Inicio nutricion 10 Increíbles Propiedades del Borojó para la Salud Física y Mental

10 Increíbles Propiedades del Borojó para la Salud Física y Mental

256
0
Compartir

Foto/lifeder.com

Resultado de imagen para logo lifeder.com

Las propiedades y beneficios del borojó que han sido demostrados científicamente son: rico en carhodiratos, en fibra dietética, en calcio, es antioxidante, y otros que te comentaré a continuación.

El borojó es la fruta que se extrae de la planta Borojoa patinoi, la cuál pertenece a la familia de las de las rubiáceas. Crece en bosques tropicales húmedos a una humedad relativa del 85%. El nombre proviene de la lengua emberá que significa borojoa = redondo, globoso.

La planta de la cual se extrae el borojó proviene de la selva tropical de Colombia Ecuador y Panamá. En la medicina tradicional el jugo de esta fruta se utiliza para tratar la impotencia sexual, las afecciones bronquiales, la desnutrición, la hipertensión, el cáncer, infecciones y la fatiga crónica.

Haciendo honor a su nombre, este fruto es redondo, tiene entre 7 a 12 cm de diámetro, es de color verde a marrón y pesa entre 740 a 1kg de los cuales el 88% es pulpa.

La pulpa tiene una humedad relativa superior al 60%, lo que indica que tiene un gran contenido de agua en su composición. En peso seco la mayor parte del borojó son carbohidratos, fibra dietética, proteína, calcio, fósforo y hierro.

Aporte nutricional del borojó

La siguiente tabla resume todo su aporte de nutrientes.

Propiedades nutricionales del borojó

1- Disminuye la fatiga tras el ejercicio

Por su gran cantidad de carbohidratos, el borojó resulta apropiado para personas que tienen gran actividad física, ya que puede proporcionar la energía necesaria para recuperarse del entrenamiento.

El principal carbohidrato del borojó es la fructosa, un carbohidrato que ha sido estudiado por sus efectos en el deporte.

Previos estudios han indicado que la fructosa disminuye la fatiga en deportes aeróbicos y anaeróbicos.

Un estudio llevado a cabo por la Escuela de Ciencias del Deporte y Ejercicio de la Universidad de Birmingham, encontró que en ciclistas el consumo de fructosa y glucosa disminuyó un 8% el tiempo en que los ciclistas acababan la carrera, comparado con el grupo que sólo consumió glucosa y un 19% menos que el grupo que tomó placebo con agua.

En estudios con ratas de laboratorio se ha demostrado que el consumo de fructosa sin actividad física desencadena acumulación de grasa en el hígado. Prácticamente cualquier carbohidrato será almacenado como grasa si no es utilizado.

2.- Aporta una buena porción de fibra dietética

La fibra alimentaria es un conjunto diverso de sustancias, principalmente carbohidratos polisacáridos, que se encuentran en los alimentos de origen vegetal.

Su principal característica diferencial es que no son digeridas en el intestino delgado y como consecuencia llegan sin modificarse al intestino grueso.

Actualmente la fibra dietética se clasifica con base a su solubilidad en agua: la fibra soluble y la fibra insoluble.

La fibra soluble suele formar soluciones viscosas en el agua, lo que provoca el retraso en el vaciamiento gástrico y la digestión.

Este tipo de fibra se fermenta por bacterias del colon, dando lugar a ácidos grasos de cadena corta que son beneficiosos sobre las concentraciones séricas de colesterol y de glucosa.

La fibra insoluble tiene gran capacidad de retención de agua. Su efecto principal es aumentar el volumen de las heces aceleran­do la velocidad de tránsito intestinal, previniendo el estreñi­miento, las  hemorroides y los divertí­culos. Se ha propuesto que puede reducir el riesgo de cáncer de colon.

La cantidad de consumo de fibra dietética depende de la edad y del sexo de las personas. Generalmente los varones necesitan más fibra dietética. En varones de 19 a 50 años, los valores son 38g al día, mientras que en mujeres de la misma edad son de 25g por día.

El borojó aporta casi 9g de fibra dietética por cada 100g de la fruta. Al ser una fruta grande (700-1000g) prácticamente aportaría toda la cantidad de fibra diaria recomendada. Además esta fibra sería de los dos tipos, mayoritariamente de tipo insoluble (ayuda a mejorar nuestra salud intestinal).

3.- Fortalece huesos, dientes y encias

El calcio es un mineral que está implicado en muchas funciones biológicas esenciales para la vida, desde su intervención en el proceso de contracción del músculo hasta la coagulación de la sangre. Como ion, el Ca2+ es un cofactor de múltiples procesos enzimáticos.

Es muy importante en la mineralización y por lo tanto, en el fortalecimiento de huesos, dientes y encías. Además favorece la adecuada coagulación de la sangre, previniendo enfermedades cardiovasculares.

Este nutriente favorece la regulación de la frecuencia cardíaca y la transmisión de impulsos nerviosos.

El consumo de una fruta de borojó estaría aportando aproximadamente la mitad de calcio que se requiere al día. 

