Inicio Internet La leche de búfala se convierte en un negocio rentable en el...

La leche de búfala se convierte en un negocio rentable en el Valle del Ribeira

38
0
Compartir

Foto/g1.globo.com

Resultado de imagen para logo g1.globo.com

¿Has experimentado mozzarella de búfala? El Valle del Ribeira, en el interior de São Paulo, se está convirtiendo en uno de los principales lugares de producción de esa iguaria en Brasil y también de creación de búfalos. Ella ya divide espacio con el plátano y la pupunla, que son los principales símbolos del local.

Todo comenzó hace casi 30 años, cuando el gobierno paulista creó un programa para incentivar la creación de esos animales en esta que es una de las regiones más pobres del estado.

El productor se inscribía y, cuando seleccionado, recibía un lote con 10 hembras y 1 macho. Y tenía 7 años para devolver 14 búfalos para el gobierno, que luego eran repasados ​​para otros criadores.

Actualmente, se estima que hay más de 30 mil cabezas en el valle, pero no hay datos precisos.

Más rústicos

Los búfalos son más rústicos que los bovinos y los adultos son muy resistentes a las garrapatas y vermes. Ellos se adaptaron bien al valle del Ribeira. Allí es caliente, hay muchos desagües y várzeas que, incluso drenadas, empapan fácilmente. Son condiciones similares a los lugares donde los búfalos son nativos en África y Asia.

Hoy, el litro de leche de búfala vale casi el doble del de vaca y tiene mercado garantizado en la región. La producción va para los productos lácteos, que transforman casi todo en queso.

“Hoy (si paga) R $ 2,20, por el contenido de grasa, tiene un bono”, dice el creador Nando Francia. La hacienda de él 120 búfalas en lactación y saca 550 litros por día, en promedio.

Refuerzo alimentario

Otro creador, que tiene 250 búfalas criadas a pasto, ofrece refuerzo de voluminoso en el cocho. Un alimento un poco diferente del convencional que sale de gracia.

“Tenemos una fábrica de pupunha dentro de la hacienda, así que toda cáscara, todo el rechazo del palmito que no se aprovecha, los mojamos y traemos con carreta para aquí, ahí colocamos una sal mineral por encima, por cierto es un voluminoso muy palatable. “muy nutritivo, pero muy palatable, les gusta mucho”, explica Gonçalo Duarte.

El promedio anual gira alrededor de 7 litros por animal por día.

Y la hacienda tiene un sistema diferente de manejar los terneros. Después del parto, por cerca de 10 días la búfala no puede ir al ordeño, ella se queda con el hijo.

Cuando la búfala vuelve a ser ordeñada, con otras que están en final de lactancia o que no tienen producción tan buena van manteniendo esos becerros por lo menos hasta 1 mes y medio.

Este manejo sólo es posible porque, a diferencia de las vacas, las búfalas aceptan terneros de otras, hasta dos al mismo tiempo.

Y, como sólo liberan la leche en presencia del becerro, las que vuelven a ordeño reciben ocitocina, una hormona que hace la leche bajar.

Delicias culinarias

Uno de los compradores de ese producto comenzó a fabricar quesos en los años 90. Algún tiempo después, José Nakid pasó a contar con la ayuda del hijo, que fue jugador de fútbol, ​​y conoció la muzarela de búfala en una feria de la región.

Jugando futbol a cambio de bolsas de cemento que recibía de la patrocinadora del equipo, una tienda de material de construcción, Jorge Nakid transformó la producción casera en un laticínio de 3 mil metros cuadrados de área construida.

*Tomado de: https://g1.globo.com/economia/agronegocios/globo-rural/noticia/2018/12/02/leite-de-bufala-vira-negocio-rentavel-no-vale-do-ribeira.ghtml

Compartir