Inicio HLB-Dragón Amarillo o huanglongbing Piden declarar calamidad agropecuaria por dragón amarillo

Piden declarar calamidad agropecuaria por dragón amarillo

72
0
Compartir

Un campesino corta las ramas de un árbol infectado con la plaga llamada dragón amarillo. Foto: César Bolívar

EL HERALDO

Los mandatarios de Santo Tomás y Palmar de Varela piden que se declare la calamidad agropecuaria en Atlántico  El ICA asegura que ha erradicado 19.900 plantas con la plaga.

Pequeños y medianos cultivadores de limón en Palmar de Varela y Santo Tomás, dos de los municipios con más producción de cítricos en el Atlántico, han suspendido la producción en 1.270 hectáreas de cultivos afectados con el dragón amarillo.

La enfermedad que ataca directamente a las zonas citrícolas ha ocasionado alteración en el tamaño, forma y sabor de la fruta.

En Santo Tomás, la producción que era de aproximadamente 60 toneladas diarias en la temporada de mayor cosecha, que iba de junio a noviembre, en la actualidad no llega ni siquiera a completar las 10 toneladas, según lo señaló el alcalde del municipio, Luis Escorcia.

“Abastecíamos no solo a gran parte del país, sino que exportábamos a Perú, Ecuador y en ocasiones a Chile. Hoy la situación que enfrentamos no permite llegar a esos mercados”, aseguró el mandatario.

 “Se producían 60 toneladas, ahora no llegan a las 10”: Luis Escorcia, alcalde de Santo Tomás

Otra zona del departamento que también padece la enfermedad es Palmar de Varela. De acuerdo con el alcalde Félix Fontalvo, los cosechadores de ambos municipios han dejado de recibir unos $36 millones diarios, valor que representaba las ganancias por la producción.

“Son familias que han quedado de brazos cruzados. El daño que causa esta plaga es irreversible,  y su impacto se refleja en el bolsillo de los pequeños agricultores que vivían de esta cosecha y que en su gran mayoría tienen deudas con el Banco Agrario”, aseguró el alcalde.

Ante la situación, los mandatarios coinciden en que se debe declarar una urgencia manifiesta y una calamidad agropecuaria, teniendo en cuenta el alto impacto de la enfermedad en la sostenibilidad de los cultivos.

“Los árboles aún infectados no dejan de producir, pero sucede que la fruta no nace con la misma calidad y eso no la hace competitiva con el mercado”, indicó el alcalde de Santo Tomás.

Según los mandatarios municipales, las alternativas que les ha planteado el ICA no responden a las necesidades que tienen los cosechadores.

 “El impacto se refleja en la economía de los cosechadores”: Félix Fontalvo, alcalde de Palmar de Varela

Una opción tiene que ver con sustituir el producto por una nueva fruta, y la otra hace referencia a convivir con el vector que produce la enfermedad. La primera no resulta viable para los agricultores porque —según los alcaldes— mientras esa nueva fruta crece y se reproduce deberán esperar varios años para que pueda resultar económicamente productiva.

De acuerdo con el director regional del ICA, Ovidio Rondón, en el último año se erradicaron 19.900 plantas infectadas en 19 municipios, de las cuales el 65% dio resultado positivo para la enfermedad.

El directivo agregó que en una reunión sostenida entre varias autoridades ambientales se planteó la creación de un plan de trabajo con funcionarios de sanidad vegetal. Con esto se busca definir cifras de las áreas afectadas, las cuales quedarán consignadas en una ficha técnica que especificará la condición de cada uno de los municipios. El plan de trabajo se entregará el 4 de julio.

Seis días después, en una reunión con el ministro de Agricultura, se diseñarán las estrategias que se implantarán entre 2019 y 2023.

La alarma

De los 22 municipios del Atlántico, en 16 hay plantaciones de cítricos. El secretario de Desarrollo Económico, Anatolio Sánchez, manifestó que esta situación encendió las alarmas para hacer un llamado al Gobierno Nacional y, de esta manera, encontrar la fórmula para contrarrestar la enfermedad de la citricultura.

“Estamos trabajando para encontrar soluciones en el sector agropecuario con todas las entidades, pero sobre todo buscando que los pequeños productores puedan acceder a financiamientos y con estos recursos logren implementar buenas prácticas agrícolas”.

El dragón amarillo es netamente tropical y la Región Caribe, donde los periodos de verano son muy largos, tiene las características climáticas que propician que esta plaga se desarrolle y se propague.

*Tomado de: https://www.elheraldo.co/atlantico/piden-declarar-calamidad-agropecuaria-por-dragon-amarillo-642847

 

Compartir