4- Es una fuente de fósforo

El fósforo es un mineral que constituye el 1% de la masa corporal de las personas. Seguido del calcio, es el mineral más abundante del cuerpo.

También contribuye a la formación y desarrollo de huesos y dientes; la secreción de leche materna; la división y metabolismo celular o la formación de tejidos musculares.

Las concentraciones de fósforo también varían con la edad pero en términos generales, en adultos de más de 19 años el consumo diario de fósforo debería ser de 700 mg. La absorción de este mineral al igual que la del calcio es regulada por la vitamina D.

El consumo de una pieza de borojó podría estar supliendo un tercio de la cantidad de fósforo recomendada al día.

5- Mejora el transporte de oxígeno

El hierro es un mineral que se considera esencial, ya que es necesario para la síntesis de hemoglobina, la cuál interviene en la renovación de las células sanguíneas (eritrocitos).

Los eritrocitos posibilitan el transporte de oxígeno desde los pulmones hacia los diferentes órganos, como los músculos, el hígado, el corazón o el cerebro.

La cantidad diaria recomendada varía con la edad y el sexo. A las mujeres adultas de 19 a 50 años se les recomienda consumir 18 mg al día y a los hombres de la misma edad 11 mg al día.

Una fruta de borojó podría estar aportando aproximadamente un tercio en hombres y un sexto en las mujeres de la cantidad recomendada diaria de este mineral.

6- Mejora el funcionamiento del corazón, sistema nervioso y digestivo

La vitamina B1 se encuentra en muchos alimentos como el borojó. Juega un papel importante en el metabolismo de carbohidratos principalmente para producir energía. Además participa en el metabolismo de grasas, proteínas y ácidos nucleicos (ADN, ARN).

Es esencial para el crecimiento y desarrollo normal y ayuda a mantener el funcionamiento del corazón, sistema nervioso y digestivo.

La cantidad diaria recomendada de ingesta de esta vitamina varía con la edad y el sexo. En mujeres de 19 a 50 años la ingesta debe ser de 1.1 mg, mientras que en hombres de la misma edad es de 1.2 mg. El uso del complejo B es ampliamente recomendado para personas que sufren de cansancio.

7- Es rica en vitamina C y antioxidantes

La vitamina C o L-ácido ascórbico es una vitamina hidrosoluble, esencial en los humanos y en otras especies de mamíferos. Es necesaria para el crecimiento y desarrollo normales.

La vitamina C se necesita para el crecimiento y reparación de tejidos en todas las partes del cuerpo. Se utiliza para producir la piel, tendones, ligamentos, vasos sanguíneos, sanar heridas y formar tejido cicatricial. Adicionalmente, ayuda a la absorción de hierro.

Todos estos papeles son generados, ya que participa como donante de electrones para ocho enzimas distintas. Por ejemplo, en la síntesis de colágeno se hidroxilan algunos aminoácidos como la lisina y la prolina.

En estos casos la vitamina C es donante de electrones de la enzima prolil-hidroxilasa o la lisil-hidroxilasa.

La vitamina C es uno de muchos antioxidantes, nutrientes que bloquean parte del daño causado por los radicales libres.

En términos generales el consumo de vitamina C varía con respecto a la edad y el sexo. En adultos de 19 a 50 años es de 75 mg diarios mientras en hombres es de 90 mg al día.

No se recomienda sobrepasar los 2000 mg diarios, ya que provoca diarrea y malestar estomacal.

8- Tiene un pH ácido

El borojó posee un pH ácido, por lo que no sería muy recomendable para personas con gastritis. Aproximadamente su pH es de 3.08, similar al del jugo de naranja que es de 3.

Sin embargo, para una persona sin complicaciones gástricas no hay ningún problema por su consumo.

9- Te mantiene hidratado

El borojó puede ayudarte a mantenerte hidratado, ya que más del 80% de su composición es agua.

Sin embargo, ningún alimento debería ser suplente del agua natural, ya que es muy importante mantener nuestro balance hídrico para conservar la salud.

1o- Es una fuente de polifenoles

La Universidad de La Sabana. Bogotá, Colombia estudió los extractos polifenólicos del borojó y encontró que esta fruta presenta un contenido de polifenoles con valores entre 600 y 800 mg/100gr.

Estos polifenoles también demostraron tener acción antimicrobiana frente a las bacterias patógenas humanas S. aureus y E. coli.

Este estudio dejó abierta la posibilidad de continuar la investigación sobre el potencial uso del borojó como antioxidante natural para las industrias alimentaria, farmacéutica y cosmética.

Curiosidades del borojó

  • En Colombia, el borojó es conocido como fruta de la pasión por que supuestamente aumenta la potencia sexual. Incluso lo han llamado “viagra natural”.
  • El árbol de borojó mide entre 5 y 7 metros.
  • El café también pertenece a la familia de las Rubiáceas y también tiene propiedades energéticas.
  • Se considera maduro hasta que cae al suelo.
  • Contiene de 90 a 600 semillas por fruta

*Tomado de: https://www.lifeder.com/propiedade-borojo/

Compartir