Inicio Internacional Cultivar en azoteas, una solución para la demanda de productos frescos

Cultivar en azoteas, una solución para la demanda de productos frescos

154
0
Compartir

Una azotea con un huerto urbano. Foto: EFEAGRO / Cristian Gerhardt.

EFEAgro Información agroalimentaria

La agricultura urbana en azoteas es una solución óptima y factible para producir alimentos sanos, frescos y sostenibles ante el aumento de la demanda de estos productos en las ciudades, según un estudio del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales (ICTA-UAB).

Según esta investigación, desarrollada en el marco del proyecto FertileCity, la implementación de huertos urbanos en las azoteas de los edificios permitiría producir alimentos agrícolaspara garantizar la soberanía alimentaria de las ciudades, cada vez más pobladas. Los investigadores del ICTA estiman que en 2050, el 66 % de la población mundial residirá en núcleos urbanos y la demanda de alimentos aumentará en un 30 %.

En este contexto, la agricultura urbana no sólo es un sistema sostenible de producción y consumo local de alimentos, sino que mejora la calidad del aire y la temperatura, reduce el impacto ambiental del transporte de mercancías, apoya a las economías locales y provee servicios sociales en ámbitos como la educación, la salud, la inclusión social o el ocio.

En las cubiertas de los edificios

El proyecto FertileCity, en el que también participan investigadores de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), ha analizado la implementación de la agricultura urbana en las cubiertas de los edificios con el objetivo de aprovechar estos espacios vacíos mediante la instalación de invernaderos.

El estudio destaca que, entre los factores que limitan el desarrollo de la agricultura urbana, figura el temor a que la contaminación atmosférica de las ciudades pueda repercutir en la salubridad de los alimentos agrícolas cultivados.

Huerto urbano

Imagen de archivo de un hombre que trabaja en un huerto urbano. Foto: EFE ARCHIVO/ Alejandro Ernesto.

Los resultados ponen de manifiesto que las verduras producidas tanto en el invernadero del ICTA-UAB (ubicado en el campus UAB junto a la AP-7) como en otros huertos situados en áreas de alta densidad de tráfico en Barcelona, no están contaminadas por metales pesados, y que los niveles de níquel, arsénico, cadmio y plomo están muy por debajo de los límites permitidos por la legislación en materia alimentaria.

El estudio analizó la producción de vegetales sin tierra, empleando perlita como sustrato y aportando a la planta los nutrientes necesarios junto con el agua de riego procedente de la lluvia. También descartó la contaminación de metales pesados a través del sustrato, una fuente habitual.

*Tomado de: https://www.efeagro.com/noticia/productos-frescos-azoteas/

Compartir