Inicio Ambiental Las bolsas compostables son la nueva tendencia amigable con el ambiente

Las bolsas compostables son la nueva tendencia amigable con el ambiente

194
0
Compartir

Foto/Compostpack

El plástico es un gran enemigo del medio ambiente. Desechos de productos fabricados a partir de este material terminan en los flujos de agua y perjudican los ecosistemas acuáticos. Una bolsa de plástico tarda entre 150 y 400 años en el proceso de degradación, según las condiciones a las que este sometida. Este fenómeno poco amigable con el medio ambiente ha impulsado proyectos que buscan alternativas para un consumo más responsable con el planeta.

El Grupo de Investigación de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad del Cauca recibió en 2017 la patente, otorgada por la Superintendencia de Industria y Comercio, por la bolsa biodegradable fabricada a partir de almidón de yuca.

Un producto similar es comercializado por la compañía Compostpack, quienes diseñaron bolsas fabricadas a partir de almidón de maíz.

Freddy Carrión, co-fundador de la empresa, explicó el proceso de fabricación de este producto. “De los cultivos de maíz, libres de organismos genéticamente modificados, se extrae el producto y se procesa hasta obtener el almidón de maíz que es comúnmente conocido como maicena, el material se cristaliza a través de un proceso químico en el que se implementan biopolímeros como el ácido poliláctico. El resultado de esta técnica entra a una máquina sopladora de bolsas, donde se derrite el material, y se sopla, esto genera una bolsa de kilómetros de largo que luego es cortada, con calor, según las necesidades de nuestros clientes”.

La compañía, que trabaja a través de Instagram, espera que el fin de sus productos sea el compost, un fertilizante para plantas. En este proceso, las bolsas tardan un mes en descomponerse.

Sin embargo, no todas las bolsas terminarán como se espera. En este caso, el proceso de degradación dependerá de las condiciones en las que termine el producto. Carrión afirma que, en un ambiente de relleno sanitario, 50% de la bolsa desaparece en seis meses. Aunque el producto no se diluye en agua, un entorno acuático y el calor aceleran el proceso de degradación de la bolsa.

Hay opciones para todos los gustos y necesidades, están disponibles para la venta bolsas diseñadas para la basura, los desechos de las mascotas, compras en supermercados, se pueden hacer compras al por mayor o según la cantidad que requiera cada cliente.

Nuevas alternativas de este tipo buscan proteger el medio ambiente y mitigar el daño que materiales como el plástico ya han causado al planeta, para un futuro sostenible.

Compartir