Inicio Nutrición Una empresa vasca se lanza a la producción de alimentos a base...

Una empresa vasca se lanza a la producción de alimentos a base de grillos y larvas

40
0
Compartir

Un ganadero español dedicado a la cría de insectos. EFE/Archivo. Carlos Barba

EFEAgro Información agroalimentaria

Iskander Alkate, responsable del Área de Alimentación de Tazebaez, ha comentado en una entrevista con Efe que esta empresa emergente es pionera en España dentro de su ámbito debido a que las demás compañías del sector están enfocadas a alimentos para culturistas o de ocio, con productos como barritas energéticas o saltamontes recubiertos de chocolate, los cuales no considera que sean “tan saludables”.

La alternativa es “muy sostenible” ya que para la producción de un kilo de proteína de insecto se necesitan tan solo 40 litros de agua, mientras que para producir un kilo de proteínas de carne de vacuno son necesarios 30.000 litros, según ha precisado. Además, las emisiones de gases de efecto invernadero emitidas son 100 veces más en el caso del vacuno.

“No estamos barajando la posibilidad de crear algo con grillos enteros”, ha confirmado Alkate, ya que son conscientes de que puede haber un rechazo en la sociedad, a pesar de que es el insecto más popular para el consumo humano.

Aperitivos dulces y salados

Según ha explicado Alkate, su empresa está trabajando en el diseño de unas galletas dulces y saladas que estén compuestas por un 5 % de harina de grillo, “lo suficiente para generar un aporte nutricional a ese producto que marque una diferencia respecto al resto”, en las que sería “prácticamente imperceptible” el sabor del insecto.

Desde Insekt Label Biotech quieren sacar el mercado una gama de productos saludables, que puedan consumirse varias veces al día, para que la carga de proteínas esté regulada, y así hacer un alimento saludable desde su origen hasta el impacto que tiene en el propio cuerpo.

Imagen de unas barritas energéticas a base de insectos, un producto diferente al que pretende crear  Tazebaez. EFEAGRO/Cedida por Insectfit.

El objetivo principal de este proyecto es poner en el mercado, a disposición de todo el mundo, el acceso a proteína de manera “mucho más factible y sostenible”. Para ello, han creado una granja de insectos con la expectativa de venderlos en tres formatos diferentes: en vivo para alimentación de reptiles, en harina para piensos con el objetivo de introducirlos en granjas de pollos y piscifactorías y, por último y lo que podría “sorprender”, en el mercado de consumo humano a través de snacks dulces y salados.

“Empezamos a investigar, y una de las cosas que nos llamó la atención es el aumento de la población que vamos a sufrir de aquí a 2050”, ha afirmado. Por lo tanto, decidieron enfocarse en el futuro y en cuáles iban a ser las necesidades para el año 2050.

Solución para alimentar a toda la población

“Una de las cuestiones más importantes era la alimentación” ya que, según Alkate, “no va a haber alimentos para todos“. Además, ha comentado que la carne de vacuno se convertirá en un artículo “de lujo” y que el precio de la soja, debido a que no se consume solo como alimento, podría ser volátil.

El consumo de este tipo de alimentos no es recomendable para aquellas personas que tengan alergia a los crustáceos, debido a la proximidad de especies, aunque aún no se haya verificado que puedan generar alguna reacción alérgica.

El 1 de enero de 2018, la Unión Europea autorizó la venta de insectos para consumo humano, aunque en España la legislación se ha dejado “a medias”, por lo que, si Insekt Label Biotech no consigue vender insectos para consumo humano, buscarán socios internacionales en los cinco países europeos en los que sí está permitida la venta: Finlandia, Dinamarca, Austria, Bélgica y Holanda. “De momento estamos en negociaciones con un potencial socio en Finlandia y con otro en Holanda, y van bastante bien”, ha afirmado.

Para fomentar el consumo y la distribución de los productos se centran en supermercados regionales, ya que el acceso a los grandes supermercados, a pesar de ser un “gran escaparate”, es “difícil” debido a las condiciones que requieren.

Compartir