores et al., 2015).

En México, las pérdidas estimadas son mayores en limón mexicano con valores en el rango del 13 al 70% dependiendo del nivel tecnológico (Robles et al., 2013; LANREF, 2016).

 Factores climáticos
De acuerdo con varios autores la principal fuente de dispersión de D. citri se ha adjudicado a las corrientes de vientos que propician en buena medida a la dispersión del vector del HLB contando con la capacidad propia de vuelo del insecto (Miranda & López, 2011; Bassanezi, 2011; SENASICA, 2011).

En este sentido es conveniente considerar con muy ALTO riesgo la presencia del HLB en la parte norte de Colombia, debido a que las zonas de mayores vientos se localizan al extremo norte del país, en donde se alcanzan velocidades medias de 28 Km/h e incluso mayores (Figura 5). En la escala mensual, se destaca el mar Caribe por la presencia de las mayores velocidades del viento, con máximos en el periodo comprendido entre diciembre y abril, seguido por el bimestre junio-julio.

Así mismo, se observa predominio de vientos del norte y este a lo largo del año (Figura 6), favoreciendo el vuelo del vector desde La Guajira hacia la zona costera de los departamentos ubicados en la región Atlántica. En Colombia se observó que tanto la dirección como la velocidad del viento influyeron en la dispersión del vector y de la enfermedad a partir del primer positivo. Es de resaltar que la ubicación y superficie del departamento de Atlántico, sumado al nivel bajo de tecnificación de los cultivos de cítricos, incidieron en la mayor intensidad epidémica de la enfermedad

En México, en la Península de Yucatán a partir de focos de infección iniciales de CaLas se determinó que las distancias de dispersión dependieron del factor viento, en dirección a favor de los vientos dominantes, la distancia máxima de dispersión del HLB fue de 80 km, mientras que en contra del viento la distancia fue a 25 km (Flores et al., 2011). En la Florida durante las etapas iniciales de la epidemia, la distancia desde las infecciones residenciales en el sur de Florida hasta la plantación comercial más adyacente fue de aproximadamente 88 km (Gottwald et al., 2007). En São Paulo, Brasil fue de 60 a 70 km (Bassanezi et al., 2005). En Colombia a partir del primer positivo y focos iniciales de CaLas se identificó una distancia de dispersión de 69 a 78 km, distancias superiores pueden ser debidas a infecciones secundarias de la enfermedad o uso de material enfermo.

De acuerdo con la distribución de la enfermedad  y teniendo en cuenta la distancia de dispersión que puede alcanzar el insecto vector, acorde a la dirección y velocidad del viento, es muy probable que la diseminación de la enfermedad haya sido por:
 Dirección y velocidad del viento en la zona norte de Colombia.
 Transporte de D. citri por medio del desplazamiento de plantas infestadas (Servicio de Protección Vegetal de la Secretaría de la Comunidad del Pacífico de 2003).
 Existe la posibilidad que el vector pueda llegar a nuevos lugares a través del transporte pasivo de adultos del vector, que son fuertemente atraídos por la luz de vehículos (Beattie y Barkley, 2009).
 Tráfico ilegal Beattie y Barkley en 2009; informan que una probable vía de invasión de D. citri es a través de la introducción ilegal de injertos procedentes de lugares con presencia de HLB.

Tanto el vector D. citri como la bacteria CaLas pueden sobrevivir a temperaturas extremas, desde los fuertes fríos en invierno hasta los muy áridos y calurosos veranos en el mundo (Aubert, 1990). Los niveles de población del vector se relacionan positivamente con la disponibilidad de brote u hojas nuevas, las cuales a su vez se relacionan con la temperatura mínima y el menor nivel de la lluvia semanal (Tsai et al., 2002). D. citri tiene un alto potencial reproductivo durante el periodo de condiciones favorables de clima y suficiente disponibilidad de alimento
10
(Tsai et al., 2002; Tsai y Liu, 2000; Liu y Tsai, 2000). Grandes infestaciones pueden ocurrir en cualquier época del año, siempre y cuando existan condiciones favorables de clima y disponibilidad de nuevas brotaciones (Hall et al., 2008). En Colombia Botero et. al. (2014) evidenciaron una correlación entre el crecimiento de nuevos brotes y los valores de precipitación por cada región.

Por otro lado, se ha identificado que las infecciones de CaLas tienden a acumularse, con mayor incidencia, en las áreas abiertas de las grandes plantaciones como: carreteras, canales, estanques, contenedores, casas y almacenes para equipos de campo (Gottwald et al., 2014a), posiblemente por ser áreas de exposición a los vientos.

Al relacionar las regiones en donde el muestreo ha dado positivo a la enfermedad del HLB (CaLas), se ha podido observar que el clima cálido subhúmedo o tropical con lluvias en verano (Aw), es el clima que mayor se relaciona con dicha enfermedad (Galindo & Contreras, 2014). Lopes et al. (2007) mencionaron que en Sao Paulo, Brasil las causas del progreso espacial irregular del HLB pueden deberse a otros factores como variaciones climatológicas (en particular la temperatura) favoreciendo de forma diferenciada tanto a la multiplicación del insecto vector como la multiplicación del patógeno en tejidos de plantas hospederas.

Comentarios finales
 El uso de material de siembra proveniente de viveros no registrados, la baja tecnificación de los cultivos, la ubicación y superficie de Atlántico han influenciado en el avance de la enfermedad, siendo el departamento con la mayor intensidad epidémica de la enfermedad.
 La dirección y las altas velocidades de viento presentes en la región Norte de Colombia han favorecido la diseminación del insecto vector y del HLB de los cítricos, a partir del primer positivo y focos iniciales de CaLas hacia áreas libres de la enfermedad.
 El uso de material de propagación de cítricos proveniente de viveros no registrados, representa un mayor riesgo en la diseminación de la enfermedad.
 Existe una alta probabilidad de un trasporte pasivo de los adultos de D. citri por medio de los vehículos, debido a que son fuertemente atraídos por la luz.
*Tomado de: http://SUBGERENCIA DE PROTECCIÓN VEGETAL DIRECCIÓN TÉCNICA DE EPIDEMIOLOGÍA Y VIGILANCIA FITOSANITARIA DIRECCIÓN TÉCNICA DE SANIDAD VEGETAL Dispersión del HLB de los cítricos en Colombia, factores asociados 

Compartir