Inicio Internet El informe de la OCDE y la FAO sobre la evolución de...

El informe de la OCDE y la FAO sobre la evolución de la producción mundial de carne estima que la demanda se desacelerará

57
0
Compartir

Foto/eurocarne.com

Eurocarne Digital

La OCDE y la FAO acaban de dar a conocer su informe sobre previsiones de producción y comercio de carnes para el periodo 2019-2018. A nivel mundial, se prevé que el crecimiento de la demanda de proteínas animales en la próxima década se desacelerará. A la luz del crecimiento continuo de los ingresos, se prevé que el consumo mundial de carne per cápita aumente a 35,1 kg para 2028, un aumento de 0,4 kg o del 1,2% en comparación con el período base, la media de 2016 a 2018.

Históricamente, los precios más bajos de los productos han contribuido a hacer de las aves la carne de elección, especialmente para los consumidores de los países en desarrollo. Con el crecimiento de los ingresos durante el período de proyección, esto seguirá siendo valido ya que las aves de corral constituirán la mayor parte del consumo per cápita adicional a nivel mundial.

Al mismo tiempo, se espera que muchos consumidores diversifiquen su consumo de carne, agregando proteínas cárnicas más caras, como la carne de vacuno y ovino, lo que, de este modo, apoyará las ganancias en el consumo per cápita de estos tipos de carne en todo el mundo para 2028. Sin embargo, se proyecta un consumo per capita de carne de cerdo menor ya que no es un elemento significativo en las dietas nacionales de varios países en desarrollo.

Se prevé que la producción mundial de carne sea un 13% más alta en 2028 en relación con el período de base, y se prevé que los países en desarrollo representen la gran mayoría del aumento total. Un mayor uso de los sistemas de alimentación intensivos en la cría ganadera reducirá los tiempos necesarios para alcanzar pesos medios en las canales más óptimos.

Se proyecta que la producción total de carne se expandirá en más de 40 millones de t en 2028, alcanzando cerca de 364 millones de t. En general, la mayor parte del crecimiento de la producción de carne se atribuye a las regiones en vías de desarrollo, que representará el 74% de la producción adicional, pero el aumento en la producción variará según la región. En el corto plazo, la respuesta de la oferta de los diversos tipos de carne sigue siendo influenciada por los brotes de enfermedades en China (aves de corral y carne de cerdo), así como las reducciones de rebaños de ovejas inducidas por el clima en Australia. Después del 2021, estos factores se estabilizarán, proporcionando un aumento anual constante en los diferentes tipos de carne producidos.

El inventario mundial de ganado ha aumentado en los últimos años. Esta expansión, particularmente en los principales países exportadores de América, como Argentina, Brasil y Estados Unidos, así como en India, a pesar de la incertidumbre sobre las políticas de sacrificio de ganado, contribuirá a un suministro adicional que ingresará al mercado. En Australia, la oferta de carne sigue siendo escasa a corto plazo como resultado de las condiciones de sequía.

Se espera que numerosos brotes de PPA en todo el mundo en 2018 reduzcan la producción mundial de carne de cerdo para 2019. China, el mayor productor, se vio gravemente afectado. Esta perspectiva supone un retorno a un aumento global constante en la producción a partir de 2021. Además, a medida que los efectos del brote de influenza aviar (IA) en China disminuyen en los primeros años del período de proyección, el crecimiento de la producción avícola mundial volverá a las tendencias históricas. La carne de aves continuará siendo el principal impulsor del crecimiento de la carne, aumentando su participación en la producción total de carne durante el período de proyección, pero a un ritmo más lento que en la última década.

También se espera que la producción de carne de ovino aumente a un ritmo más lento en comparación con la última década. Los aumentos de producción se originarán principalmente en Asia, liderados por China, pero también se prevé que en África se produzcan aumentos importantes de la producción. En Oceanía, un importante exportador, se espera que el crecimiento de la producción aumente ligeramente, en particular en Nueva Zelanda, debido a la competencia continua del sector de la carne de vacuno y lácteos.

A nivel mundial, los brotes de enfermedades animales como la PPA, las restricciones sanitarias y las políticas comerciales seguirán siendo los principales factores que impulsan la evolución y la dinámica en los mercados mundiales de carne. Las incertidumbres relacionadas con los acuerdos comerciales existentes o futuros durante el período de las perspectivas (por ejemplo, la salida del Reino Unido de la Unión Europea) podrían afectar y diversificar los patrones del comercio de carne. Otros factores que podrían influir en el panorama de la carne incluyen las preferencias y actitudes del consumidor hacia el consumo de carne con respecto a sus impactos en la salud, el medio ambiente y las emisiones globales de GEI.

Las perspectivas de este año proyectan que, en relación con el período base (promedio de 2016 a 2018), los precios de la carne bajarán en términos reales a mediano plazo. Esta disminución es el resultado de un crecimiento más lento en el consumo de carne combinado con la expansión de la oferta, que se verá respaldada por los bajos precios de los cereales en relación con la década pasada. Aunque se proyecta que los costos de los alimentos aumentarán lentamente, los márgenes de precios de la carne a los alimentos generalmente se mantendrán dentro de los niveles históricos.

*Tomado de: http://www.eurocarne.com/noticias/codigo/43678/kw/El+informe+de+la+OCDE+y+la+FAO+sobre+la+evoluci%C3%B3n+de+la+producci%C3%B3n+mundial+de+carne+estima+que+la+demanda+se+desacelerar%C3%A1

Compartir