Inicio Nutrición Proteínas alternativas, mega tendencia en nutrición que requiere más información

Proteínas alternativas, mega tendencia en nutrición que requiere más información

68
0
Compartir

Investiga de qué trata cada cambio, no comas cuento. Foto: Shutterstock

Resultado de imagen para logo colombia.com

Una de las mega tendencias nutricionales en los últimos años ha sido la delconsumo de proteínas de origen vegetal o de procedencia animal, pero producidas bajo estándares de calidad acordes a la protección del medio ambiente. Esto ha conllevado al fortalecimiento de la industria de proteínas alternativas creando, incluso, una nueva categoría de consumidores: los flexitarianos. Es decir, consumidores comprometidos con un estilo de vida vegetariano, pero que no renuncian del todo a las proteínas de origen animal.

Hoy hablamos de personas que determinan la compra de sus alimentos por salud, bienestar, seguridad para el organismo y control de peso. Foto: Shutterstock

Las dinámicas de información del mundo actual, han propiciado la generación de rumores en torno a cuáles consumir, qué tan saludables son y qué tanta energía aportan, por mencionar algunos ejemplos.

“Es fundamental informarse con fuentes confiables y, sobre todo, con estudios científicos. Hay que aprender a identificar qué es mito y qué es realidad de lo que dicen en torno a los alimentos que consumimos. Tenemos que ser conscientes de que la nutrición es un aspecto que afecta, de manera literal y determinante, nuestra vida y por eso no podemos creer a ciegas en todo lo que leemos y oímos por ahí”, puntualiza la también consultora para Latinoamérica del negocio Nutrición y Salud de la multinacional DuPont, Barbara Peters.

¿A qué ayuda el consumo de proteínas?

Estudios realizados por la especialista Peters, han comprobado que el consumo de proteínas alternativas, ayudan a:

– Calidad de la proteína aislada de soya

La proteína de soya proporciona cantidades adecuadas de todos los aminoácidos esenciales en las proporciones adecuadas de los niños a partir de los 2 años y también de los adultos. La proteína de soya es la única proteína vegetal con buena digestibilidad y que aporta todos los aminoácidos esenciales en las proporciones adecuadas para fomentar el crecimiento y la reparación de los tejidos en niños y en adultos.

Las proteínas le brindan al cuerpo aminoácidos escenciales. Foto: Shutterstock

– Salud cardiovascular

Se ha demostrado que la proteína de soya reduce el colesterol LDL, el colesterol total y los triglicéridos, sin disminuir el colesterol HDL cardioprotector. Además, la PAS ayuda a disminuir la presión sanguínea en las personas hipertensas y también fomenta la salud de los vasos coronarios, lo que contribuye a una evolución más lenta de la aterosclerosis.

– Saciedad y el control de peso corporal

Además de la gran cantidad de pruebas que indican que la proteína de soya de alta calidad genera saciación, también hay muchos estudios en adultos que demuestran que las dietas con alto contenido de proteína ayudan a preservar la masa corporal magra durante la pérdida de peso y mejoran el perfil cardiometabólico de quienes siguen la dieta. La PAS también puede contribuir a la pérdida de grasa abdominal en mujeres posmenopáusicas

– Crecimiento y recuperación muscular

La PAS proporciona la cantidad apropiada de aminoácidos esenciales necesaria para el mantenimiento muscular, ayuda a retener la masa muscular magra y contiene antioxidantes que pueden reducir la fatiga muscular. Se ha demostrado que combinar la PAS con proteínas de la leche (suero y caseína) después de un entrenamiento de resistencia prolonga el aporte de aminoácidos necesario para el crecimiento muscular durante más tiempo que la proteína de suero de la leche sola.

Además del impacto positivo en la salud cardiovascular, el control del peso y el crecimiento y la recuperación muscular, nuevas áreas de investigación ahora están examinando los beneficios más allá de estas áreas fundamentales de estudio. Los nuevos estudios relacionando la PAS con beneficios a la salud incluyen:

1. Salud del hígado

El hígado es escencial en nuestra función digestiva. Foto: Shutterstock

Varios estudios en animales sugieren que las dietas de proteína de soya pueden atenuar los efectos de la enfermedad del hígado graso no alcohólico (EHGNA). La creciente prevalencia de la obesidad y otras enfermedades relacionadas con el síndrome metabólico, como la diabetes, también ha dado lugar a una incidencia creciente de EHGNA, una enfermedad que se prevé que será la próxima epidemia mundial y tendrá un impacto en millones de personas.

2. Mejora de la microbiota intestinal

Las dietas basadas en proteínas aislada de soya aumentan la diversidad microbiana. Las investigaciones científicas han encontrado que las dietas que contienen PAS pueden aumentar la diversidad microbiana intestinal y alterar la composición microbiana, en consonancia con un hígado saludable y un mejor perfil cardiometabólico. Un área de investigación en evolución está mostrando cuántas enfermedades también pueden verse influidas por la salud del microbioma intestinal y el papel crucial que desempeña la dieta.

3. Salud renal

Necesitamos los riñones en optima condición para segregar orina y no intoxicar nuestro cuerpo. Foto: Shutterstock

Las dietas basadas en proteínas de soya pueden retrasar la progresión de la enfermedad renal crónica. El consumo de proteína de soya puede tener un impacto positivo en algunos de los factores de riesgo fisiológicos relacionados con la enfermedad renal, como la mejora de los perfiles de lípidos, la reducción de la presión arterial y los niveles de glucosa en sangre. Además, se encontró que el consumo de soya reduce el estrés oxidativo y la inflamación en pacientes con enfermedad renal.

4. Síndrome metabólico

Las dietas basadas en proteínas de soya pueden ayudar en el tratamiento de afecciones relacionadas con el síndrome metabólico. La adición de proteínas vegetales magras y de alta calidad, como la soya, a la dieta puede favorecer la salud y el bienestar en general, en particular al ayudar a controlar el síndrome metabólico (presión arterial alta, niveles altos de azúcar en la sangre y de colesterol no saludable y exceso de grasa en el abdomen), un factor de riesgo en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares y diabetes.

5. Disminución del riesgo de sarcopenia

El uso de una mezcla de proteína láctea de soya puede ser una estrategia nutricional útil para mantener el músculo y función muscular durante el envejecimiento, al tiempo que reduce la discapacidad asociada con la sarcopenia.

*Tomado de: https://www.colombia.com/vida-sana/salud/proteinas-alternativas-mega-tendencia-en-nutricion-que-requiere-mas-informacion-227796

Compartir