Inicio Agro Impulsan en Caldas los cultivos de “alimentos olvidados”

Impulsan en Caldas los cultivos de “alimentos olvidados”

149
0
Compartir

Los cultivos que estamos olvidando / Foto: Caracol Radio

Resultado de imagen para logo caracol.com.co

En la vereda Alto del Naranjo de Manizales está el Albergue Azul de Cecilia Rivas Aristizábal, una granja ecológica que está enfocada al cultivo de productos orgánicos en los que no se utilizan pesticidas ni tampoco abonos de síntesis.

Resalta que en sus parcelas se presta especial cuidado a la producción de alimentos olvidados o en vía de extinción, como ella los llama.

“Yo llevo 30 años dedicada a estas labores y 18 desarrollando proyectos con el jardín botánico de la Universidad de Caldas, para rescatar esos productos alimentarios que tienden a desaparecer.

Para mí es muy importante la biodiversidad porque mejora la calidad de vida mía y de todas las personas que están en mi entorno.

Mi granja es pequeña pero brinda seguridad en la alimentación porque cultivo de todo, aunque la clave no es la cantidad sino la variedad, pues busco conservar especies de gran valor nutricional como chachafruto, cidra, mafafa, sagú, yacón, quinoa, amaranto, chía o papa dulce, entre otras.”

Dice con tristeza que en el extranjero se conocen perfectamente estos alimentos y sus beneficios, además que son apreciados por los visitantes de su finca y aquellos que vienen a realizar voluntariado, como es el caso de dos jóvenes ingleses que le acompañan actualmente.

Para ella la gran posibilidad de que esta comida exquisita termine desapareciendo, radica en que no se transmite esa tradición entre las distintas generaciones, y que cada vez se recurre más a comprar en las grandes superficies, en lugar de visitar los pequeños comercios y mercados.

“En Colombia somos muy afortunados de vivir en el trópico, ya que la comida literalmente nos invade. Yo estoy en desacuerdo con algunos agricultores como los cafeteros, quienes llaman plaga a la papa aérea, lo cual es un grave error, porque hay muchos países en el mundo donde la gente se está muriendo de hambre.

“Los alimentos olvidados que produzco son silvestres y están libres de plagas, pero no tengo necesidad de utilizar insumos químicos, ya que no poseo un monocultivo y es la misma biodiversidad la que hace que estas se alejen.

Es lo que conocemos como alelopatía, donde la variedad de olores y colores hacen que las mismas plantas controlen estos posibles agentes dañinos.

Por ejemplo en mi granja tengo repollo y para evitar que sea atacado por la mariposa blanca, le siembro alrededor caléndula, albahaca, romero o cebolla para ahuyentarla.”

Aclara que no es sólo cuestión de mantener una cocina tradicional, ya que estos alimentos dan para muchas recetas innovadoras y deliciosas, sino que ella quiere enseñar a todo aquel que la visite cómo se pueden procesar para sacar su máximo provecho.

Cuando venga a Manizales, busque la antigua vía a Chinchiná y suba hasta el Alto del Naranjo, allí doña Cecilia le compartirá su sabiduría en cultivos ecológicos, y lo invitará a degustar de exquisiteces como ensaladas, croquetas y jugos elaborados a base de sidra.

*Tomado de: http://caracol.com.co/programa/2019/03/09/al_campo/1552093412_582843.html

Compartir